martes. 09.08.2022

Los carriles trenzados entrañan una gran peligrosidad, por ello, circular de manera segura por ellos es fundamental para reducir los accidentes de tráfico que se producen en ellos y que en 2020 se cobraron la vida de dos personas. Se trata de dos carriles en uno, donde las trayectorias de vehículos que entran y que salen de la vía se cruzan, un tipo de carril que unifica un carril de aceleración y uno de deceleración.

Su longitud efectiva máxima es de 1.500 metros –según establece la normativa técnica–  y la peligrosidad radica, según informa la DGT, en que en ellos confluyen vehículos procedentes de “dos flujos distintos de tráfico del mismo sentido”. La DGT advierte de la siniestralidad en este tipo de vía que en 2020 provocó 57 accidentes con 87 víctimas en vías interurbanas, con dos fallecidos, cinco heridos graves y 81 heridos que no requirieron hospitalización. Los siniestros más frecuentes son las colisiones laterales y los alcances.

En el último número de la revista de la DGT, el organismo da las claves para circular de forma más segura. Así, si el conductor se incorpora a un trenzado actuará igual que en cualquier carril de aceleración convencional, progresivamente y respetando la señalización y la prioridad de los que ya circulan por ella: Observar la vía a la que accede lo antes posible, calcular la trayectoria y la distancia de los conductores en esa vía (ellos tienen prioridad), señalizar siempre la maniobra con el intermitente y realizar la incorporación progresiva, son pasos indispensables para realizar un correcto acceso a la vía. Además, indican que si tiene que detenerse para ceder el paso se debe hacer al principio del carril, y si circula por la vía principal cuando otro vehículo se incorpora, se debe facilitar la maniobra siempre que se pueda.

En el caso contrario, cuando el conductor pretende seguir adelante sin abandonar el carril de trenzado, este tiene prioridad, aunque deberá facilitarles la salida en la medida de lo posible manteniendo en todo momento la máxima atención, a una velocidad adecuada a la señalización y las circunstancias y con una distancia de separación segura respecto a los vehículos que se incorporan. Para salir del carril se debe ocupar el carril derecho con antelación y señalizar la maniobra que abandona la vía, así como tomar el carril de deceleración al principio y empezar a frenar solamente cuando ya esté dentro del carril de deceleración.
 

Comentarios