domingo 23/1/22

La Policía de Santander ha denunciado este fin de semana a un total de ocho personas por no usar la mascarilla, obligatoria cuando no se puede guardar la distancia de seguridad, así como a tres hosteleros, por incumplir distintas normas, a uno de ellos la madrugada del sábado y domingo por los mismos motivos.

Se trata del responsable de un establecimiento de la calle Ataulfo Argenta que tenía la música en tono elevado e incumplía la licencia, al reproducirla sin autorización para ello.

Otro hostelero de la calle Alcázar de Toledo fue denunciado por incumplir la normativa sanitaria vigente, al rebasar el horario de cierre establecido, y uno más de la calle Guevara por molestias de música en tono elevado.

Los policías también han denunciado a 18 viandantes por consumir alcohol en la vía pública.

RUIDOS DE MADRUGADA EN UNA VIVIENDA, UNA TIENDA Y UN LOCAL

A las 4:45 horas del domingo hicieron lo propio con el responsable de una tienda de ultramarinos en la calle Madre Soledad, por causar molestias al vecindario, no presentar la licencia de apertura, venta de alcohol en horario nocturno y por rebasar el horario de cierre.

También de madrugada, a las 6:35 horas del sábado, en la calle Carmen Bravo Villasante y a requerimiento de varios vecinos, los efectivos policiales denunciaron al responsable de una vivienda donde se encontraban reunidas varias personas, por molestias de voces elevadas.

Una hora antes, a las 5:20 horas y en la calle Honduras, de nuevo a requerimiento vecinal, los policías denunciaron a las 21 personas que estaban reunidas en un local, por molestias de música y voces.

 

Comentarios