domingo 29/5/22

La sección sindical de UGT en el Ayuntamiento de Torrelavega ha criticado la política de personal "errática" del Consistorio tras designarse al cuarto responsable político del área de Recursos Humanos en tres años de la vigente legislatura.

El sindicato señala en un comunicado que la política de personal del ayuntamiento torrelaveguense "no tiene la continuidad necesaria, carece de dirección y rumbo y se basa en la improvisación, sin criterios organizativos" y con una "nula capacidad de gestión aderezada de cierta arrogancia y falta de humildad, mientras continúa el deterioro de los servicios municipales".

UGT subraya que ya advirtió en su momento de que era "un error" que el área de Recursos Humanos fuera gestionado por un grupo político (PSOE) distinto al de la Alcaldía (PRC). "El tiempo nos ha dado la razón", ha sentenciado tras reprochar al equipo de Gobierno que haya "despreciado" al personal municipal, "el PSOE por su inacción y el PRC por su omisión".

Ya advirtió en su momento de que era "un error" que el área de Recursos Humanos fuera gestionado por un grupo político (PSOE) distinto al de la Alcaldía (PRC)

Para la sección sindical de UGT en el Ayuntamiento de Torrelavega, "se hace imposible poder planificar, desarrollar y aplicar una política de personal concreta, lo que desemboca en una paralización total del área de Recursos Humanos y aleja cualquier opción de abordar con alguna garantía de éxito asuntos de suma trascendencia que afectan a la totalidad de la plantilla".

El sindicato recuerda que la actual legislatura se inició con una primera responsable política de personal, Cecilia Gutiérrez, "incapaz de gestionar" nada y cuyas "continuas y prolongadas ausencias" obligaron a hacerse cargo de los recursos humanos municipales al propio alcalde hasta la llegada de un tercer concejal del área -Bernardo Bustillo- "con el que se empezó a atisbar avances y pequeños brotes verdes, aunque ya ha cesado y tiene sustituto".

"Lo peor de todo es que esta decisión responde a las disputas internas del grupo socialista, que ha pasado factura a un concejal caído en desgracia para ser reemplazado por otro más afín al bando triunfante en la batalla política doméstica", recalca UGT, que rechaza que "las miserias políticas arrojan a los empleados municipales a su propia miseria laboral con un continuo deterioro de los servicios públicos, descapitalizados de efectivos y con cada vez más carga de trabajo".

La sección sindical de UGT advierte que seguirá exigiendo que se aborden "numerosas cuestiones pendientes en una verdadera política de personal y el mantenimiento de unos servicios públicos de calidad".

Comentarios