domingo 19/9/21
CORONAVIRUS

Un posible confinamiento domiciliario, un presunto adelanto del toque de queda y las últimas restricciones llevan a los gimnasios a reclamar ser considerados actividad esencial

Para José Badiola Solana es muy importante psicológicamente que los niños practiquen deporte.

Vicente Samperio (hijo) incide en que son espacios de relación social y desconexión de los problemas del día a día.

Manuel Abajo comentó que adelantar el toque de queda repercutirá posiblemente en el número de clientes.

José Badiola, Vicente Samperio (hijo) y Manuel Abajo | Foto: edc
José Badiola, Vicente Samperio (hijo) y Manuel Abajo | Foto: edc

La posibilidad de un confinamiento domiciliario, el posible adelanto del toque de queda y las últimas restricciones impuestas por la Consejería de Sanidad al sector de los gimnasios y centros deportivos han generado que sus directores y responsables reclamen a las autoridades políticas ser considerados una actividad esencial para la sociedad.

Y en este sentido José Badiola Solana, director de Trans World Gym en Colindres; Vicente Samperio (hijo), del Club Deportivo Elemental Samperio, en Santoña, y Manuel Abajo, responsable de Operaciones de los centros deportivos Be Up, defienden los beneficios que aporta el deporte a la sociedad y ofrecen su visión sobre la situación que viven.

Para defender sus argumentos, José Badiola Solana, director de su gimnasio desde hace 24 años, se remonta a la trayectoria vivida en estos años, ya que ha percibido un cambio en los motivos por los que un usuario acude a un gimnasio. “En mis comienzos, los clientes venían a muscularse para cuidar su imagen y su forma física, pero ahora vienen también personas con estrés, depresión y ansiedad que les viene bien practicar deporte con alguien que les motive, apoye y escuche, buscan diálogo”, explicó.

Este nuevo perfil de cliente, que viene a mejorar su estado anímico, surge antes de que se produzca el virus. Y precisamente esta novedad lleva a José Badiola a iniciar la carrera de Psicología para aplicar su preparación y conocimientos al deporte. A sus 53 años está realizando las prácticas, deberá presentar el proyecto de fin de carrera y de cara al futuro avanza que tiene intención de cursar un máster en Psicología en Alto Rendimiento del Deporte para completar su formación.

“Ha sido una medida desafortunada y no entiendo cómo ahora con lo que ha empeorado la situación se vuelva a permitir que practiquen deporte”, subrayó Badiola

Desde su punto de vista no entiende que no se considere una actividad esencial a un gimnasio, a pesar de trabajar con personas dependientes que necesitan ayuda. “Una persona con depresión no va solo a correr solo a la calle y un gimnasio es mucho más que una sala de musculación”, reseñó.

Y a ello se une su incomprensión con el hecho de que no se permita a los niños practicar deporte con los beneficios psicológicos que les aporte, además de fomentar la relación con sus compañeros. En su opinión el deporte ayuda a los niños a evadirse de esta tragedia, donde han tenido que estar confinados en sus casas y han reducido sus relaciones sociales. “Ha sido una medida desafortunada y no entiendo cómo ahora con lo que ha empeorado la situación se vuelva a permitir que practiquen deporte”, subrayó.

Evidentemente la situación ha conducido a perder clientes en su sector. Pero, José Badiola no limita su preocupación al aspecto económico, sino que hace referencia, sobre todo, al aspecto humano.

En Santoña, municipio que vivió el cordón sanitario a principios del mes de septiembre y que supuso el cierre total de los gimnasios y la hostelería, se encuentra el Club Deportivo Elemental Samperio donde los deportistas pueden disfrutar de la sala de musculación, pilates, aerobic, circuitos funcionales, servicio de fisioterapia, así como clases de aikido, yudo y acoge la Escuela Municipal de este último deporte.

Sala de ciclismo de BeUp

Vicente Samperio lleva más de diez años dirigiendo la sala de musculación y su padre, del mismo nombre, es profesor de yudo y de los alumnos de la Escuela Municipal de este deporte. Los dos, cuando recuerdan el cierre total de los gimnasios y la hostelería en esas fechas, inciden en que no entendieron la decisión, pero evidentemente tuvieron que acatarla. “El deporte y la vida social en Santoña en los bares es importante”, comentaron.

Pero la visión que da Vicente Samperio sobre la situación que sufren los gimnasios va más allá. En sus años de dedicación la sensación que tiene es que un centro deportivo es mucho más que unas instalaciones a las que acuden los usuarios para ponerse en forma. Para este joven de 38 años es un espacio de relación social y de evasión de la rutina y los problemas del día a día.

Y su padre destaca otro aspecto. Para este profesor el deporte es salud y sirve para inculcar valores. Precisamente, por la situación actual, los niños menores de 18 años han dejado de hacer deporte y en el caso de Vicente Samperio (padre) está a la espera de que se pueda reactivar la Escuela Municipal de Yudo.

El responsable de Operaciones de Be Up no duda en el esfuerzo que han realizado los gimnasios y los centros deportivos a la hora de implantar medidas de seguridad e higiene

“Está demostrado en que una persona que practica deporte evitará ciertas patologías y la actividad física es una realidad muy importante para la mejora de las personas”. Así, mostró su opinión Manuel Abajo, responsable de Operaciones de Be Up, una cadena de centros deportivos que dispone de dos en Santander, otro en Burgos y uno en construcción en Baracaldo. Su modelo de negocio ofrece fitness, piscina, actividades dirigidas y productos familiares para los niños y la familia.

Para este bilbaíno de 53 años la pandemia es un problema social, pero existe otra que es la obesidad y el sedentarismo, aunque hace hincapié en que la prioridad es atajar el Covid-19. Tampoco deja de lado que los niños echen de menos jugar y el deporte. Pero, cuando se le pregunta sobre la imposibilidad de que los niños disfruten de la actividad física, se muestra cauto. “Es necesario que disfruten del deporte, sin embargo yo no soy ningún experto a la hora de tomar decisiones, y las consecuencias de la ruptura que se produce en este hábito se verán en el futuro”, aclaró.

UN MISMO OBJETIVO

Por ello, la Asociación Cántabra de Empresarios de la Salud y el Ejercicio Físico (ACESEF) ha solicitado a la Consejería de Sanidad y la Dirección General de Deportes del Gobierno de Cantabria que se les considere actividad esencial. El objetivo es mantener un diálogo con la Administración pública con el fin de lograr un mismo objetivo: ayudar a crear espacios más seguros junto a los responsables sanitarios.

De forma paralela, si se consigue este propósito se evitará la destrucción de puestos de trabajo, algo que no desea nadie y que puede suponer un drama empresarial, manifestó Manuel Abajo.

El responsable de Operaciones de Be Up no duda en el esfuerzo que han realizado los gimnasios y los centros deportivos a la hora de implantar medidas de seguridad e higiene y el trabajo exigente al que se enfrentan cada día y al que deben responder los usuarios para evitar contagios.

El director de Trans World Gym lanza esta reflexión con la frase “confusa la historia y clara la pena”

Toma de temperatura, existencia de un listado de las entradas, limpieza de calzado por medio de alfombrillas y manos con gel, mascarilla obligatoria, guantes largos, señalización, organización de los recorridos, desinfección de las salas, separación de espacios, limitación de los aforos, dispensador en cada sala y refuerzo de la climatización del aire, son algunas de las iniciativas tomadas. A ello se añade impartir las clases sin contacto, la limpieza del tatami y las barandillas, la ventilación de las salas entre grupo y grupo y la entrega de cada alumno de uno en uno a los padres que no pueden acceder al interior del gimnasio.

El Club Deportivo Elemental Samperio aprovechó el cierre que sufrió en marzo para adaptarse a la nueva realidad que se presentaba en el momento de abrir. Ello supuso una inversión dirigida a cambiar el suelo, pintar salas y sustituir el hierro de las pesas por plástico, entre otros aspectos y reorganizar el funcionamiento con las medidas de seguridad e higiene que deben seguir. 

“Si bien al principio, al inicio, existía miedo, ahora es mucho menor y nos estamos esforzando al 200 por cien para reducir ese miedo. Aquí hemos tenido cero contagios”, apuntó Vicente Samperio.

Sala de musculación de BeUp | Foto: edc

Ante esta situación, el director de Trans World Gym lanza esta reflexión con la frase “confusa la historia y clara la pena”. Con ello quiere expresar que todo lo que sucede está confuso y convulso. E incluso José Badiola no esconde que incluso a la hora de aplicar las normas en los gimnasios no sabe cómo aplicarlas correctamente. Si bien existe un protocolo que aplican, incide en que primero se imponen unas normas, luego otras y luego nos imponen más restricciones. Indefensión, así lo definió este santoñés.

En su caso y con el fin de evitar infecciones, ha aumentado más las medidas de seguridad. De hecho, hace tiempo en que los usuarios pueden utilizar los vestuarios, pero no pueden ducharse. “Es donde más contacto puede existir y en el caso de no imponerse, lo hubiese tomado igual”, comentó.

Lo mismo ha sucedido en Be Up. En estos centros deportivos los usuarios llevaban tiempo practicando deporte y después se duchaban en sus casas. “Quienes utilizan la piscina pueden cambiarse en los vestuarios”, reveló Manuel Abajo, quien no considera determinante esta última restricción en el funcionamiento de los centros deportivos.

Pero, aun así, José Badiola indica que a las autoridades políticas han tratado a su sector con un profundo desconocimiento. Y esta afirmación la argumenta diciendo que hay niños a quienes se les ha parado la recuperación de lesiones, enfermedades u operaciones, algo que no pueden realizar en sus casas de forma individual. Por ello siente pena, mientras recalca que se les permite acceder a un centro comercial o al colegio sin cumplir los ratios por aula.

No deja de lado la competencia desleal que sufren desde la Administración pública que gasta dinero en poner en marcha gimnasios públicos y actividades de pilates o aerobic en polideportivos. “Con el Covid-19 y la competencia de los ayuntamientos, muchos gimnasios cerrarán”, indicó.

Todo debe llevar a los gimnasios a reinventarse y adaptarse a la situación. En el caso de este gimnasio, ubicado en Colindres, se ofrece la posibilidad de seguir las clases por streaming o realizar preparaciones personales vía online.

TOQUE DE QUEDA

Otra de las apreciaciones que realizan ante la posibilidad de reducir el toque de queda a las 20:00 o 21:00 horas es que a partir de esa hora mucha gente que trabaja visita el gimnasio. “Es una hora clave”, matizó Samperio.

Manuel Abajo coincide con la repercusión que puede tener esta decisión por parte de las autoridades políticas. “Son horas de mucha afluencia después del trabajo, sobre todo de personas que desarrollan su profesión de forma estática, y por lo tanto posiblemente descenderá el número de clientes”, remarcó.

Desde Colindres, la visión de José Badiola no difiere de la ofrecida por sus compañeros. "Un inconveniente más. Ya que muchos trabajadores salen a esa hora de sus respectivos trabajos. Tendremos que reinventarnos un poco más", confirmó.

Comentarios