miércoles. 30.11.2022
SUCESOS

Cae una organización que robó 58 toneladas de cobre de depuradoras de Cantabria y alrededores

Se han logrado recuperar unas 12 toneladas, que se encuentran a disposición judicial
La Guardia Civil desarticula una organización que había robado unas 58 toneladas de cobre de depuradoras de toda España
La Guardia Civil desarticula una organización que había robado unas 58 toneladas de cobre de depuradoras de toda España

La Guardia Civil ha detenido a 16 personas e investigado a otras cinco, pertenecientes a una organización criminal dedicada al robo de cables de cobre en parte del territorio nacional, concretamente Badajoz, Cáceres, Cantabria, Ávila, Alicante, Albacete y Valencia. Asimismo, se han intervenido cinco furgonetas, 36 kilogramos de cogollos de marihuana seca preparada para su venta, 20 cajas embaladas de bicicletas sin montar, tres microondas, 195 prendas de ropa de una conocida marca, cinco vehículos a motor, entre otros objetos. Del robo, acaecido a principios de este año, se han logrado recuperar unas 12 toneladas, que se encuentran a disposición judicial.

Las alarmas saltaron tras el robo en dos depuradoras de Cebreros y El Tiemblo (Ávila) que pusieron sobre aviso a la Guardia Civil, que descubrió que la organización también había cometido robos en otras de Candeleda y Piedralaves (Ávila). A raíz de estos hechos se inició una investigación centrada en la búsqueda de los posibles autores, la detección de los posibles puntos de venta y la inspección de chatarrerías o centros gestores de este tipo de residuos. Fruto de esto, se localizó el turismo utilizado para cometer el robo de la depuradora de Cebreros y que usaba una persona con residencia en la Cañada Real de Madrid, que mantenía contacto habitual con otras diez personas.

Una vez robado, escondían el cable en inmediaciones de las depuradoras. Luego, regresaban a Madrid de vacío y dependiendo de la cantidad de cobre que habían escondido alquilaban una furgoneta o varias para recoger el cable. Una vez transportado, lo vendían a una chatarrería clandestina de la Cañada Real, que estaba en situación ilegal, y luego ésta lo trasladaba a una de Fuenlabrada.

Comentarios