jueves 9/12/21
ADMINISTRACIÓN

Podemos cree que el alquiler de La Pereda es "la culminación del desmantelamiento de lo público" en Cantabria

La Residencia La Pereda, durante una de las manifestaciones para rehabilitarla
La Residencia La Pereda durante una de las manifestaciones para rehabilitarla

Podemos considera "un paso definitivo para el desmantelamiento de lo público en Cantabria" el alquiler con opción de compra de la residencia de La Pereda a la empresa Mundiresidencias, un proceso que ya inició el Partido Popular -dice- y que ahora "consolida" el PSOE.

Para Podemos Cantabria, la reapertura de la residencia de mayores ubicada junto a El Sardinero es "una prueba evidente de que el Gobierno cántabro favorece a los especuladores, privatizando un centro público que se encuentra en un entorno privilegiado y dándoselo a sus amiguetes, mientras nuestros mayores tienen que soportar largas listas de espera para poder ingresar en un centro público".

Así, Podemos ha recordado que hace seis años, el PSOE y Miguel Ángel Revilla fueron a apoyar a los trabajadores y a los residentes durante las concentraciones que se llevaron a cabo para impedir el cierre del centro público. "Hoy, nos encontramos que ese mismo centro que decían defender se alquila a una empresa privada, como ejemplo de una política orientada al beneficio de unos pocos en detrimento de los intereses sociales de la mayoría", afirma Podemos en un comunicado de prensa.

"Este Gobierno está empeñado en destruir los servicios públicos en pro de la rentabilidad económica, y este caso es una muestra más de la cesión de inmuebles públicos a la iniciativa privada", lamentan desde la formación morada.

IU EXIGE EL MANTENIMIENTO DE LA GESTIÓN PÚBLICA

Por su parte, el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Santander, Miguel Saro, ha defendido que la gestión directa de los servicios de atención a la dependencia "resulta más eficaz, frente a las fórmulas de externalización de la gestión por las que apuesta el Gobierno cántabro con este modelo".

En un comunicado, ha recordado que el pasado noviembre, “a instancia de Izquierda Unida”, el Pleno del Ayuntamiento de Santander acordó no modificar la calificación del suelo de la residencia La Pereda e instar al Gobierno de Cantabria a invertir en el edificio para asegurar la disponibilidad de más plazas públicas para mayores.

Según Saro, con esta operación el Gobierno de Cantabria "ha continuado su hoja de ruta para obtener liquidez" y quitarse el "marrón" de en medio, "desoyendo la petición mayoritaria de los santanderinos y las propias promesas electorales del señor Revilla, quien durante la campaña electoral se comprometió a reabrir de nuevo La Pereda para usos sociales".

"Desde Izquierda Unida vemos con mucho recelo la información que ha dado la empresa a quien se ha alquilado el edificio, pues es seguro que el coste de la inversión necesaria para su utilización y el coste de la cesión del edificio va a repercutir en el precio de cada plaza, lo que hace pensar que las mismas van a estar al alcance de tan solo una pequeña parte de los santanderinos", afirma Saro.

En su opinión, "lo que ha hecho el Gobierno de Cantabria es una irresponsable cesión de un suelo público de lujo para que una empresa pueda obtener beneficio en la atención a la dependencia, esto es, seguir el plan que diseñó Ignacio Diego", afirma Miguel Saro.

UGT RECHAZA QUE EL GOBIERNO ALQUILE AHORA LA PEREDA

Asimismo, la Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT ha rechazado la decisión del Gobierno de Cantabria de alquilar la Residencia de La Pereda a una empresa privada después "abandonarla a su suerte como centro público durante seis años".

El sindicato critica en un comunicado de prensa que "ahora, después de seis años de abandono de sus instalaciones, resulta que La Pereda sí es viable para una empresa privada con ánimo de lucro y para que ésta explote un patrimonio público de carácter social".

FeSP-UGT “considera inaceptable que el Gobierno de Cantabria adopte esta decisión después de que La Pereda se cerrara en el año 2012 y se perdieran con ello 120 plazas residenciales que implicó el traslado traumático de los residentes a centros concertados, con el incremento del gasto público que supuso, además de la pérdida de empleo público que ocasionó", agrega el sindicato.

La Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT critica también al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, porque "parece haber olvidado sus promesas en campaña electoral cuando en su momento defendió como nadie la recuperación de este centro público atendido por personal de la Administración".

"Con esta decisión, el Gobierno de Cantabria actual (PRC-PSOE) no deja de hacer puro seguidismo de la medida adoptada en su momento por el anterior Ejecutivo autonómico del PP, que descapitalizó un referente del patrimonio público de carácter social como La Pereda", concluye UGT.

Comentarios