lunes 20/9/21
PREMIOS

El Colegio de Médicos entrega a Miguel Molina el primer premio del II Certamen de Casos Clínicos para médicos MIR

Primer premio
Primer premio

El residente de quinto año de Cardiología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Miguel Molina, ha recibido el Diploma acreditativo del primer premio del II Certamen de Casos Clínicos para médicos MIR que ha organizado el Colegio de Médicos de Cantabria y que ha sido entregado por el presidente del Colegio de Médicos, Javier Hernández de Sande.

Asimismo, el Jurado concedió el segundo premio a Pablo Alija, residente de primer año en Medicina Interna del Hospital Marqués de Valdecilla, con el trabajo titulado Hipertermia maligna.

Según las bases del Certamen, entre todos los casos clínicos presentados (que en esta ocasión han sido 20), se seleccionaron los dos mejores casos por el Comité Científico designado por la Junta Directiva del Colegio como Jurado.

El Jurado del Comité Científico ha valorado el interés didáctico-formativo; la calidad científico-técnica (casos clínicos) y las aportaciones originales o novedosas de los casos presentados.

Por otra parte, dadas las circunstancias actuales de la pandemia del Covid-19, y por las restricciones de aforo impuestas por las autoridades sanitarias, la entrega del Diploma acreditativo se realizó en un acto restringido en la sede colegial.

Según explicó el residente ganador, que contó con la colaboración de los residentes Manuel Lozano Gonzalez; Celia Garilleti Cámara y Raquel Perez Barquin, todos ellos residentes del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, la infección por COVID-19 es responsable de miles de muertes en todo el mundo. La miocarditis como posible secuela de la infección, es probablemente una causa subestimada de morbi-mortalidad en pacientes en estado crítico y que posiblemente “exponemos el caso de una paciente sometida a trasplante cardiaco tras miocarditis por COVID-19”.

El caso clínico ganador narra la patología de una mujer de 43 años, que comienza con cuadro pseudogripal, con tos, fiebre y mialgias. Dado el contexto epidemiológico, se realiza 2 PCR nasofaríngeas, que resultaron positivas para COVID19 y negativa para otros virus respiratorios.

La radiografía de tórax no presentaba infiltrados y tenía índice cardiotorácico normal, por lo que se diagnosticó de infección respiratoria leve. Su manejo por protocolo indicaba aislamiento domiciliario, tratamiento médico con azitromicina, paracetamol y seguimiento vía telefónica. En los días posteriores, continuaba con tos, fiebre y empieza un dolor retroesternal de moderada intensidad, pero decide no consultar.

Semanas posteriores la fiebre y tos desaparecen, persiste el dolor torácico y comienza con disnea de curso progresivo. Por lo que acude finalmente al hospital casi seis semanas tras inicio del cuadro. Valorada en urgencias de su hospital de referencia, se objetiva clínica franca de insuficiencia cardiaca, con disnea paroxística nocturna, ortopnea y edemas hasta rodillas.

En la analítica destaca elevación marcada de NT-ProBNP, D-dimero, ferritina y linfopenia. La troponina ultrasensible resulto en valores ligeramente elevados pero mantenidos en controles posteriores. El electrocardiograma mostraba pobre crecimiento de R en precordiales, negativización de T de forma global y ondas Q en cara inferior. En la radiografía un infiltrado intersticial bilateral y aumento del índice cardiotorácico y la ecocardiografía una disfunción severa biventricular.

Las conclusiones a la que se ha llegado por parte del residente ganador es que en tiempos de pandemia la asistencia en hospitales estuvo muy limitadas, con el consiguiente diagnostico tardío de complicaciones y que contribuyó a la mortalidad generada por el virus. “Describimos posiblemente el primer caso de trasplante cardiaco, en relación a miocarditis por COVID-19”.

Resaltan las complicaciones presentadas de tipo trombótico, acorde con el estado procoagulante descrito por dicha infección. “A pesar de todo, el manejo y resultado no difieren respecto a otros pacientes con insuficiencia cardiaca avanzada”, concluyó el residente.

PREMIO RETENCIÓN DE TALENTO 

Por otra parte, el presidente del Colegio de Médicos, Javier Hernández de Sande, ha entregado el Premio Retención de Talento, al estudiante Gonzalo Azcárraga por tener la mejor nota MIR 2021 de la Facultad de Medicina de Cantabria, con el número 540 en el examen MIR y tomar la decisión de quedarse en la Comunidad Autónoma, en el Servicio de Urología en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

El estudiante Gonzalo Azcárraga es el primero que recibe esta distinción convocada por el Colegio de Médicos de Cantabria en reconocimiento por su decisión de quedarse en el Hospital Valdecilla.

Gonzalo Azcárraga califica que su residencia será una “gran experiencia por ser Valdecilla un gran hospital” y reconoció que la decisión de quedarse en el Hospital se debe a que ha recibido “una gran formación” y aquí encontrará un futuro.

Por otra parte, agradeció la distinción convocada por el Colegio “por ser un excelente incentivo” para los futuros residentes que piensen en quedarse en la Comunidad.

Comentarios