domingo. 04.12.2022

El consumo de los electrodomésticos supone el 55% de la energía eléctrica que se gasta en un hogar. Por eso es importante saber cuánto consume cada aparato de la casa, y qué hacer para que el consumo baje. Puede ir desde hacer algún pequeño cambio de hábitos hasta plantearte la compra de un modelo nuevo.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), una familia española consume, por lo general, entre 3.500 y 5.700 kWh anuales. Con un precio medio de electricidad de 0,30 €/kWh, esto supone un gasto anual de entre 1.000 y 1.700 euros al año.

El consumo real depende no solo de cuántos aparatos tengas en casa, sino también de cómo sean de antiguos, de su eficiencia y de la forma en que los usas. En la mayoría de los casos, un electrodoméstico con una etiqueta energética muy eficiente tendrá un consumo bajo si usas el programa ECO, pero esa economía no está garantizado si utilizas otro programa.

La OCU ha calculado el consumo de los grandes electrodomésticos más habituales en las viviendas españolas tomado el modelo más eficiente y la media de los analizados. Para el consumo mensual, han tomado la frecuencia de uso de un consumidor medio y lo ha plasmado en la siguiente tabla. 

Electrodomésticos que más consumen | Foto: OCU
Electrodomésticos que más consumen | Foto: OCU

A ellos hay que sumar: 

- Las placas de inducción: calentar 2 litros a 90ºC de media según el test gasta 238 Wh, el modelo más eficiente gastaría 228.

- El microondas: descongelar 500g de carne de media consume 63 Wh, que podrían ser solo 28 si se trata del aparato menos gastón.

En estos grandes consumidores de energía, tanto la adquisición de una compra maestra, como hacer un buen uso, pueden hacerte ahorrar dinero y reducir la factura de electricidad.

Si tu casa no cuenta con un sistema de calefacción central, por caldera de gas o por bomba de calor y estás empleando calefactores o estufas eléctricos, una buena parte de tu consumo corresponderá al consumo de esos aparatos de calefacción, pues su potencia puede oscilar entre 1.500 y 3.000 W. 

¿QUÉ ELECTRODOMÉSTICOS SON LOS QUE MENOS GASTAN?

Los electrodomésticos que menos energía consumen al año en una casa (aunque por supuesto dependerá de las horas de uso) serían:

- El aspirador: 42 kWh al año de media, suponiendo 1 hora de uso a la semana; lo que correspondería al 1,2% del consumo total en un hogar medio que gasta unos 3.500 kWh por año. Este consumo puede suponer una factura de unos 12,5 euros al año.

- El monitor del ordenador: 48 kWh anuales, suponiendo 9 horas de uso diarias, lo que sería un 1,4% del total de la casa, equivaliendo a unos 14 euros anuales.

- La plancha: 135 kWh anuales, suponiendo 1 hora de uso a la semana; 3,9 % del total de la casa, lo que equivale a unos 41 euros anuales.

CUIDADO CON EL CONSUMO "EN REPOSO"

Todos sabemos lo que es el consumo en stand-by o consumo fantasma, la energía que siguen consumiendo nuestros aparatos eléctricos cuando están apagados y disponibles para utilizarse. Según los cálculos de la OCU los electrodomésticos que más consumen en stand-by son:

- La caldera de gas: 27 kWh/año

- Los altavoces tipo Alexa o Google: 26 kWh/año

- El robot aspirador: 23 kWh/año

El consumo en reposo simplemente de estos tres productos supone un gasto anual de 23 euros. No obstante, es importante señalar que hay aparatos que incluso consumen estando apagados del todo, por ejemplo, las calderas.

CÓMO SABER CUÁNTO CONSUME UN APARATO

Hay varias maneras de averiguarlo: 

- Mirar la etiqueta energética: si acabas de comprar el electrodoméstico o sigue a la venta, la forma más fácil de saber cuánto gasta es consultar su etiqueta energética. El etiquetado energético te indicará el consumo anual (frigoríficos), el consumo por ciclo (lavadoras y lavavajillas), etc. Este consumo está calculado en ciertas condiciones que pueden no coincidir con tus costumbres de uso. 

- Consultar la ficha técnica o la placa de características: en un aparato que tengas en casa, para saber el consumo tienes que mirar la potencia eléctrica. La encontrarás en la placa de características que suele estar pegada en la parte de atrás o en el interior del aparato, por ejemplo, en los frigos. Para estimar el consumo, multiplica esa potencia en vatios (W) por el tiempo que el aparato suele estar funcionando en horas (h). Así sabrás cuál es su consumo en Wh (o en kWh). Es una aproximación, porque no todos los electrodomésticos funcionan todo el tiempo al 100% de su potencia, y dependiendo de para qué utilicen esa energía, tendrán una eficiencia mayor o menor.

- Usar un dispositivo de control de energía: cada vez hay más productos de este tipo que permiten medir de manera instantánea el consumo de un electrodoméstico. Sirven para medir tanto el consumo eléctrico acumulado (del hogar en general o de un electrodoméstico en concreto) a lo largo de la jornada, como el consumo puntual que se hace en un determinado momento del día.

Comentarios