miércoles. 28.09.2022

El consejero de Sanidad, Raúl Pesquera, ha subrayado hoy que Cantabria está en una "posición privilegiada" para el desarrollo de las terapias avanzadas con CAR-T, ya que forma parte de los centros designados por el Ministerio para su aplicación y cuenta, además, con la certificación de las principales compañías acreditadoras.

Pesquera, que ha participado en el 'III Encuentro sobre Terapias Avanzadas: 3 años de CAR-T en España', organizado en el Senado con motivo del Día Mundial de Linfoma, ha reiterado los "grandes beneficios terapéuticos" de las CAR-T, por las que Cantabria apuesta "desde hace tiempo".

"Las terapias con CAR-T son el presente en beneficio del paciente", ha añadido, y el reto es profundizar y aprovechar al máximo sus posibilidades, además de hacerlas accesibles a los pacientes de una forma equitativa y planificada. En este sentido, tal y como ha explicado el titular de Sanidad, hay que avanzar en la coordinación dentro del sistema de salud y la implantación homogénea y ecuánime de las terapias avanzadas.

A esto se suma que el sistema sanitario cántabro, con los Servicios de Hematología y Oncología al frente, impulsa la participación en ensayos clínicos, "que van a más". De hecho, en 2021 se superaron las cifras de 2020 y 2019 y se han iniciado un total de 66 ensayos clínicos, 30 de ellos en fase I y II. Es más, desde 2017, ha señalado Pesquera, el número de ensayos incorporados anualmente a la Unidad de Valdecilla ha crecido un 150%. Además, en breve, Cantabria firmará un convenio de colaboración con La Rioja para aumentar el potencial de la unidad y llegar a más pacientes.

MÁS DE 10.000 PACIENTES ATENDIDOS

Entre las cifras de referencia que ha facilitado esta tarde el consejero sobre la Unidad de Ensayos Clínicos desde 2015 a 2021 destacan los más de 10.100 pacientes atendidos, las casi 7.500 extracciones analíticas realizadas o las 1.539 visitas de monitorización, que han involucrado a 21 servicios de distintos hospitales.

Por último, el consejero ha recalcado que, a pesar del desafío que supone el coste de estos tratamientos, "las terapias CAR-T han venido para quedarse". El resto está ahora en "trabajar para que sean sostenibles".

Comentarios