martes 21/9/21
SUCESOS

Sorprenden a un menor de 15 años conduciendo un coche con otras cinco personas, entre ellas su padre

Dependencias de la Policía Local de Santander en la calle Castilla
Dependencias de la Policía Local de Santander en la calle Castilla

La Policía Local de Santander ha sorprendido esta madrugada a un menor de 15 años conduciendo un vehículo con otras cinco personas a bordo, entre ellas su padre, que se lo permitió porque él no se encontraba "en condiciones de hacerlo". Ambos, padre e hijo, han sido detenidos por sendos delitos contra la seguridad vial.

Los hechos ocurrieron sobre la 1:30 horas en la avenida Valdecilla de la capital cántabra, donde, en el transcurso de un control preventivo, los agentes pidieron la documentación al conductor de este turismo en el que viajaban seis personas. Allí comprobaron que el conductor tenía 15 años y que, por lo tanto, no tenía carné de conducir al no alcanzar la edad suficiente para tenerlo.

Durante el transcurso de la intervención, se identificó también a su padre, que explicó que su hijo "sabía conducir" y reconoció que "le pide que conduzca cuando él no se encuentra en condiciones de hacerlo". Tras ello, la Policía instruyó las preceptivas diligencias judiciales contra las dos personas implicadas por sendos supuestos delitos contra la seguridad vial: concretamente contra el menor por conducir sin carné y contra el padre por ser "cooperador necesario para la producción del hecho delictivo". Poco antes de este suceso, la Policía Local había detectado a otro conductor en el mismo punto que también conducía sin carné.

Por otra parte, agentes de la Policía Local detuvieron el pasado viernes a un hombre tras ser visto conduciendo el viernes por la tarde por la avenida de la Constitución "de forma irregular" y con claros síntomas de encontrarse bajo los efectos del alcohol. Fue la conductora de un taxi la que dio la voz de alerta a la Policía, a la que explicó que un coche circulaba por esta calle de forma "irregular, cambiando constantemente de carril".

Los agentes instaron al conductor a someterse a la prueba de la alcoholemia que, sin embargo, "no pudo realizarse correctamente debido al estado en el que se encontraba el conductor", que, según la Policía, era "incapaz de finalizarla tras realizar numerosos intentos sin éxito". Tras ello, y debido a la "clara sintomatología" del conductor de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, se instruyeron las preceptivas diligencias judiciales por un supuesto delito contra la seguridad vial y su coche fue retirado por una grúa al depósito municipal de Ojaiz.

También el sábado por la tarde otro conductor fue detenido en un control preventivo realizado en la confluencia de las calles Joaquín Bustamante y Santa María Micaela tras superar en más del triple la tasa permitida de alcohol.

Comentarios