martes 27/7/21
GASTRONOMÍA

17 establecimientos de Cantabria reciben el primer Solete de Guía Repsol, una nueva calificación para "esos sitios que gustan a todos"

La Bodega La Conveniente de Santander es uno de los primeros Soletes de Guía Repsol
La Bodega La Conveniente de Santander es uno de los primeros Soletes de Guía Repsol

La Guía Repsol ha creado una nueva calificación, Solete, que pone el foco sobre todos esos locales que “recomendarías a un amigo o a un conocido de paso por tu ciudad porque sabes que son un acierto seguro”. Así lo explica en un comunicado en el que, asegura, da respuesta a la demanda creciente por distinguir a tantos lugares desenfadados de los que se sale con una sonrisa y que se convierten en un punto de referencia.

Un equipo de expertos en gastronomía, repartidos por todo el territorio nacional, ha realizado esta primera selección de 1.000 Soletes, poniendo especial énfasis en cubrir cada rincón del país. Se han identificado Soletes en las 50 provincias, con la garantía de quien conoce la zona y los tipos de locales que abundan en ella.

Guía Repsol se ha centrado en destacar Soletes fuera de los circuitos habituales y ha puesto el foco en sitios que son el secreto mejor guardado del público local. Nada menos que 17 de estos locales se encuentran en Cantabria. Estos locales a los que uno siempre está deseando volver por su cercanía, por su propuesta apetecible y el buen ambiente, sitios auténticos ya sean modernos o con solera, y asequibles, son, en el caso de nuestra comunidad:

Primos de Origen, La Mar, Bodega La Conveniente, Salvaje, Nobrac Soulfood, todos ellos en Santander; La Tienda de Pedro García (Solares); Asador El Tronky (Marina de Cudeyo); Santa Luzía (Mazcuerras); Enuno (Ribamontán al Mar); Casa Cayo (Potes); La Chata (Isla); Mores (Puente Viesgo); Hostal Remoña (Camaleño); Albacería de la Sal (Cabezón de la Sal); El Pasaje de los Nobles (Santillana del Mar); La Dársena (Suances); y Boga-Boga (San Vicente de la Barquera).

Según señala Guía Repsol, cuando se piensa en el concepto de Solete lo que suele venir a la cabeza es “un bar o una casa de comidas, pero se ha hecho el esfuerzo de ampliar el abanico a locales diferentes”: cafeterías, heladerías, sitios de comida rápida honesta (‘fast good’), barras de mercado, terrazas con vistas, vinotecas, sidrerías...

De este modo, los Soletes tienen una clara vocación popular, para que siempre se encuentre una “opción que sea apta para cualquier bolsillo”. Es una recopilación pensada para que tanto los autóctonos como los viajeros descubran dónde se come rico a un precio asequible.

“Es también una oportunidad para poner en valor esos lugares emblemáticos que todos tenemos en nuestros barrios y pueblos, pero que a menudo no aparecen en las guías gastronómicas y de viaje. Además de esta conexión con lo tradicional, este proyecto nace con el espíritu de dar luz a las aperturas de lugares especiales a lo largo y ancho del país”, explica María Ritter, directora de Guía Repsol.

Al plantearse como edición cuatrimestral, será un listado en constante cambio, lleno de dinamismo, que se adapta a las ganas de la gente por probar y descubrir todo lo que es tendencia, ya tenga que ver con el resurgir de las raíces como por las propuestas jóvenes.

El diseño del Solete lleva la firma de Luis Úrculo, al igual que los Soles presentados en 2019. Se ha querido continuar la misma línea gráfica –para garantizar que sean reconocibles y se relacionen rápidamente con Guía Repsol–, pero adaptándola al carácter de la nueva calificación: amable, cercano y universal. La imagen del Solete cuenta con dos particularidades: el contorno difuminado y la sonrisa, la misma con la que reciben en los locales calificados con un Solete y con la que después se vuelve a casa.

Comentarios