martes 24/5/22

La mascarilla puede volver a ser de uso obligatorio. Es un escenario que la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) no descarta, por lo que ha pedido “prudencia” ante el incremento de casos y de la incidencia que se está produciendo en toda España tras la Semana Santa, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad.

Y es que el aumento de la incidencia en apenas una semana ha sido de 108 puntos a nivel nacional, y eso contabilizando ahora solo entre los mayores de 60 años. No solo eso, sino que los hospitalizados también han aumentado en un 14,5% de media en el territorio nacional. En Cantabria, el incremento ha sido de un 10%, según datos del Ministerio de Sanidad.

En concreto, Sanidad informó este martes de 6.455 personas hospitalizadas en España actualmente, 820 más que el martes anterior, el pasado 19 de abril, cuando se notificaron 5.635 pacientes hospitalizados. Mientras, este martes 26 de abril ha habido 364 personas en UCI, por los 345 pacientes que estaban en cuidados intensivos hace una semana.

Ante estos datos, los epidemiólogos recuerdan que, aunque la mascarilla ya no es obligatoria en ninguna situación, “la pandemia todavía no ha terminado”. En un comunicado, la SEE ha dicho que "no descarta que la mascarilla pueda volver a ser de uso obligatorio si la situación epidemiológica empeora", algo que "ya ha ocurrido en otros países".

Por ello, ha presentado una guía práctica para evitar contagios por coronavirus. El documento asegura que el uso de mascarillas en espacios cerrados y en lugares donde no se pueda garantizar la distancia de seguridad sigue siendo "altamente recomendable" e insta a la población a vacunarse y recibir la tercera dosis de refuerzo.

Además, en caso de mostrar síntomas de infección respiratoria aguda, incluso aunque no se haya confirmado que sea Covid-19, recomienda teletrabajar y, si esto no es posible o la situación clínica empeora, solicitar la baja laboral, usar la mascarilla sistemáticamente, guardar la distancia de seguridad de 1,5 metros y evitar el contacto con personas vulnerables. Añaden que es conveniente mantener el uso de mascarilla en reuniones familiares o con allegados de riesgo, especialmente si dichos encuentros tienen lugar en espacios cerrados.

Comentarios