domingo 5/12/21
SANIDAD

El PP "elaboró y ejecutó" el nuevo Valdecilla a espaldas de los profesionales sanitarios

La vicepresidenta del Gobierno ha recordado que deberá ser el Ejecutivo quien supla las carencias detectadas, lo que costará más de un millón de euros.

El PP rompe su silencio para acusar al bipartito de ser los responsables del proyecto.

El proyecto de Valdecilla se hizo a espaldas de los profesionales
El proyecto de Valdecilla se hizo a espaldas de los profesionales

La polémica en torno al edificio Tres Torres del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, inaugurado hace pocos meses, ha escrito este viernes un nuevo capítulo después de que el PP haya roto su silencio a este respecto para acusar al PSOE y al PRC de ser los únicos responsables del mal diseño y las deficiencias en las instalaciones. Sin embargo, la vicepresidenta cántabra, Eva Díaz Tezanos, ha recordado que el proyecto del nuevo Hospital Valdecilla fue "elaborado" y "ejecutado" por el PP, por lo que el actual Ejecutivo va a "suplir" las "carencias" detectadas tras la inauguración de las obras y la ocupación.

Según Díaz Tezanos, desde que el Gobierno tomó posesión el pasado mes de julio, se ha "encontrado" con un diseño de las Tres Torres "mal hecho y planificado", que también ha sido "ejecutado" por el PP. Una situación que ponen de manifiesto las "deficiencias" detectadas, que van a suponer un coste adicional "importante", de más de 1,1 millones de euros, que está "asumiendo" la Administración regional.

Las "deficiencias" detectadas van a suponer un coste adicional "importante" de más de 1,1 millones de euros

Y es que tras incidir en que el planeamiento del nuevo Valdecilla  se hizo "a espaldas" de los profesionales sanitarios, "sin  contar con sus aportaciones", la vicepresidenta y secretaria del PSOE ha asegurado que "se está dando una solución" al problema, de modo que "algunas deficiencias ya se han cubierto" en tanto que las otras "se van a cubrir", ha garantizado.

Pero "nosotros nos las hemos encontrado", ha reiterado la socialista, para indicar que este problema es "una parte de la herencia" que el PP ha dejado a PRC-PSOE. Al tiempo, la también titular de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social ha sentenciado que cuando el bipartito ha llegado al Gobierno el proyecto del nuevo Valdecilla ya estaba "ejecutado".

De todas formas, Díaz Tezanos ha recalcado que el actual Gobierno va a "resolver" el problema que les ha "dejado" el PP. Así, la Consejería de Sanidad y la Gerencia del Servicio Cántabro de Salud (SCS) están "supliendo" las "carencias" encontradas, pues el objetivo "prioritario" es "dar el mejor servicio sanitario" y, también, que los profesionales "trabajen en las mejores condiciones posibles".

Por último, ha criticado el modelo de "privatización" del PP para acabar las obras de Valdecilla con un contrato de colaboración público-privada, que va a suponer un gasto de "900 millones" durante los próximos "20 años", cuando los trabajos se podían haber acometido por "99 millones". Y a esta "hipoteca", ha concluido la vicepresidenta, hay que sumar ahora el "importante" coste de arreglar las deficiencias detectadas.

Partido Popular

Las palabras de Díaz Tezanos responden a las acusaciones de la secretaria general del PP de Cantabria y exconsejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, quien ha achacado las "deficiencias" en el nuevo Valdecilla denunciadas por el Gobierno PRC-PSOE y por unos 90 trabajadores "al proyecto de las obras de la tercera fase que fue diseñado en 2005 por los socialistas", que el PP se vio "forzado" a respetar, así como a "cambios de criterio" del nuevo equipo directivo del hospital en cuanto a la organización.

En una rueda de prensa, Sáenz de Buruaga ha explicado que el proyecto de esa tercera fase, aprobado en 2006, "no es del PP sino del bipartito anterior y que es el mismo que el actual", por ello ha enfatizado que "las deficiencias y carencias" que denuncian ahora los responsables sanitarios "no provienen del contrato de colaboración público-privada (CPP) sino de ese proyecto".

El PP ha asegurado que el proyecto de esa tercera fase, aprobado en 2006, no es suyo "sino del bipartito anterior y que es el mismo que el actual"

La dirigente 'popular' ha indicado que aquel proyecto "estaba vigente" por lo que "condicionó definitivamente su diseño y su ejecución". Además, ha recordado que, a su llegada al Gobierno, el PP encontró una obra parada pero en la que ya había "una cimentación y una estructura" sobre la que "forzosamente" se ha tenido que levantar el edificio de las Tres Torres de Valdecilla.

En cuanto a las posibles modificaciones y su sobrecoste por valor de 1,15 millones de euros, ha tachado de "hipocresía" que los socialistas se muestren "escandalizados" cuando ellos modificaron su propio proyecto de las obras de la tercera fase "hasta en tres ocasiones consecutivas por deficiencias e imprevistos", incrementando el coste previsto de 70 millones de euros en "un 53,5%".

A pesar de ello, ha asegurado que el PP se encontró con "serias carencias y deficiencias" en aquel proyecto y las trató de resolver añadiendo con "adecuaciones o mejoras técnicas" a través del contrato de colaboración público-privada (CPP). Así, ha señalado que se introdujo el área materno-infantil, las urgencias pediátricas, la ampliación de la zona de reanimación y la integración arquitectónica y funcional de la fase tres con el resto del hospital.

Sobre esta última "mejora" introducida por los 'populares', ha lamentado que ahora se critique que "hay largos pasillos", algo que ha considerado "evidente" para unir espacios muy grandes.

Cambios de criterio

"Gracias a las adecuaciones que pudimos introducir vía CPP, el proyecto de la fase tres fue un poquito mejor que el proyecto que heredamos y que nos condicionó a todos", ha considerado Sáenz de Buruaga que, no obstante, cree que la "verdadera naturaleza" de las deficiencias que alega el Gobierno se deben a "cambios de criterio" y en ningún caso "son imputables al CPP ni a una incorrecta ejecución del contrato".

En este punto, ha indicado que el CPP es el "único contrato" en la sanidad pública cántabra en el que "el contratista está obligado al mantenimiento, conservación y reposición de la infraestructura construida y del mobiliario y equipamiento durante los 20 años del contrato". "Esto implica que, si esas deficiencias fueran consecuencia de una mala ejecución, Ferrovial-Siec estaría obligada a costearlas", ha indicado.

Para ello, ha instado a la Consejería de Sanidad a elaborar un informe técnico en el que se recojan esas deficiencias y, si "son de verdad", requerir a la UTE para su subsanación y que, de no llevarse a cabo, "inste la resolución del contrato por incumplimiento". "Eso es lo que tuvimos que hacer nosotros con la fase tres y es lo que hace un gobierno serio cuando hay un incumplimiento contractual y no hablar y hablar y echar por tierra el trabajo ajeno", ha espetado.

Lucha partidista

Para Sáenz de Buruaga, toda esta situación responde a la "encarnizada lucha partidista" del PSOE contra los 'populares' por haber acabado el hospital. "Ni fueron capaces de terminar el hospital ni lograron impedir que el Gobierno del PP lo hiciera y no nos lo van a perdonar", ha añadido, al tiempo ha señalado que, a pesar de que han dedicado los últimos años a "construir una farsa", ésta "ha ido cayendo y deberá seguir cayendo por su propio peso".

Durante los últimos años, ha recordado que el PSOE ha tratado primero de que "hacer creer" que el contrato de colaboración público-privada para acabar el hospital "era una chapuza jurídica", una postura que tuvieron que "abandonar" por tribunales y servicios jurídicos del Ejecutivo "les asestaran un durísimo golpe a su maltrecha credibilidad".

Pero, ha continuado, los socialistas "no cejaron en su empeño" y después intentaron "expandir el bulo de la privatización de Valdecilla" aunque también "sin la menor fortuna" ya que los ciudadanos que frecuentan el hospital "siguen disfrutando de una atención sanitaria pública, gratuita y de primerísima calidad".

Por ello, ha denunciado que el PSOE ha optado ahora por "las obras y la financiación". "Una batalla que el Partido Socialista en el Gobierno no está dispuesto a perder aunque para ello haya de acudir al engaño y a la más grosera manipulación", ha dicho.

En este punto, ha advertido a Real de que, hablando de Valdecilla "únicamente" para "destruir a su oponente político", se está "haciendo un flaco favor a sí misma, a su equipo, a la sanidad y a su Gobierno generando un problema de gestión donde no le hay". "Está perdiendo un tiempo precioso mirando para atrás y empeñando sus esfuerzos en embarrar el campo de juego en vez de en construir y más temprano que tarde le pasará factura", ha concluido.

Comentarios