sábado 28/5/22

Las obras de renovación urbana de la calle Antonio López han concluido y han supuesto la transformación total de la vía. Así lo han podido comprobar la alcaldesa, Gema Igual, y el presidente de la Autoridad Portuaria de Santander (APS), Francisco Martín, durante una visita a la zona tras una intervención que supone "un nuevo avance en la transformación del barrio de Castilla-Hermida con la prolongación y ampliación del paseo marítimo", según la regidora.

Acompañada también del concejal de Fomento, César Díaz, de la concejala Lorena Gutiérrez, y de miembros de las asociaciones Miralpuerto, Antonio López, Los Arenales y Barrio Pesquero, Igual ha calificado de "importantísima" esta obra para la ciudad porque ha transformado por completo la zona, una de las principales que están determinando el proceso de renovación urbana de Santander y que van a marcar su futuro como ciudad.

"La transformación de Antonio López va a revalorizar toda esta zona de Santander, sus viviendas, negocios y las importantes dotaciones con las que cuenta, y va a dar continuidad al paseo marítimo hasta llegar al Barrio Pesquero", ha destacado Igual, que ha puesto en valor este proyecto, que ha ejecutado SIEC y ha supuesto una inversión municipal de 1,5 millones.

"Su desarrollo no solo supone ganar espacios para el uso ciudadano, sino que está sirviendo como motor de generación de actividad económica y de empleo", ha señalado Igual, recordando que esta actuación forma parte de la colaboración existente entre Ayuntamiento y Autoridad Portuaria en cuanto a la integración Puerto-Ciudad del frente marítimo de Santander.

Se ha felicitado por ello y ha hecho hincapié en que los nuevos terrenos liberados han conseguido que la calle -que tenía una anchura de 14 metros- gane 8,5 metros más, hasta situarse en los 22,5 metros, una superficie que se añade a la acera que discurre junto a los edificios para dar lugar a un gran paseo peatonal en el que se han incorporado zonas estanciales, áreas verdes y nuevo arbolado.

Por su parte, Martín ha mostrado su "satisfacción" por el resultado de la ampliación de la vía, que ha sido posible gracias a la cesión de 2.500 metros cuadrados de terreno portuario. Además ha recordado que para "contribuir a despejar la zona de Antonio López y reordenar la actividad portuaria", el Puerto ha demolido las naves de Maliaño y el espacio generado pasará a formar parte de la nueva terminal de ferry.

El presidente ha incidido en la importancia de trabajar con el Ayuntamiento "de forma coordinada" para obtener, entre las dos instituciones, "actuaciones tan maravillosas como la que hoy inauguramos y garantizar que el paseo continúe en condiciones óptimas hasta La Marga".

Martín se ha referido también a otras intervenciones en las que Puerto y Ayuntamiento deberán colaborar "para que Santander siga estrenando espacios que estén a la altura de una ciudad y una bahía tan espectaculares". En concreto ha citado el muelle de Maura, el dique de Puertochico, la zona de Los Peligros o el entorno de Varadero, entre las acciones que "están en marcha o deberán desarrollarse próximamente".

Por otra parte, ha aprovechado la inauguración de Antonio López para solicitar "una vez más" a la Dirección General de Patrimonio, perteneciente al Ministerio de Hacienda, que reconsidere la posibilidad de ceder el uso de parte del antiguo edificio de Tabacalera (las primeras plantas se las ha cedido al Ayuntamiento para hacer un Centro Cívico) a la Autoridad Portuaria para establecer allí su sede y, de paso, dar uso a un edificio que, en la actualidad, está siendo infrautilizado.

NUEVO ANTONIO LÓPEZ

La actuación ha incluido la pacificación del tráfico mediante zonas adoquinadas, la mejora de la seguridad urbana al alejar los tráficos de vehículos y bicicletas de las salidas de los edificios, así como la mejora de la calidad urbanística de los espacios peatonales, incrementando la anchura de las aceras. Se ha desplazado el tráfico de bicicletas y vehículos hacia el sur, lo que ha permitido ampliar las aceras y mejorar la seguridad vial, al distanciar y proteger a los peatones del tráfico de forma que la calle es totalmente accesible.

Las obras han prolongado el carril bici hasta el acceso a la Biblioteca Central y aumentado su anchura. En su tramo final, se ha separado del parque infantil, como propusieron los propios vecinos, para evitar las interferencias entre ciclistas y usuarios junto al parque.

En el primer tramo de la calle, frente al nuevo centro cívico Tabacalera, y en el extremo final (el más cercano a la calle Ruiz Zorrilla), el vial se ha colocado al nivel de la acera, de manera que el peatón tiene prioridad al convertirse en zonas semipeatonales. Se conservan los vados existentes y se mantienen las 61 plazas de aparcamiento para residentes en la zona frontal del vial, con dos de ellas reservadas para personas con movilidad reducida.

El proyecto se ha completado con nuevas zonas verdes y un centenar de árboles, frente a los 32 existentes anteriormente, que han sido trasplantados a otros puntos del municipio.

Esta actuación es fruto del convenio de colaboración suscrito entre el Ayuntamiento y el Puerto, y posible gracias a que en su momento Iñigo de la Serna, al frente del Ministerio de Fomento, dotó al Puerto -mediante el Fondo de Compensación Portuaria- de un millón de euros para que pudiesen trasladar los talleres que ocupaban los tinglados a otra zona, ha destacado el Ayuntamiento.

Comentarios