martes. 09.08.2022
CANTABRIA

El proyecto de Ley de Espectáculos llega al Parlamento

Pretende dotar a Cantabria por primera vez de una regulación legal completa, con “pleno respeto” a las competencias del Estado.

El Gobierno ya ha remitido al Parlamento el proyecto de Ley de Espectáculos
El Gobierno ya ha remitido al Parlamento el proyecto de Ley de Espectáculos

El Gobierno de Cantabria ha remitido al Parlamento el proyecto de Ley de Espectáculos, Establecimientos Públicos y Actividades Recreativas, que regulará por primera vez en la Comunidad Autónoma el desarrollo de las actividades de ocio y tiempo libre.

La Mesa del Parlamento lo ha admitido a trámite y ya se ha publicado en el boletín oficial del Legislativo. El proyecto de Ley de Espectáculos pretende dotar por primera vez a Cantabria de una regulación legal completa de la totalidad de los espectáculos públicos y actividades recreativas que se celebren en la comunidad, con "pleno respeto" a las competencias que corresponden al Estado.

El título preliminar del proyecto de ley recoge la creación y posterior reglamentación del Consejo Consultivo de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Cantabria, como órgano consultivo, de colaboración, estudio, coordinación y asesoramiento en esta materia.

En el título I se fijan las condiciones de seguridad de los establecimientos públicos e instalaciones portátiles donde se realicen los espectáculos públicos y las actividades recreativas, así como la obligatoriedad en la contratación de un seguro de responsabilidad civil.

Especial importancia se otorga a la regulación de las preceptivas licencias y autorizaciones, necesarias para el control y organización administrativos

Especial importancia se otorga a la regulación de las preceptivas licencias y autorizaciones, necesarias para el control y organización administrativos, con una relevante mención a las actividades deportivas por el elevado número de expedientes tramitados y por la importancia en la seguridad de las personas que los mismos conllevan.

Asimismo, se regula la necesidad de disponer de personal de vigilancia en establecimientos con determinado aforo, y su posterior reglamentación, y se hace una especial referencia a los horarios de apertura y cierre de establecimientos, materia ésta en la que "deben conciliarse intereses generalmente contrapuestos, lo que suele ocasionar no pocos conflictos". La norma fija los criterios generales y atribuye la concreción del horario al Gobierno de Cantabria.

Además, regula aspectos como la creación de los registros municipales y autonómico de los organizadores y titulares de los establecimientos públicos e instalaciones portátiles o desmontables destinados a espectáculos públicos y actividades recreativas, las obligaciones de los titulares de los establecimientos e instalaciones, y del público asistente, y las condiciones de la venta de entradas.

En el título I se recogen los derechos y protección del consumidor y usuario, con especial mención a la infancia y la adolescencia. El título II establece las facultades de inspección y control de la actividad, así como el régimen sancionador aplicable en materia de espectáculos públicos y actividades recreativas.

Así, se tipifican y gradúan de forma exhaustiva las conductas que constituyen infracciones, se señalan los plazos de prescripción de las mismas, se prevé la adopción de medidas provisionales y se fijan las sanciones a imponer, con especificación de los criterios que han de aplicarse para que la sanción sea proporcionada a cada infracción.

Se contemplan como sanciones la imposición de multa, la prohibición o suspensión temporal de espectáculos públicos o actividades recreativas e incluso la suspensión de las licencias o autorizaciones otorgadas a los establecimientos públicos e instalaciones portátiles o desmontables, por un periodo que puede llegar hasta los dos años.

En último término se incorpora como anexo el catálogo en el que se indican de forma genérica los espectáculos públicos y las actividades recreativas y los establecimientos públicos e instalaciones portátiles donde pueden celebrarse.

"Esta regulación es necesaria a la vista del imparable crecimiento que viene experimentando en los últimos años el sector del ocio y del tiempo libre para satisfacer la demanda de actividades deportivas, culturales, artísticas y meramente lúdicas", señala el Gobierno, que destaca la importancia económica de este sector como generador de empleo e inversiones, por lo que precisa un marco normativo.

El proyecto de ley pretende "acomodar" la importancia social y económica del ocio con el respeto a otros bienes jurídicos igualmente importantes, como el derecho al descanso, la seguridad y la salubridad públicas, el respeto al medio ambiente, a los animales y la protección de la salud y de la infancia y la adolescencia, añade el Ejecutivo.

Comentarios