viernes. 19.08.2022

Llega el verano y las cenas y comidas se alargan, por no hablar si estamos de vacaciones. Por ello la DGT no para de repetir la responsabilidad de no beber mientras se conduce. No solamente por la multa que puede acarrear esta acción, si no por que puede provocar un peligro para otros turismos o viandantes. 

Aquí recogemos las situaciones en las que la DGT puede parar tu viaje y realizar un test de alcoholemia: 

La Dirección General de Tráfico pone en marcha campañas especiales de vigilancia. En el año 2020, del total de 597 conductores fallecidos en accidente de tráfico y sometidos a autopsia y análisis toxicológico, casi el 49% de ellos (291) arrojaron resultados positivos en alcohol, drogas y/o psicofármacos,

Si eres protagonista de un accidente, los agentes también te requerirán el resultado de un test. Por ello todos los conductores involucrados en un siniestro pueden ser sometidos a una prueba de detección de alcohol y drogas en el lugar en el que se haya producido el altercado. Esta norma también recoge que el test de alcoholemia se pueda realizar a peatones y ciclistas.

A veces los test aleatorios también se sitúan en las zonas más punteras de la ciudad. Este tipo de pruebas son muy comunes en España y se suelen llevar a cabo normalmente en horario nocturno. 

Negarse a realizar la prueba está tipificado como delito. Si la Guardia Civil te da el alto y te niegas a realizar el test de alcohol o drogas estarás cometiendo un delito que se castiga con penas de entre seis meses y un año de cárcel o te pueden retirar el carne durante un periodo de tiempop. 

Comentarios