viernes 28/1/22

El grupo municipal regionalista en el Ayuntamiento de Santander plantea rehabilitar la zona del Cabildo a través de su "recuperación y transformación" en una nueva trama urbana "respetuosa con su idiosincrasia y visión global", que reactive el comercio y ponga a disposición, entre otras actuaciones, viviendas de alquiler para jóvenes.

Para el portavoz regionalista, José María Fuentes-Pila, que ha presentado este jueves el plan, es "vital" que para ello se active "como muy tarde" en enero la Comisión mixta del Cabildo, al objeto de dar cumplimiento a los dos acuerdos alcanzados, el último el pasado julio, y aprobado por el Partido Popular y que permita estudiar "dónde se puede intervenir, dónde se puede rehabilitar y de qué manera" se pueden llegar a acuerdos público-privados para generar "una especie de ecobarrio que ponga fin al atropello que padece" a su juicio esta zona.

Asimismo, ha apuntado la posibilidad de que se estudie la opción de optar a las ayudas europeas de rehabilitación residencial como una "oportunidad única" para intervenir en el Cabildo, y destinarlo a la promoción de viviendas de alquiler para jóvenes. Según Fuentes-Pila, las prioridades de la ciudad "pasan por atender el estado de ruina que presentan muchas zonas de la ciudad llena de agujeros, de solares vacíos que siguen sumando años de degradación urbanística frente a proyectos de desarrollo expansionista como el anunciado recientemente en el Cierro del Alisal que colmata el terreno de edificaciones".

Para el regionalista, la política urbanística de PP-Cs "es una auténtica vergüenza, una clara política de destrucción de la identidad de Santander, de facilitar la expansión urbanística de la ciudad en todo el terreno municipal que quede pendiente de urbanizar, y de mientras están dejando caer el centro histórico a diferencia de lo que harían en cualquier ciudad europea, donde las políticas son de recuperación y puesta en valor del patrimonio". Junto al Cabildo, el regionalista también ha hecho mención a otro barrio "degradado", el Pilón, y ha recordado que cinco años después de que concluyeran las movilizaciones vecinales y se detuviera el proceso de expropiación y derribo de viviendas, "su proceso de deterioro es alarmante, al convivir solares vacíos e inmuebles clausurados o en mal estado".

Comentarios