lunes 18/10/21
POLÍTICA

La soledad de un Secretario General antes de unas primarias

La dimisión de Óscar Manteca después de una discusión en Twitter es el último apoyo que pierde José Ramón Blanco.

SALIDAok
Una serie de dimisiones confirman la cada vez mayor soledad de Blanco en los órganos de gobierno de Podemos Cantabria

El próximo 17 de mayo Podemos Cantabria conocerá quien será su nuevo Secretario General. Pero el camino hasta ese momento no está siendo todo lo tranquilo que podría esperarse. Las evidentes tensiones internas entre los miembros que apoyan al actual líder de la formación, José Ramón Blanco, y el resto del Consejo Ciudadano Autonómico han provocado una serie de dimisiones que confirman la cada vez mayor soledad de Blanco en los órganos de gobierno.

El último desencuentro, además, lo han hecho público en las redes sociales. La discusión en Twitter entre la diputada podemita Verónica Ordóñez y el exsecretario de Comunicación, Óscar Manteca, ha supuesto la dimisión de este último por los “rollos internos” del partido, como lo definió Blanco en una rueda de prensa. De este modo, este apoyo del Secretario General, que todavía estaba en diferentes órganos de Podemos, “se desvincula del partido”, aunque su salida no es inesperada, como ha reconocido Blanco.

A pesar de todo, la decisión de Blanco fue mantenerse en el cargo

Pero este incidente entre la diputada y Manteca no ha sido más que una forma de encubrir una realidad diferente. La dimisión del exsecretario de Comunicación se produce después de que el partido le traslade la decisión de abrir un expediente disciplinario que podría acabar con una expulsión de Podemos.

La decisión de Manteca es el último episodio de una serie que se alarga desde hace varios meses, adquiriendo auténtica dimensión mediática a principios de 2016. De hecho, varios Círculos municipales han dejado patente no solo su rechazo a la gestión de Blanco, sino los ataques y las “actitudes violentas” de sus colaboradores, en concreto de Manteca.

Respecto a estas acusaciones, miembros de Podemos consideran muy significativo el silencio de José Ramón Blanco, desvelando un “incondicional apoyo” no solo a Manteca, sino por extensión a esas actitudes violentas denunciadas en varias ocasiones, lo que ha terminado por afectar a su imagen y convertirle, en cierto modo, en cómplice.

A esto se suman los desplantes realizados por el todavía Secretario General de Podemos Cantabria, quien se declaró en rebeldía al no reconocer las decisiones legítimas del Consejo Ciudadano antes incluso de que convocara una gestora que controlase el partido desde Madrid. Su actitud llevó al CCA a realizar en enero una moción de confianza que permitiese medir los apoyos de Blanco dentro de la dirección del partido. El resultado fue de 18 votos a favor y una abstención.

Martínez no había sido el mejor valorado en el proceso de selección de asesores realizado

Esta retirada de la confianza en su gestión está apoyada, además, por la práctica totalidad de los Secretarios Generales Municipales (12 de 13). A pesar de todo, la decisión de Blanco fue mantenerse en el cargo. En un primer momento su intención parecía ser alargar la situación hasta agosto, momento en el que se cumple el periodo para poder cambiar al líder de la formación. Pero el proceso de desgaste en Cantabria se ha sumado al de otras comunidades autónomas españolas, hecho que fue aprovechado por Blanco para solicitar apoyo a Madrid y buscar el tutelaje de un nuevo proceso, dejando en evidencia la incapacidad de imponer sus criterios en el órgano autonómico.

Problemas económicos

Pero junto a estas actitudes que muchos miembros de Podemos califican de violentas y antidemocráticas, varios integrantes han criticado lo que consideran un reflejo entre la nueva y la vieja política. Al parecer, los mayores momentos de tensión entre Blanco y su equipo más cercano, y el Consejo Ciudadano, se vivieron cuando Marcos Martínez, que también fue revocado en su puesto como Secretario Político en la formación regional, exigió que fuera contratado como asesor parlamentario, si bien no había sido el mejor valorado en el proceso de selección de asesores realizado.

Las críticas de los integrantes de Podemos llegan porque este último no ha sabido aceptar esta decisión y “ha usado a sus marionetas”, entre las que algunos señalan al propio Blanco, a Alegría o a Manteca, para generar e intensificar el conflicto.

Un conflicto que se ha alargado durante dos meses, con la discusión en redes sociales entre Ordóñez y Manteca. La dimisión de este último limita cada vez más los apoyos de Blanco dentro del Consejo Ciudadano, e impone más barreras a su posible reelección en las primarias que tendrán lugar a mediados de mayo.

Comentarios