lunes. 15.08.2022
SANTANDER

“¿El convenio también exime a los hosteleros de mantener limpias las terrazas?”

Personal de limpieza en la Plaza Cañadío tras una noche de fiesta
Personal de limpieza en la Plaza Cañadío tras una noche de fiesta

Apenas ha comenzado la Semana Grande de Santander y las quejas de los vecinos se suceden día tras día. Si ayer domingo denunciaban el alto volumen de la música en la Plaza Cañadío, este lunes las miradas se han dirigido al estado en el que queda este espacio por la mañana, tras una noche de fiesta.

La denuncia la ha hecho la Asociación de Vecinos Pombo-Cañadío-Ensanche, que ha publicado diversas imágenes de los vasos, botellas y bolsas desperdigados por el entorno de los establecimientos hosteleros, justo donde se encuentran habitualmente las terrazas. Una estampa que no es la primera ni la segunda vez que se produce.

Junto a las fotografías, la Asociación de Vecinos recuerda que la ordenanza de terrazas del Ayuntamiento de Santander, en su artículo 13.1, señala que “será obligación del titular mantener en las debidas condiciones de seguridad, limpieza, salubridad y ornato, tanto las instalaciones como el espacio ocupado”. Es decir, las terrazas que ocupan parte del espacio público de la plaza.

Ante esto, los vecinos han interpelado directamente a la alcaldesa, Gema Igual, y al concejal de Urbanismo, Javier Ceruti, preguntándoles si “¿el convenio también les exime?”, en referencia a la limpieza que, defienden, deberían realizar los hosteleros, a los que el Consistorio permite cerrar una hora más tarde durante esta Semana Grande.

Lo cierto es que esta denuncia está ligada a las quejas que vienen realizando los vecinos de Santander en los últimos meses. De hecho, a finales de mayo ya apuntaron que algunas calles de la capital cántabra estaban “tomadas al asalto” por los hosteleros, que instalaban sus terrazas ocupando tal cantidad de espacio de la vía pública que muchos viandantes no podían pasar, sobre todo aquellos con movilidad reducida.

Ante la polémica que se generó, Igual aseguró que las terrazas se ajustan “totalmente a la legalidad”, por lo que ninguna de ellas tenía que retraerse, y apuntó que los casos que se denunciaban podían ser porque “el negocio de hostelería esté excediéndose en la autorización” o “a veces por el mal uso del usuario”.

Comentarios