viernes. 02.12.2022
SANIDAD

“La Atención Primaria y la figura del médico de familia están en juego en Cantabria”

Centro de Salud Los Castros de Santander
Centro de Salud Los Castros de Santander

Los médicos de Atención Primaria con contratos temporales denuncian que las 74 plazas de “Interinidad de continuidad” previstas por el SCS como “una solución para acabar con la huelga” no son más que “una copia exacta del contrato temporal de continuidad, con la movilidad a cualquier centro de salud a 50 kilómetros, sin cupo de pacientes y las 2-3 guardias de SUAP obligatorias en fin de semana, en función de las necesidades del SCS”, algo que creían “dejar atrás”.

Estas nuevas plazas anunciadas por el SCS son una respuesta al Real Decreto-ley 14/2021 publicado por el Gobierno Central, que pretende dar estabilidad laboral en todos los sectores, explican los afectados, pero “nada va a cambiar”, sostienen, pues “el SCS dice que se tratan de plazas flexibles, cuando son plazas precarias. No atraerán a médicos de familia de otras comunidades y probablemente alejarán de Cantabria a muchos”, justifican. “La huelga y la medicina de atención primera de Cantabria está en juego”, sostienen estos médicos, que se preguntan si “puede esta comunidad permitirse sacar adelante la creación de unas plazas que rechazan la totalidad de los médicos a las que van dirigidas”.

Hace unas semanas 60 médicos de familia de Cantabria que actualmente tienen un contrato temporal se dirigieron a Dirección Médica de la Gerencia de Atención Primaria expresando por escrito su rechazo a las condiciones que se ofrecían en estas nuevas plazas. A día de hoy, no han recibido contestación, como apuntan los afectados en un comunicado, y su contrato finaliza el 15 de noviembre.

Detrás de todo esto, los facultativos exponen un “grave problema” en la sanidad cántabra, el boom de las jubilaciones de médicos de familia que comenzó hace unos años y la escasa capacidad de atraer a médicos de familia que quieran trabajar en el SCS.

“Tradicionalmente en Cantabria, acceder a una plaza médica de Interinidad significaba un paso a la estabilidad y menor precariedad: trabajar en un único centro de salud, acceso a un cupo propio de pacientes, la no obligatoriedad de realizar guardias de SUAP en fin de semana y por tanto una mayor posibilidad de conciliación familiar. El perfil de médico de familia que todos conocemos”, afirman. Sin embargo, el médico de familia con estas nuevas plazas de continuidad tendrá que “trabajar indistintamente en varios centros de salud, desconocerá los pacientes y soportará cansancio acumulado por las jornadas de 164 a 176 horas mensuales que se realizan en el contrato de continuidad (jornada laboral estándar en centro de salud + 2-3 fines de semana al mes en SUAP)”.

Por su parte, el usuario también se verá afectado por la creación de estas plazas, explican, pues “implicará la pérdida de la figura del médico de familia de confianza siendo atendido por un médico distinto en cada ocasión. Esto se traduce en una falta de seguimiento adecuado de sus enfermedades, siendo casi imposible lograr una adecuada calidad y seguridad asistencial”.

Comentarios