sábado 28/5/22
SANTANDER

Igual se reúne con vecinos para informarles del plan de reordenación ferroviaria

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, se reúne con representantes de las asociaciones de vecinos del área de Castilla-Hermida (Miralpuerto y Antonio López) y el Barrio Pesquero para informarles del proyecto de reordenación ferroviaria
La alcaldesa de Santander, Gema Igual, se reúne con representantes de las asociaciones de vecinos del área de Castilla-Hermida (Miralpuerto y Antonio López) y el Barrio Pesquero para informarles del proyecto de reordenación ferroviaria

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, se ha reunido con representantes de las asociaciones de vecinos del área de Castilla-Hermida (Miralpuerto y Antonio López) y el Barrio Pesquero para informarles sobre el proyecto de reordenación ferroviaria.

Igual ha detallado las "mejoras" introducidas por parte de ADIF en esta actuación, que permitirá liberar alrededor de 87.500 metros cuadrados de suelo que actualmente tiene uso ferroviario para ponerlo a disposición de los santanderinos, ha indicado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Según ha señalado, el proyecto, tras el acuerdo alcanzado al inicio de legislatura hace casi tres años entre las administraciones implicadas (Ministerio de Transportes, Gobierno de Cantabria y Ayuntamiento de Santander) y hacer "un paréntesis" en el que se analizará la posibilidad de mejorar la actuación prevista, se ha visto modificado en diversas cuestiones "en beneficio de la ciudad".

 La cubierta sobre las vías ferroviarias se divide en dos escalones

Así, la cubierta sobre las vías ferroviarias se divide en dos escalones y, además, se rebaja la cota en la franja de la calle Castilla, de manera que se disminuye en tres metros de altura respecto a la previsión inicial.

La regidora recordado que el Ministerio de Transportes, el Gobierno de España y el Ayuntamiento de Santander llevan trabajando más de diez años con el objetivo de que la ciudad, y en especial los barrios de Castilla-Hermida y la calle Alta, vean mejorada "notablemente" su calidad de vida, al reordenar la disposición de los suelos ferroviarios y ganar nuevos espacios para el uso y disfrute por parte de los ciudadanos.

En este sentido, ha indicado que en el año 2018 se aprobó definitivamente el estudio informativo para la reordenación ferroviaria que establece las actuaciones, en el marco de las competencias ferroviarias, que ADIF llevará a cabo para unificar las vías y las dos estaciones actuales junto a la ladera sur de la calle Alta, de forma que queden libres 36.000 metros cuadrados en la calle Castilla.

Asimismo, ha indicado que el hecho de cubrir las vías -en lugar de dejarlas al aire en superficie- permite ganar otros 51.200 metros cuadrados para los santanderinos, que podrán decidir sobre el destino que se dará tanto al espacio situado sobre el cubrimiento como al resto de terrenos liberados.

"ADIF ha mejorado la propuesta inicial y ahora plantea un ultimátum que nos coloca en la situación de elegir entre reactivar el proyecto -con las mejoras incorporadas- o perder esa oportunidad histórica para Santander", ha subrayado.

La alcaldesa ha hecho hincapié en que reformular ahora el proyecto desde el principio supondría un retraso de "10 o 15 años más", además de "correr el riesgo" de perder la financiación del resto de administraciones establecida en el convenio firmado en el año 2018, que se ha venido prorrogando desde entonces y que suponía que, de los 188 millones de euros de coste total, el Gobierno central se haría cargo de 138, mientras que el Gobierno de Cantabria aportaría 30 y el Ayuntamiento los 20 restantes.

"Por estos motivos tanto el Ministerio de Transportes como el Gobierno de Cantabria y la Alcaldía de Santander están de acuerdo en avanzar, retomando el proyecto de reordenación ferroviaria con el fin de que la ciudad no deje pasar una oportunidad histórica de mejorar la calidad de vida de sus vecinos en unas zonas tan necesitadas de espacios libres como Castilla-Hermida y la calle Alta y su entorno", ha apuntado.

La regidora ha advertido de que el Ayuntamiento no puede cambiar el estudio informativo ni los requerimientos ferroviarios de ADIF porque no es de su competencia y ha argumentado que este documento es "la hoja de ruta", pero que la idea es mejorar la llegada de los viajeros, las instalaciones y que se libere suelo para la ciudad.

Asimismo, ha recalcado que el inicio de las obras en el ámbito ferroviario en base a ese estudio informativo -que ADIF puede acometer ya, sin necesitar de solicitar licencia ni autorización al Ayuntamiento- es "perfectamente compatible" con el desarrollo de un proceso de participación ciudadana para determinar el destino de los 87.500 metros cuadrados de suelo liberado.

"Los santanderinos podremos decidir si queremos que, por ejemplo, la losa que cubra las vías se convierta en un gran parque para Castilla-Hermida y la zona de la calle Alta, generando un corredor verde", ha indicado Igual, que ha subrayado la necesidad de que la ciudad avance en un proyecto estratégico para sus vecinos, como es la liberación de espacios ferroviarios.

OTRAS ACTUACIONES

En el encuentro con las asociaciones de vecinos, en el que también ha participado el concejal de Fomento, Movilidad Sostenible y Vivienda, César Díaz, se han analizado otras cuestiones de interés para la zona como la construcción de un aparcamiento disuasorio en La Marga.

Así, les han puesto al día de los intentos del Ayuntamiento de retomar con el actual presidente de la Autoridad Portuaria de Santander (APS) las conversaciones que estaban encauzadas con el anterior responsable de esta entidad para que se autorice la construcción de un aparcamiento disuasorio de 1.200 plazas, repartidas en tres plantas, en los terrenos portuarios junto a la rotonda de La Marga.

A su juicio, esta es la ubicación "idónea" para el aparcamiento disuasorio, ya que permite un acceso directo desde la glorieta, antes de entrar al barrio de Castilla-Hermida, como se viene planteando desde el Ayuntamiento desde hace años y frente a otras posibles ubicaciones como Varadero, que es la propuesta que recientemente ha hecho pública la APS.

Según han destacado, esta actuación, presupuestada en 6,2 millones de euros, entraña ventajas como su posición de entrada de Santander y aparcamiento disuasorio; y recoge todos los movimientos posibles provenientes de la S-10, intercambiador de la Marga y N-623, y próximo a Valdecilla Sur.

Este aparcamiento disuasorio reduciría el número de vehículos de entrada por Marqués de la Hermida y los de salida por la calle Castilla

Así, han defendido que este aparcamiento disuasorio reduciría el número de vehículos de entrada por Marqués de la Hermida y los de salida por la calle Castilla, teniendo en cuenta que solo por el acceso a Santander a través de la S-10 entran todos los días una media de 43.000 vehículos a la ciudad.

Además, permitiría que las más de 500 plazas de aparcamiento que están ubicadas en el paseo marítimo de Marqués de la Hermida y en las parcelas de la zona de Varadero se destinen "en exclusiva" a los residentes del barrio de Castilla-Hermida, Barrio Pesquero y Antonio López, como ha propuesto el Ayuntamiento a la APS.

Finalmente, se han referido a la posibilidad de soterrar el tráfico de entrada a la ciudad a lo largo de Marqués de la Hermida, entre la rotonda de la Marga y la calle Antonio López, de manera que en superficie únicamente exista el tráfico vinculado al barrio (residentes, comerciantes o transporte público), liberando espacio para destinarlo al uso y disfrute por parte de los ciudadanos.

Comentarios