domingo 5/12/21

La Policía Nacional ha detenido el 8 y 10 de noviembre a dos varones, S.B., de 27 años, y a B.B., de 26, como presuntos autores de varios delitos de hurto y estafa en Santander, y uno de ellos como presunto autor de un delito de atentado a agente de la autoridad. Ambos fueron puestos a disposición judicial y se ha decretado su ingreso en prisión.

La primera detención se produjo el 8 de noviembre, cuando un policía fuera de servicio, perteneciente al Grupo primero de la Brigada Provincial de Policía Judicial de esta Jefatura, reconoció en la zona del Museo Marítimo, a unos varones (S.B y B.B) como los identificados por los investigadores por ser presuntos autores de varios delitos de hurtos cometidos días antes en dos establecimientos comerciales de la ciudad de Santander.

En un comunicado, la Policía ha explicado que estos delitos tenían un mismo modus operandi, puesto que aprovechaban un descuido de los propietarios de los comercios para acercarse al mostrador y sustraer el contenido de la caja registradora o el teléfono móvil que allí encontrasen. Una vez que los reconoció, el agente avisó al Centro Inteligente de Mando de Comunicación y Control-091 de la Policía Nacional, comisionando ésta a un vehículo policial para detener a estas personas y ponerlas a disposición judicial. En esta ocasión, quedaron en libertad con la condición de presentarse ante el juez cuando fuesen requeridos para ello.

No obstante, estas personas siguieron cometiendo delitos, ya que sólo dos días después de dicha detención, el 10 de noviembre, las patrullas del Grupo de Atención al Ciudadano (GAC) acudieron a la calle Burgos donde al parecer dos varones acababan de cometer hurtos en dos establecimientos comerciales de telefonía móvil. El trabajador de uno de ellos relató a los agentes que momentos antes, sorprendió al sospechoso manipulando un iPad, propiedad de la tienda, intentando arrancarlo sin éxito alguno.

Los agentes localizaron e identificaron al individuo, resultando ser B.B., y cuando procedieron a su registro de seguridad, detectaron que escondía en su ropa interior un teléfono móvil (posteriormente reconocido como propio por una empleada del otro comercio víctima del hurto) y que portaba cinco artículos textiles de los cuales no pudo justificar su procedencia. Antes tales circunstancias, los policías procedieron a su detención, como presunto autor de un delito de hurto.

Una vez en dependencias policiales, el detenido mantuvo una "actitud agresiva" y llegó a producir lesiones leves a un agente que lo custodiaba, que tuvo que ser atendido en la Clínica de Mompía.

Las investigaciones policiales, por parte del Grupo Primero de Policía Judicial (UDEV-1), de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Santander, concluyeron con la identificación del individuo que acompañaba al detenido, quien resultó ser S.B., quien, gracias a la coordinación entre la Policía Nacional y la Policía local de Bilbao, fue detenido el día 12 de noviembre en Bilbao, por agentes de la Policía Local de esta ciudad.

Además, ambos varones serían también los presuntos autores de otros cuatro hurtos (2 teléfonos móviles, una Tablet, una cartera y gafas de sol) cometidos en Santander entre el 8 y el 10 de noviembre. Los detenidos llegaron a realizar operaciones fraudulentas con las tarjetas sustraídas, por un total de 1.400 euros. Tras estos hechos fueron puestos a disposición judicial, siéndoles decretado su ingreso en prisión.

Comentarios