miércoles 25/5/22

Solo alrededor de uno de cada cuatro pacientes se siente completamente bien al año de haber sido hospitalizado por Covid-19, según nuevo estudio del Reino Unido de más de 2.000 pacientes presentado en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas de este año (ECCMID 2022) celebrado en Lisboa (Portugal).

Los síntomas continuos más comunes de COVID-19 fueron fatiga, dolor muscular, ralentización física, falta de sueño y dificultad para respirar

El estudio, publicado en 'The Lancet Respiratory Medicine', está dirigido por el profesor Christopher Brightling, la doctora Rachael Evans y la profesora Louise Wain, del Instituto Nacional de Investigación en Salud del Centro de Investigación Biomédica de Leicester, Universidad de Leicester, Reino Unido.

Los autores encontraron que ser mujer frente a ser hombre (32% menos de probabilidad), tener obesidad (la mitad de probabilidad) y haber recibido ventilación mecánica en el hospital (58% menos de probabilidad) se asociaron con una menor probabilidad de sentirse completamente recuperado al año. Los síntomas continuos más comunes de COVID-19 fueron fatiga, dolor muscular, ralentización física, falta de sueño y dificultad para respirar.

Esta investigación utilizó datos del estudio post-hospitalización COVID-19 (PHOSP-COVID) que evaluó a adultos (mayores de 18 años) que habían sido hospitalizados con COVID-19 en todo el Reino Unido y posteriormente dados de alta. Se incluyeron pacientes de 39 hospitales del Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido, que aceptaron evaluaciones de seguimiento a los cinco meses y al año, además de su atención clínica.

La recuperación se evaluó utilizando las medidas de resultado informadas por el paciente, el rendimiento físico y la función de los órganos a los 5 meses y 1 año después del alta hospitalaria. Los investigadores también tomaron muestras de sangre de los participantes en la visita de cinco meses para analizar la presencia de varias proteínas inflamatorias.

Un total de 2.320 participantes dados de alta del hospital entre el 7 de marzo de 2020 y el 18 de abril de 2021 fueron evaluados 5 meses después del alta y 807 (33%) participantes completaron las visitas de 5 meses y 1 año en el momento del análisis (y el estudio está en curso). Estos 807 pacientes tenían una edad media de 59 años, 279 (36%) eran mujeres y el 28% recibían ventilación mecánica invasiva. La proporción de pacientes que reportaron recuperación completa fue similar entre 5 meses (501 [26%] de 1965) y 1 año (232 [29%] de 804).

En una publicación anterior de este estudio, los autores habían identificado cuatro grupos o "grupos" de gravedad de los síntomas a los cinco meses, que fueron confirmados por este nuevo estudio al año. De los 2.320 participantes, 1.636 tenían datos suficientes para asignarlos a un conglomerado: 319 (20%) tenían una discapacidad física y mental muy grave, 493 (30%) tenían una discapacidad física y mental grave, 179 (11%) una discapacidad física y mental moderada. deterioro de la salud con deterioro cognitivo, y 645 (39%) deterioro mental y físico leve.

"Descubrimos que el sexo femenino y la obesidad eran factores de riesgo importantes para no recuperarse al año", indica uno de los autores

Tener obesidad, capacidad de ejercicio reducida, una mayor cantidad de síntomas y niveles elevados del biomarcador inflamatorio proteína C reactiva se asociaron con los grupos más graves. Tanto en los grupos muy graves como en los moderados con deterioro cognitivo. "La recuperación limitada de 5 meses a 1 año después de la hospitalización en nuestro estudio a través de los síntomas, la salud mental, la capacidad de ejercicio, el deterioro de los órganos y la calidad de vida es sorprendente", señala Evans.

"Descubrimos que el sexo femenino y la obesidad eran factores de riesgo importantes para no recuperarse al año... En nuestros grupos, el sexo femenino y la obesidad también se asociaron con deterioros de salud continuos más graves, incluido un rendimiento reducido en el ejercicio y una calidad de vida relacionada con la salud en 1 año, destacando potencialmente a un grupo que podría necesitar intervenciones de mayor intensidad, como la rehabilitación supervisada", explica.

No existen terapias específicas para el COVID prolongado y nuestros datos resaltan que se requieren intervenciones efectivas con urgencia. "Nuestros hallazgos de inflamación sistémica persistente, particularmente en aquellos en grupos muy severos y moderados con deterioro cognitivo, sugieren que estos grupos podrían responder a estrategias antiinflamatorias. La concordancia de la gravedad del deterioro de la salud física y mental en pacientes con COVID prolongado destaca la necesidad no solo de una estrecha integración entre la atención de la salud física y mental de los pacientes con COVID prolongado, incluida la evaluación y las intervenciones, sino también de la transferencia de conocimientos entre los profesionales de la salud para mejorar la atención al paciente", explica Wain.

El hallazgo también sugiere la necesidad de intervenciones complejas que aborden las deficiencias de salud física y mental para aliviar los síntomas. Sin embargo, también podrían ser necesarios enfoques terapéuticos específicos para controlar el trastorno de estrés postraumático.

Comentarios