viernes. 19.08.2022

Los médicos de Cantabria llevan a cabo este martes concentraciones a las puertas de los centros de salud y hospitales cántabros para pedir la retirada del decreto que permite la contratación de facultativos sin especialidad o no comunitarios para luchar contra la Covid-19.

Estas protestas, convocadas a nivel nacional por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, sustituyen a la huelga nacional prevista para esta jornada y que se ha aplazado debido a la alta incidencia del Covid-19, aunque no queda desconvocada y se mantiene según lo previsto, salvo para este 24 de noviembre.

En un manifiesto, difundido por el Sindicato Médico de Cantabria, los facultativos señalan que han tomado esta decisión "por responsabilidad y compromiso", y también "por solidaridad" con las personas que están ingresadas, y critican que frente a esta postura "está un ministro de Sanidad que prefiere tener a toda la profesión médica en conflicto antes que empezar un diálogo que propicie soluciones consensuadas a los graves problemas que estamos afrontando".

Entre ellos citan "un recorte de derechos sin precedentes", así como "el dinamitar toda la formación especializada de este país y en poner en grave riesgo la continuidad de un Sistema Nacional de Salud de calidad". Critican igualmente "una falta total y absoluta de planificación", lo que a su juicio, es una "muestra más de la incompetencia de los que, en vez buscar soluciones consensuadas, buscan la imposición, la confrontación y el  enfrentamiento político continuo". Según dicen, los médicos "están en una encrucijada", ya que " aceptan que se tienen que autoexiliar o aceptan unas condiciones de trabajo draconianas que los privan de todos los derechos".

Añaden que "están agotados, cansados y más comprometidos que nunca con sus pacientes", pero también "enfadados, hartos de que se decida sobre el ejercicio de su profesión sin contar para nada con ellos" y por ello "están en conflicto", que "seguirá" mientras no se retire el Real Decreto Ley  29/2020 sobre contratación "y, desde el diálogo y la voluntad negociadora, se den soluciones a los graves problemas" que padece este colectivo.

En el caso de Cantabria, señalan además que sufren "la irresponsabilidad intencionada" de sus políticos" y sobre todo la absoluta dejación de funciones de un consejero que vergonzosamente se lava las manos desvinculándose totalmente de sus obligaciones y remitiéndonos a sus mandos intermedios, carentes por completo de actitud negociadora". "La Sanidad cántabra navega en la actualidad sin rumbo, sin aparejo y abocada al naufragio, precisamente en el grave momento en el que nos encontramos en el que el liderazgo y la capacidad organizativa sería más necesaria que nunca", concluyen.

Comentarios