sábado 21/5/22

Ha sido el Hospital Universitario de Aarhus, en Dinamarca, el que ha dado la voz de alarma. Un estudio médico ha detectado que el fármaco diclofenaco, que se vende bajo marcas como Voltarén, aumenta el riesgo de sufrir un infarto. Así lo ha determinado el análisis de 6,3 millones de pacientes.

Las conclusiones se han publicado en el British Medical Journal, y apuntan a que quienes consumen este fármaco, común en todos los hogares, tienen un 50% más de posibilidades de sufrir un infarto en comparación con aquellos que no lo toman. Como señalan varios medios, no es la primera vez que este tipo de medicamento genera alerta en las autoridades sanitarias. Reino Unido, por ejemplo, tiene prohibida la venta sin receta de medicamentos antiinflamatorios no esteroideo, categoría a la que pertenece este fármaco.

En concreto, los sujetos protagonistas del estudio habían estado tomando este medicamento durante dos décadas, entre 1996 y 2016, lo que permitió determinar que el consumo del mismo en lugar de Ibuprofeno o Paracetamol elevaba la posibilidad de sufrir arritmia cardíaca a los 30 días de haber iniciado el tratamiento. Y las probabilidades aumentan a medida que aumenta el tiempo de tratamiento.

Comentarios