martes. 05.07.2022
SANTANDER

Finaliza la primera fase de las obras de Isabel II

El proyecto conlleva una inversión de casi 850.000 euros para habilitar aceras más anchas con áreas verdes y una imagen acorde con otras calles del entorno.

FIN OBRAS PRIMER TRAMO ISABEL II

Las obras de renovación urbana de la calle Isabel II afrontan una nueva fase tras finalizar los trabajos que se han venido ejecutando en las últimas semanas en el primer tramo de este vial, entre las calles Castilla y Calderón de la Barca.

De esta manera, avanzan a buen ritmo, unos trabajos en los que el Ayuntamiento de Santander invierte cerca de 850.000 euros para dotar a esta calle de aceras más anchas, con áreas verdes y una imagen acorde con otros viales del entorno, ha explicado el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz. 

En el primer tramo de la calle, donde ya han terminado las obras, se ha ensanchando la acera y han reducido a dos los carriles de circulación para facilitar la incorporación desde Antonio López y el posterior giro a la izquierda de los vehículos que se dirigen a la estación de autobuses, que hasta ahora invadían el carril central para la maniobra. Además, se ha plantado una hilera de nuevo arbolado, en sintonía con la intervención prevista en el resto del vial.

Concluidas las labores en esta zona, los trabajos se han desplazado ahora hacia el tramo comprendido entre las calles Calderón de la Barca y Cádiz, donde se actuará a lo largo de las próximas semanas. 

Según ha recordado Díaz, el objetivo principal de este proyecto es generar un espacio más amable, con parterres verdes, vegetación y arbolado que lo hagan más atractivo y sirvan a la vez de transición entre las áreas destinadas al tráfico y a los peatones.

También se prevé la instalación de nuevas luminarias para mejorar el alumbrado público, tal y como solicitaron los comerciantes durante la redacción del proyecto. Además, se está cambiando el pavimento actual de las aceras por otro a base de losas de granito, se mejoran las redes de servicios urbanos existentes bajo la calle y se aprovecha para soterrar los tendidos aéreos actuales.

Con este proyecto, se da continuidad a otras actuaciones de mejora urbana que se han ido realizando en este entorno, como las desarrolladas los últimos años en las calles Lealtad, Emilio Pino, Cádiz, Juan de Herrera, la plaza de Las Cachavas, el entorno de Las Estaciones o la reciente renovación de la calle Cervantes. “De esta manera, se renuevan y modernizan espacios urbanos muy frecuentados y con una importante actividad comercial, contribuyendo a su impulso y revitalización”, ha subrayado el concejal. 

Planificación de las obras

Díaz ha recordado que en el diseño del proyecto y la planificación de las obras se ha actuado de la mano de los comerciantes, con los que se han mantenido reuniones, tanto para la elaboración del proyecto, como para organizar la ejecución de las obras, de forma que se puedan minimizar las molestias. En este sentido, ha precisado que los trabajos se suspenderán durante julio y agosto para generar las menores afecciones posibles en los meses de verano. 

Además, en todo momento se mantendrán operativos dos carriles de circulación para los vehículos e itinerarios peatonales en ambas aceras, para garantizar la mayor fluidez, tanto para el tráfico rodado, como en los recorridos a pie.

La ejecución de las obras se ha dividido en tres fases, de tal forma que la idea es ir terminando por completo y poniendo en servicio cada una de ellas de forma paulatina.  Únicamente está previsto trabajar en dos manzanas al mismo tiempo y, por término medio, se tardará en completar la renovación de cada acera en cada manzana entre un mes y un mes y medio. De esta manera, después de ese tiempo, la acera de esa zona estará completamente terminada y abierta a los peatones.

Intervenciones por tramos

El proyecto de renovación urbana de Isabel II plantea diferentes intervenciones en los distintos tramos en función de las necesidades detectadas en cada uno de ellos y de las mejoras de las que han sido objeto ya las calles adyacentes.

En el caso del tramo que va de Calderón de la Barca a Calvo Sotelo, se concentra el tráfico en dos carriles, aumentando su anchura para facilitar la circulación.  Además, a ambos lados se dispondrán zonas verdes con plantas bajas de colores variados y arbolado de mayor porte con el fin de separar las zonas peatonales del tráfico. Igualmente, las nuevas farolas de alumbrado se ubicarán en estos parterres.

Ya en la zona del Ayuntamiento, desde el cruce de Calvo Sotelo hasta la altura de la calle La Paz, se mantienen las aceras actuales, que han sido objeto de actuaciones recientes, y se renueva el asfaltado.

Y en el tramo final, hasta la confluencia con la calle Cubo, se aprovecha para ensanchar la acera que discurre junto al Mercado de la Esperanza, manteniendo el aparcamiento de carga y descarga existente en este punto.

Por último, en la manzana delimitada por Isabel II, la calle La Paz y Francisco de Quevedo, se mejorará su urbanización gracias al ensanche de las aceras y la colocación de pavimento de adoquín de granito en la calzada al mismo nivel.

Las obras se adjudicaron a la empresa Rucecan, por un presupuesto de 844.117 euros y con un plazo de nueve meses.

Comentarios