sábado 23/10/21
SANTANDER

Las obras de remodelación del Mercado de Puertochico se retoman tras el parón por el Covid

Plaza de Puertochico | Foto: Google Maps
Plaza de Puertochico | Foto: Google Maps

Los trabajos de remodelación del Mercado de Puertochico de Santander retomarán su curso este mes de febrero tras el parón por la pandemia del coronavirus, según ha anunciado la concejala de Mercados, Miriam Díaz.

En un comunicado, la edil ha agradecido la "paciencia" de los comerciantes ante el retraso, el "esfuerzo" de Baika por retomar negociaciones que garanticen la viabilidad del proyecto y la "confianza" de las empresas que se instalarán en esta zona gastronómica de la ciudad

Los trabajos, que suponen una inversión de 1,4 millones de euros de capital privado son para mejorar y modernizar las instalaciones, reactivar la actividad comercial tradicional e integrar nuevos usos a partir de una concesión de la parte gastronómica, "que con motivo del COVID y su impacto en las hostelería ha perjudicado la viabilidad el proyecto que ahora se retoma". El mismo supone "una dosis de optimismo tras las dificultades, impulsando el comercio de proximidad, generando confianza entre el sector y retomando proyectos ilusionantes para la ciudad", ha destacado Díaz.

Por su parte, el director de mercados de Baika, Iñigo Clemente, ha señalado que la situación de confinamiento primero y de incertidumbre después, "no nos ha permitido abordar el proyecto de la forma deseada". "Confiamos en que la situación mejore y nos permita cumplir con los plazos establecidos", ha expresado.

OBRAS

Abastos Gestión, empresa adjudicataria de las obras y posterior explotación, retomará los trabajos que inició en el mes de diciembre de 2019 con la adaptación de una zona provisional en el interior del mercado para el desarrollo de la actividad hasta que concluya la reforma total pero el mercado no cerrará.

La previsión actual es que en diciembre los comerciantes puedan desarrollar su actividad en las nuevas instalaciones del Mercado de Puertochico, según la edil, que ha apuntado que la evolución de la crisis sanitaria de la covid-19 marcará los tiempos. En paralelo, se irán construyendo las zonas destinadas a hostelería en la plaza superior y en el interior para que en mayo de 2022 se pueda abrir el nuevo Mercado de Puertochico en su totalidad.

Abastos Gestión deberá abonar al Ayuntamiento un canon anual de 6.800 euros (IVA no incluido), lo que suma un total de 272.000 euros durante los 40 años de concesión, ha recordado la responsable municipal. En cuanto a la gestión, la zona de mercado seguiría dependiendo directamente del Ayuntamiento, mientras que el área restante, adjudicada en un único bloque, correrá a cargo del concesionario bajo el modelo de gestión indirecta, pudiendo el concesionario* arrendar a su vez los puestos de hostelería.

PROYECTO

El Ayuntamiento de Santander destaca que el Mercado de Puertochico es el primero de toda Cantabria en el que se ha llevado a cabo una transformación integral, dotándolo de dos zonas de usos diferentes, "coordinadas y proactivas entre sí, generadoras de sinergias" entre ambas, que "aportarán dinamismo al inmueble y su entorno y lo convertirán en un nuevo centro de actividad comercial en la ciudad, teniendo como referencia mercados como los de San Miguel o San Antón, en Madrid", ha apuntado la concejala. A su juicio, el proyecto "pretende revitalizar el mercado tradicional basándose en dos pilares fundamentales: introducir nuevos usos y mejorar la imagen arquitectónica".

La primera fase de remodelación del Mercado de Puertochico consistió en la renovación de la plaza, finalizada en marzo de 2016, tras una inversión de más de 310.000 euros. La segunda, que afectó a la remodelación del Centro Cultural Doctor Madrazo, concluyó en julio de 2017 y contó con una partida presupuestaria de 467.000 euros.

La actuación actual incluye la redistribución interior, renovación o restauración de fachadas, sustitución de carpinterías y solados, revisión de la estructura y dotación de instalaciones necesarias para el correcto funcionamiento de las actividades desarrolladas en el edificio y su sótano. También contempla la impermeabilización interior, para evitar las filtraciones entre el mercado y su sótano o de la restante parte del sótano, que se corresponde con un aparcamiento municipal en régimen de concesión, así como diversas obras exteriores.

Además, se dotará al edificio, tanto en la zona del mercado tradicional como en la de hostelería, de una imagen propia, "coherente e identificativa del espacio", que se trasladará también al exterior del mercado mediante el tratamiento de sus fachadas y su publicidad exterior.

Asimismo, correrán a cargo de la empresa las obras necesarias en la plaza pública para dotarla de usos y servicios vinculados con los espacios destinados a acoger hostelería en planta baja, es decir, las instalaciones para la colocación de terrazas sobre la cubierta del mercado.

Comentarios