domingo 28/11/21
SANIDAD

El PP denuncia un cierre encubierto del Psiquiátrico de Parayas

Sáenz de Buruaga critica la “falta total de transparencia y hermetismo” del traslado del servicio al Hospital de Liencres.

UGT pide la continuidad de los 32 empleos de las contratas.

La exconsejera de Sanidad del PP, María José Sáenz de Buruaga
La exconsejera de Sanidad del PP, María José Sáenz de Buruaga

La secretaria general y portavoz de Sanidad del PP, María José Sáenz de Buruaga, ha denunciado que el traslado de los servicios del Centro de Rehabilitación Psiquiátrica de Parayas al Hospital de Liencres, que el Gobierno de Cantabria dio a conocer "sorpresivamente", encubre el cierre de un centro sanitario público.

Con una "falta total de transparencia y hermetismo", Sáenz de Buruaga cree que el Ejecutivo está poniendo en práctica una decisión "tomada años atrás". "Constatan lo que en verdad se ocultaba tras el desmantelamiento de Liencres, el cierre de un hospital público de la región", con lo que socialistas y regionalistas "reeditan su modelo sanitario", ha advertido este miércoles en una rueda de prensa.

Para la exconsejera de Sanidad, el Gobierno de coalición comenzó a "desmantelar" el hospital de Liencres al tomar las riendas del Ejecutivo con el objetivo de "justificar el cierre de Parayas, que no lograron en 2010". "Estamos ante una maniobra premeditada, que no tiene nada de repentina, porque no se cierra Parayas y se traslada su actividad a Liencres porque éste este vacío, sino que se ha vaciado Liencres para cerrar Parayas", ha dicho la dirigente 'popular'.

El Gobierno de coalición comenzó a "desmantelar" el hospital de Liencres al tomar las riendas del Ejecutivo con el objetivo de "justificar el cierre de Parayas, que no lograron en 2010"

En este sentido, ha apuntado que el Gobierno "lleva preparando el terreno desde hace un año y medio" aprovechando los movimientos y la reorganización asistencial derivada de la finalización del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, pero ha asegurado que "el vaciado de Liencres nada tiene que ver con la terminación de Valdecilla sino que es una decisión política".

Sáenz de Buruaga ha destacado que, mientras el PP apostó por convertir Liencres en el "referente publico de atención a la cronicidad", PRC-PSOE lo han ido "desmantelando sin prisa pero sin pausa" los proyectos asistenciales de Medicina Interna y Geriatría con "grandes profesionales y avalados por sus excelentes resultados clínicos y asistenciales".

Desde el PP "seguimos defendiendo la validez de ese proyecto asistencial, que creemos que es un error abandonar y un paso atrás" y que, además, se está utilizando para cerrar Parayas y trasladar su actividad sin la "más mínima coherencia" por parte de la Consejería de Sanidad: "No se puede argumentar que Liencres no es un lugar adecuado para atender a enfermos crónicos pero sí para enfermos crónicos mentales".

Ha advertido que el PP no comparte la decisión del cese de la actividad asistencial en Parayas, porque su modelo va "en la dirección contraria" ya que apuesta por la rehabilitación y modernización integral de este centro, como incluyó en el Plan de Salud Mental de Cantabria. "El PP hizo de la salud mental una de sus prioridades y el bipartito regresa para traspasar todas las líneas rojas: echar el cierre a un centro sanitario publico de nuestra región", ha apostillado.

Aunque ha reconocido que las instalaciones de Parayas, tras 40 años de historia, son "antiguas, obsoletas y que presentan múltiples deficiencias", el PP considera que hay que abordar su renovación y de cara a ello dio pasos durante sus cuatro años en el Ejecutivo, comenzando por integrar el centro y su personal en el Servicio Cántabro de Salud mejorando la calidad de la asistencia como las condiciones de trabajo de sus profesionales.

Por ello, Sáenz de Buruaga ha exigido al Gobierno que "Parayas no se cierre" y que "se garantice su supervivencia como un recurso de titularidad pública destinado a la atención a la salud mental en nuestra región", por lo que el Ejecutivo debiera emprender la transformación integral en la estructura, funcionamiento y actividad.

Sáenz de Buruaga ha exigido al Gobierno que "Parayas no se cierre" y que "se garantice su supervivencia como un recurso de titularidad pública destinado a la atención a la salud mental en nuestra región"

"Defender la sanidad pública exige hacer todo lo contrario de lo que socialistas y regionalistas están haciendo hoy, exige invertir en mejorar los centros públicos en lugar de cerrarlos", ha subrayado la parlamentaria del PP, quien ha considerado que "Parayas es el recurso público idóneo para acoger los dispositivos especializados y garantizar los recursos que demanda nuestra sociedad".

Sáenz de Buruaga ha lamentado "la incoherencia e hipocresía" del Ejecutivo de Miguel Ángel Revilla, "cuya apuesta por la sanidad pública ha quedado convertida en otra de las bromas o de las burlas a las que el presidente nos tiene acostumbrados". A su juicio, "por mucho que nos empeñemos en llamar a los cierres traslados y a los recortes ahorros, la realidad es la que es, y es que año y medio después no conocemos ni un solo avance asistencial".

Culpa del PP

Por su parte, el Servicio Cántabro de Salud (SCS) ha achacado el traslado de la asistencia psiquiátrica al Hospital de Liencres a la, según ha dicho, falta de inversiones del anterior Gobierno regional (PP) en la pasada legislatura en la rehabilitación y mantenimiento de las instalaciones del Centro Parayas.

"Es el Gobierno bipartito el que ante semejante herencia ha tenido que decidir entre realizar una inversión millonaria que resuelva los múltiples problemas de infraestructura que existen o trasladar la actividad a instalaciones adecuadas de las que en este momento dispone la comunidad", ha afirmado el SCS en un comunicado.

El SCS ha rechazado que exista "ningún tipo de desmantelamiento" de la actividad asistencial sino -ha reivindicado- "un aprovechamiento de los recursos públicos disponibles para incrementar los servicios y mejorar la calidad de la atención".

Asimismo, ha defendido que el traslado de la asistencia psiquiátrica al Hospital de Liencres supone "una oportunidad para desarrollar el Plan de Salud Mental de Cantabria" e "implantar un modelo de atención a la salud mental actualizado, basado en la rehabilitación e integración de los pacientes que logra una asistencia eficiente y de calidad".

El SCS ha señalado que la atención a la salud mental "no se puede llevar a cabo en unas instalaciones obsoletas, deficientes y que no responden a un concepto de asistencia psiquiátrica moderna".

Ha explicado que, al "deterioro estructural y de falta de mantenimiento" de sus instalaciones, en el centro de Parayas se añade un "diseño y organización asistencial que no se corresponden con los tiempos actuales".

A juicio del SCS, el traslado a Liencres de la hospitalización psiquiátrica supondrá una "importante mejora en la eficiencia y en la calidad de la atención a estos pacientes" y posibilitará además la puesta en marcha de nuevos programas asistenciales, como la hospitalización parcial de pacientes mentales crónicos en régimen de hospital de día.

Ha apuntado que también implicará "mejoras en las condiciones de confort de los pacientes", que pasarán a disponer de habitaciones individuales y a contar con baño en todas las habitaciones.

32 empleos

Por su parte, y en relación también al Psiquiátrico de Parayas, el sindicato UGT ha solicitado al Servicio Cántabro de Salud (SCS) la subrogación y la continuidad de los 32 puestos de trabajo de las contratas adjudicatarias.

Además, el sindicato exige al SCS "garantías adecuadas de recolocación y reubicación profesional" para los 97 trabajadores del personal laboral y estatutario de la plantilla propia del centro psiquiátrico, cuyo cierre "no debe implicar bajo ningún concepto la externalización de sus prestaciones a empresas privadas ni merma alguna en un servicio público de calidad en la atención a la salud mental en Cantabria", ha señalado UGT en un comunicado.

La Federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo (SMC) y la Federación de Servicios (FES), donde se incluyen profesionalmente los trabajadores de las contratas, reclaman en concreto la continuidad de 16 trabajadores del servicio de limpieza y 11 del de cocina y comedor de la empresa concesionaria Clece y cinco vigilantes de seguridad de Securitas.

Según precisaron portavoces de las dos federaciones de UGT, tras una reunión con el gerente y el subdirector de Recursos Humanos del SCS, Julián Pérez y Alfonso Romano, "la decisión de cerrar el Psiquiátrico de Parayas y trasladar sus servicios al Hospital de Liencres no puede vulnerar el legítimo derecho de estos trabajadores a ser subrogados y mantener sus puestos de trabajo".

Estas dos federaciones de UGT informaron en una asamblea a los propios trabajadores de las contratas del centro psiquiátrico de lo tratado en la reunión con los responsables del SCS.

Reubicación de 97 empleados

Por su parte, la Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) del sindicato, a la que compete el personal laboral y estatutario del Psiquiátrico de Parayas, ha convocado este jueves otra asamblea con los empleados públicos del centro para analizar la situación actual y sus consecuencias en las condiciones de trabajo.

"Es una realidad incontestable que el deterioro de las instalaciones del Psiquiátrico de Parayas, al que se ha dejado abandonado durante muchos años, invita a trasladar sus servicios a otro centro en mejores condiciones, pero siempre dentro de un modelo público de atención a la salud mental eficiente y adecuado, y en ningún caso en operaciones de privatización encubiertas y engañosas", matiza FeSP.

Para la federación de UGT en el sector público, "el cierre del Psiquiátrico de Parayas puede ser incluso una buena oportunidad para definir qué modelo público de atención a la salud mental queremos para Cantabria".

Comentarios