martes 30/11/21

Los propietarios del inmueble ubicado en el número 40 de la calle Adarzo de Santander, que había sido declarado en ruina por parte de los técnicos municipales, han llevado a cabo la demolición del edificio, unos trabajos que se han realizado a lo largo de la última semana.

Según ha señalado este domingo en un comunicado el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, el Ayuntamiento había declarado en ruina esta edificación por el "deterioro" que sufría y la "inviabilidad" de recuperación.

Tal y como ha detallado el edil, se trataba de una construcción de unos 140 metros cuadrados situada en una parcela de casi 1.000 metros.

Construida en 1920 según el catastro, estaba destinada a vivienda y almacén y en la actualidad se apreciaba su "total abandono", lo que unido a su situación fuera de ordenación, abocó a la declaración de ruina urbanística.

Según los informes técnicos, la vivienda presentaba "desconchones" del material de recubrimiento de los paños de fachada y "filtraciones" procedentes de la cubierta. Además, había partes de forjado "seriamente debilitadas", las carpinterías estaban "desencajadas", las instalaciones de agua "deterioradas" y las instalaciones eléctricas, "obsoletas".

Díaz ha explicado que estas actuaciones forman parte de la labor de control del Consistorio para garantizar que los propietarios cumplen con el deber de conservación de los edificios en buen estado con el fin último de garantizar la seguridad.

Comentarios