miércoles. 28.09.2022
POLÍTICA

La falta de transparencia en Sodercan obligó a devolver fondos FEDER por 57.172,72 euros

Dos de las tres empresas que fueron invitadas a participar son "de la misma persona".

El informe europeo indica que se cometieron más de 15 irregularidades, entre las que destaca falta de información.

El consejero delegado de Sodercan, Salvador Blanco
El consejero delegado de Sodercan, Salvador Blanco

Un nuevo caso de irregularidades ha salpicado al consejero delegado de Sodercan, Salvador Blanco, durante su anterior etapa al frente de la empresa pública, en el Gobierno bipartito PRC-PSOE 2003-2011. Según denunció este lunes Podemos Cantabria, un informe europeo de SUDOE detectó más de quince irregularidades, entre ellas el “amaño” de un concurso en 2009 al presentar a tres empresas, dos de ellas “de la misma persona”, lo que ha obligado al Gobierno de Cantabria a devolver financiación europea.

Según dicho documento, al que ha tenido acceso este diario y que está fechado de junio de 2014, las tres empresas a las que hacía referencia Podemos son el Instituto RDI Cantabria, Dmuestra Consultores de Investigación y Desarrollo y Lykeion Gestión de Conocimiento. En efecto, la primera y la tercera coinciden tanto en su administrador único como en sus apoderados. La cantidad a devolver por parte de Cantabria de los fondos FEDER fue 57.172,72 euros.

El procedimiento, según la información consultada, fue entregar invitaciones a estas tres empresas para participar en el concurso sin ofrecer parámetros económicos o técnicos que permitieran un tratamiento del proceso de forma objetiva, y sin facilitar a las empresas la información necesaria.

El procedimiento fue entregar invitaciones a estas tres empresas para participar en el concurso sin ofrecer parámetros económicos o técnicos

Pero estas irregularidades van más allá. El documento aludido por la formación morada apunta al menos a 16 irregularidades que, en algunos casos, coinciden con lo señalado por la auditoría de la Intervención General de Cantabria, como en la falta de transparencia.

De hecho, el informe europeo especifica que “la falta de transparencia de todo el proceso pone en seria duda la adopción de un verdadero procedimiento negociado”, y hace especial hincapié en la “falta de igual tratamiento frente al resto de licitadores”, a los que no se les informa de los criterios de evaluación.

El equipo de control, además, deja meridianamente claro que los intentos de Sodercan por “introducir mejoras” en los procedimientos recogidos en el informe una vez se había denunciado la irregularidad “tampoco es un argumento válido”.

El informe también considera necesario recordar a Sodercan que “los poderes adjudicadores”, en este caso la empresa pública, deben dar a los operadores un “trato igualitario y no discriminatorio y obrarán con transparencia”, recordando en este sentido sentencias del Tribunal de Justicia.

El equipo de control europeo critica además la propuesta de Sodercan de no establecer una corrección financiera, pues dicha medida sería desproporcionada “a los hechos e irregularidades” detectados en el concurso. Es más, señala que “la suma global de las correcciones atribuidas de manera independiente a cada irregularidad alcanza casi el 100% de la financiación solicitada, lo que da una idea de la “gravedad de los hechos”.

Dichas invitaciones “no contemplan los aspectos económicos y técnicos ni se establecen las bases de negociación”

Todo ello lleva al organismo europeo a mantener la “descertificación de la totalidad del gasto declarado relacionado con el importe del contrato”.

Definición insuficiente del contrato

Las irregularidades cometidas por Sodercan bajo la dirección de Salvador Blanco proceden de las invitaciones que la empresa pública cursó a tres empresas, dos de ellas dirigidas por las mismas personas, y que según el informe han dado lugar a numerosas irregularidades. Una de las más extensas es la que hace referencia a la definición del contrato, que se considera insuficiente.

De nuevo, y a pesar de las alegaciones de Sodercan para defender su forma de actuar, el equipo de control niega los argumentos al considerar que dichas invitaciones “no contemplan los aspectos económicos y técnicos ni se establecen las bases de negociación” que puedan dar lugar, posteriormente, a la elección de una u otra empresa en base a criterios objetivos.

De hecho, como indica el informe, la propia Junta Consultiva de Contratación establece que estos criterios “servirán de base para la adjudicación del contrato”, por lo que, argumenta el texto, si no se señalan los aspectos técnicos y económicos “se deja sin cumplir el elemento caracterizador del procedimiento”. En este sentido, tampoco considera válido el argumento de que toda la información estaba en la página web, pues aquí no hay “elementos objetivamente suficientes para atender los mínimos requisitos” que exige el procedimiento.

En relación con esta irregularidad el equipo de control apunta a la ausencia de criterios de adjudicación del concurso, argumentando que es “obligación inexcusable informar de los criterios objetivos y mesurables” que condicionan la adjudicación.

Invitaciones

El documento de SUDOE, por otro lado, entra de lleno en las propias invitaciones de Sodercan a las tres empresas. Mientras la empresa pública asegura que se entregaron con tiempo suficiente y datos de contacto para obtener información adicional, el texto señala una “ausencia evidente de documentación que sirviese de base al procedimiento y estableciera las condiciones de negociación”.

Asimismo, considera que “no hay prueba documental” no solo de que los licitadores recibieran la documentación con tiempo suficiente, sino que ni siquiera hay constancia de que llegaran a recibirla.

Comentarios