martes. 06.12.2022

El Ayuntamiento de Santander ha declarado en ruina inminente dos edificaciones ubicadas en la calle Foramontanos y ha ordenado a los propietarios la demolición de los inmuebles ya que no cuentan con la "resistencia estructural necesaria" para garantizar su estabilidad y existe "riesgo de derrumbe o colapso".

Se trata de los números 23 y 25, cuya recuperación es "inviable" según los informes técnicos, indica el Ayuntamiento en un comunicado, que ha constatado que ambas viviendas, -que se encuentran desocupadas- presentan un estado de "abandono total".

En el número 23, hay "riesgo de derrumbe" derivado del "agotamiento generalizado" que presenta la estructura de la cubierta del edificio; y el número 25 tampoco dispone de la "suficiente resistencia estructural" para garantizar la estabilidad mecánica a corto plazo, con tabiques e instalaciones "deterioradas". Además, tal y como consta en los informes, la cubierta de la vivienda del número 25 fue pasto de las llamas de un incendio reciente, y las dos edificaciones cuentan con las cubiertas parcialmente caídas.

Se trata de dos edificaciones construidas antes de 1920, de dos y tres plantas, con estructura de madera, cubierta a dos aguas y tabiques de ladrillo hueco simples. A la vista de los informes, se han declarado en situación de ruina inminente y se ha ordenado a los propietarios el derribo en un plazo de cinco días hábiles -desde la notificación de la resolución- y previa presentación del proyecto en el Ayuntamiento. En caso de no ejecutarse, podrá hacerlo la administración municipal de forma subsidiaria, repercutiendo el coste a los propietarios.

Comentarios