jueves. 18.08.2022

Con los precios de la gasolina y el diésel en máximos, comparar gasolineras para elegir la más económica se ha vuelto ya un habitual entre los españoles. Sin embargo, no es lo único al alcance del conductor a la hora de disminuir el gasto en carburante. La DGT ha lanzado una serie de consejos para reducir el consumo del vehículo, independientemente del tipo de motor, que se basan especialmente en la conducción eficiente puesto que “está comprobado que entre el 30 y el 50% del gasto de combustible depende de la manera de conducir de su propietario”. Según la DGT, un paquete de recomendaciones permiten ahorrar hasta 500 euros al año, además de reducir las emisiones y alargar la vida útil de nuestro vehículo y de muchos de sus componentes.

Una de las claves más importantes es la puesta a punto realizada en el taller una vez al año, sobre todo a los modelos de mayor antigüedad, así como llevar la presión adecuada en los neumáticos. Según el RACE, “conducir usando neumáticos con una presión de 0,5 bares inferior a la recomendada por el fabricante hace que el consumo aumente en un 2% en áreas urbanas y un 4% en las interurbanas”. Además, la DGT indica que en los viajes, cuando se viaja muy cargado, hay que aumentar dicha presión con la referencia del fabricante indicada en la tapa de la gasolina o en el marco de la puerta. De no hacerlo, además de subir el consumo, se incrementará el desgaste del neumático. En este sentido, recuerdan que existe un tipo de gomas disponibles en casi todas las marcas con muy baja resistencia a la rodadura, ideales para ayudar a reducir el consumo (hasta un 3%).

También aconsejan conducir con la marcha más larga posible ya que los motores actuales permiten y responden bien aunque circulemos en marchas largas a muy bajas revoluciones con el motor muy desahogado y consumiendo lo mínimo. Así, recomiendan no apurar las marchas cortas a no ser que arranquemos en una cuesta muy pronunciada y tomar como referencia que antes de llegar a 50 km/h ya deberíamos haber engranado la 4ª o 5ª marcha. Además, si el coche no cuenta con el sistema Start/Stop la DGT aconseja parar el motor en detenciones. 

Anticiparse permite no solo ahorrar combustible, sino también pastillas de freno. Para ello, se debe circular a una velocidad constante y moderada, sin altibajos ni cambios constantes de ritmo, y mantener la distancia de seguridad. Como ejemplo, se puede aplicar cuando se va a dar alcance a otro vehículo, en este caso anticiparse y dejar de acelerar al ver a lo lejos un coche que circula más despacio para llegar con inercia en retención sin gasto de combustible es otro punto a favor del ahorro de combustible.

En cuanto al aire acondicionado, llevarle conectado sin necesidad supone que el consumo aumente entre un 10 y un 20%. 

Por último, si el maletero se queda pequeño, Tráfico indica que conviene recurrir a un baúl o portaobjetos de techo cerrado y con formas aerodinámicas y no a poner los bultos sin orden en una baca atados con pulpos, ya que, además de peligroso, aumentará mucho el consumo.


 

Comentarios