domingo. 03.07.2022
ANIMALES

Nacen en la Bahía de Santander dos nuevas águilas pescadoras

El águila pescadora comienza el período de incubación en la Bahía de Santander tras más de 70 años
El águila pescadora comienza el período de incubación en la Bahía de Santander tras más de 70 años

Dos águilas pescadoras han nacido este mes de mayo en la Bahía de Santander, los primeros ejemplares de esta especie en más de 70 años.

El nacimiento ha sido posible gracias al proyecto de recuperación de la especie emprendido en la ZEC RN2000.

La empresa Bahía de Santander Ecoturismo, responsable del proyecto, ha informado que en esta sexta temporada de cría ha sido posible la reproducción, "situación que alberga esperanzas a que el águila pescadora recolonice en un futuro otros estuarios de la cornisa cantábrica de donde desapareció", ha señalado en un comunicado.

La pareja reproductora está formada por 'Txuriko' un macho escocés de 2013, traslocado a la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, que fijó su territorio en 2017 en la Bahía, y la hembra 'Landa' de origen francés, traslocada también como pollo en 2018 desde el bosque de Orleans a las marismas D`Orx, también dentro de un plan de reintroducción de la especie. Tras un período de incubación de unos 40 días, a comienzos del mes de mayo tuvo lugar la eclosión de los huevos.

La época de crianza, con aporte de alimento a los pollos y protección fundamentalmente llevada a cabo por la hembra, viene a durar unos 50 días, por lo que se prevé que a comienzos de julio las jóvenes águilas hagan sus primeros vuelos.

Bahía de Santander Ecoturismo ha destacado que se trata de un hecho "muy importante" para la recuperación de la especie, ya que esta primera pareja reproductora de la Bahía de Santander y "anuncia el inicio de su recolonización en la cornisa cantábrica, una población que servirá de puente entre las colonias reproductoras de Francia y Andalucía".

El águila pescadora (Pandion haliaetus) se extinguió a principios de los años ochenta del siglo XX, aunque en los últimos tiempos, gracias a programas de reintroducción, varias parejas se reproducen con éxito en Cádiz y Huelva. La población española se limitaba a unas pocas parejas que anidaban en las Islas Baleares y Canarias.

En el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas figura con la categoría 'Vulnerable' y en el Libro Rojo de las Aves de España (2004) 'En Peligro Crítico', situación que hace necesaria la implementación de proyectos de conservación de sus poblaciones desde los gobiernos regionales, las entidades locales y organizaciones privadas, sostiene Bahía de Santander Ecoturismo.

La Bahía de Santander es una de las zonas del norte de la Península Ibérica donde todos los años se registran citas de esta especie durante la invernada y los períodos migratorios y en los últimos seis años con ejemplares estivales. Se tiene constancia de su presencia como invernante desde el invierno 2000-2001, como figura en las notas de campo de algunos ornitólogos. Asimismo aparece desde 2006 en los censos de aves acuáticas invernantes de la Bahía de Santander.

Tras la implementación del proyecto se consiguió establecer en la temporada 2017 a la primera pareja del Norte de España en muchos años. Así, durante las temporadas estivales, desde 2017, la Bahía de Santander ha contado con una pareja de águilas pescadoras asentada.

Las primeras cuatro temporadas estuvo formada por 'Vanda' y 'Txuriko', sin éxito reproductivo, probablemente consecuencia de la infertilidad de la hembra por su presumible longevidad. En 2021 una nueva hembra reemplazó a la desaparecida 'Vanda', formó pareja con 'Txuriko' pero tampoco llegaron a reproducirse al tratarse de otro ejemplar longevo.

LLAMAMIENTO

Por otra parte, los responsables del proyecto han hecho un llamamiento "al sentido común", dado que aún no se han implementado medidas de conservación ni del espacio ni con la especie.

Durante las pasadas temporadas de seguimiento se han observado diferentes actividades "perturbadoras" que, para los promotores, se deberían evitar, como la intrusión en la zona de los nidos (de reproducción) de personas y embarcaciones, o los ruidos excesivos de los motores de motos de agua que además circulan a elevada velocidad.

Para reducir éstas y otras molestias principalmente procedentes del medio marino, los responsables del proyecto consideran que se podría optar por la zonificación del área de cría, con la colocación de carteles, e implementar una normativa regulatoria del tráfico marítimo.

También creen conveniente realizar una campaña divulgativa dirigida a excursionistas, pescadores, navegantes y empresas de ocio que desarrollen su actividad en la zona.

Desde la organización Bahía de Santander se continuará con la labor de vigilancia del nido y seguimiento de la reproducción. Si todo va bien, se procederá a anillar los pollos con anillas de lectura a distancia para su posterior seguimiento.

Comentarios