jueves 21/10/21
POLÍTICA

Iglesias ve "enormes avances" en el nuevo PSOE e insta a trabajar "de igual a igual" en otra moción de censura

Rafael Hernando provoca protestas tras aludir a la "relación" del líder de Podemos y Montero.

El Pleno del Congreso tumba sin sorpresas la moción de censura contra Rajoy.

iglesiasabalos
Pablo Iglesias y José Luis Ábalos

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se ha mostrado este miércoles conciliador con el "nuevo PSOE", en el que ve "grandes avances" tras la vuelta de Pedro Sánchez al liderazgo de los socialistas, e incluso ha pedido aprovechar el verano para trabajar, eso sí, "de igual a igual", en la presentación "urgente" de una nueva moción de censura para echar al PP del Gobierno. "Pienso que los cambios van en una dirección interesante que puede hacer caminar en algo urgente, más allá del buen tono, y tiene que ver con la tarea urgente de desalojar a estos señores del Gobierno porque están poniendo en peligro la democracia", ha asegurado durante su réplica al portavoz provisional de los socialistas en el Congreso, José Luis Ábalos, durante el debate de lo moción de censura.

Iglesias considera un "enorme avance" que Ábalos cuestione a Cs por sostener al PP a pesar de la corrupción

El líder de Podemos se ha deshecho en halagos con "el nuevo PSOE", ha agradecido "el buen tono", y ha celebrado que "tanto el contenido como las formas contrastan notablemente" con la senda que había seguido hasta ahora el PSOE. "Creo que compartimos diagnóstico", ha apostillado. "Ha sido muy valiente en señalar que el PP está utilizando las instituciones para proteger a los corruptos", ha alabado. En concreto, Iglesias considera un "enorme avance" que Ábalos haya cuestionado a Ciudadanos por sostener al PP a pesar de los casos de corrupción, ya que Podemos considera que no se puede contar con el partido 'naranja' para perseguir el cambio. Esta actitud de quien será 'número dos' del PSOE señala, a su juicio, "enormes campos políticos de posibles acuerdos en el futuro". "Ha dicho que es justo censurar a este Gobierno, se lo agradezco, y también que trabajemos para construir mayorías. Le tomo la palabra y nos comprometemos con este PSOE a trabajar por esa mayoría alternativa que pueda sacar a este Gobierno de las instituciones", ha señalado, para añadir que ese trabajo conjunto debe empezar este mismo verano.

En su turno de réplica, el portavoz socialista ha reafirmado que "comparten diagnóstico" con Podemos y la necesidad de construir una mayoría alternativa para echar al PP del Gobierno, pero ha querido mostrar también su malestar por las críticas que Iglesias ha realizado a los "compañeros" que el líder de Podemos enmarca en el viejo PSOE, como el anterior portavoz parlamentario Antonio Hernando, o el secretario general de Grupo Socialista, Miguel Ángel Heredia, muy próximo a la presidenta andaluza, Susana Díaz. "Yo puedo discrepar mucho de mis compañeros, a veces a niveles que nadie puede entender, pero son mis compañeros, y no me gusta que alguien enjuicie la actitud de mis compañeros", ha señalado Ábalos, quien también ha querido sacar pecho de los 138 años de historia de su partido. "Este es el instrumento de la clase trabajadora y así queremos permanecer", ha defendido. Además, ha defendido el acuerdo al que el PSOE llegó con Ciudadanos tras las elecciones de diciembre de 2015, alejándose así de la postura de Iglesias, que descarta cualquier acuerdo con el partido de Albert Rivera para sacar al PP. "Sabemos que Ciudadanos no está a la izquierda, pero hay momentos en la política en que hay que sumar y abrir escenarios, sobre todo cuando se trata de regenerar", ha argumentado.

También ha justificado la decisión del diputado de su socio electoral de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, de permitir con su abstención que Rajoy sacara adelante sus Presupuestos. "Ya quisieran muchos diputados territoriales llevarse a su tierra lo que se ha llevado. Y encima votó 'no' a la investidura", ha asegurado. "Barato no ha salido", ha bromeado. De este modo, Ábalos ha querido marcar cierta distancia con Podemos ya que, según ha reiterado en su turno de réplica, en el PSOE no terminan de fiarse de sus intenciones, aunque compartan diagnóstico e incluso propuestas. "Ahora, conocido el tema, vayamos a ver qué hacemos. A lo mejor en las propuestas tampoco discrepamos tanto, luego tendremos que pensar qué ánima hay por ahí. Al final es un problema de voluntad, de interés partidista, de tirarnos de la pista. Creo que ha sido así", ha asegurado, tras cuestionar los motivos de Iglesias para presentar la moción, al verle más interesado en marcar la agenda del PSOE que en echar al PP. A pesar de las reservas que ha manifestado Ábalos hacia Podemos, Iglesias se ha reafirmado en su tono conciliador y, al volver a tomar la palabra, ha pedido "disculpas" por haber podido ofender a alguno de sus compañeros. "Tengo un enorme respeto por su partido", ha asegurado. Asimismo, ha vuelto a insistir en que el portavoz socialista ha dicho cosas que le han gustado porque le hacen "imaginar" que "a lo mejor" PSOE y Podemos se pueden entender. Eso sí, mirándose todos "desde el respeto" y "de igual a igual".

Iglesias dice que Cs "no sirve en política" más que para ser "la muleta" del PP

Por el contrario, Iglesias, ha dirigido un discurso despectivo hacia el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, al que ha acusado de no haber leído los libros que cita, de ser un producto de 'marketing' y de dirigir un partido que "no sirve en política" más que para ser "la muleta" del PP. Rivera le ha replicado que la "máxima" responsabilidad de que sea Mariano Rajoy quien gobierna es de Podemos, por haber votado 'no' a la investidura de Pedro Sánchez, y le ha avisado que con la "humildad" y "mesura" que ha desplegado este miércoles pone difícil llegar a acuerdos en el futuro. El dirigente de Ciudadanos le ha achacado a Iglesias que no haya presentado propuestas en sus intervenciones en el Congreso más allá de dar "una misa laica" y "lecciones" a los demás, y le ha advertido de que no puede llegar a gobernar porque no tiene proyecto de nación. Iglesias se ha mostrado burlón con Rivera, al que ha llegado a recomendar "que estudie" porque cree que cita a autores y obras que no ha leído y porque hacer política "no es lo mismo que vender productos bancarios", en referencia a la antigua profesión del líder naranja.

Rafael Hernando

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ha provocado protestas entre los diputados de Podemos al aludir a la "relación" entre el secretario general del partido morado, Pablo Iglesias, y su portavoz parlamentaria, Irene Montero. "Hay quien dice que estuvo mejor la señora Montero que usted. No diré eso porque no sé qué voy a provocar en esa relación", ha espetado Hernando a Iglesias durante su réplica en la moción de censura a Mariano Rajoy que se celebra en la Cámara Baja. Esa afirmación ha provocado que se revuelvan los parlamentarios de Podemos y, ante el murmullo en la Cámara, la propia presidenta del Congreso ha pedido silencio y ha afirmado rotunda que no iba a permitir que la sesión se convirtiera bajo ningún concepto "en un circo" ni en una "taberna".

Hernando ha asegurado después que él no iba a "montar numeritos" cuando le cortan la palabra porque era "normal" en el Parlamento, y ha señalado que si se habían "ofendido" por sus últimas palabras, pedía "excusas". "Hablaba de una relación sencillamente política", ha apostillado. Dicho esto, el portavoz del Grupo Popular ha afirmado que él tenía en "una gran estima" a Montero, que es una "buena portavoz" parlamentaria. "Creo que le quedan muchas cosas por hacer en esta Cámara", ha manifestado, para añadir que, entre otras, podría "entenderse también con el PP" y "romper sus prejuicios". En su segundo turno, Iglesias -que ha subido a la tribuna visiblemente molesto- ha señalado que si le diera una "réplica excesiva" a Hernando estaría "legitimando" su estilo y una manera de hacer parlamentarismo que, a su juicio, "no se merece" la Cámara. "Voy a decir algo en lo que estoy de acuerdo con usted. Ha dicho que España es un gran país, pero sin ustedes lo sería todavía mejor", ha concluido Pablo Iglesias, poniendo el broche final a un debate que se ha prolongado casi 16 horas.

Rechazada la moción de censura

El Pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado este miércoles sin sorpresas la moción de censura planteada por Unidos Podemos contra Mariano Rajoy. El candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, se ha quedado en 82 votos, mientras que 170 diputados han votado en contra y otros se han abstenido. Conforme al reglamento, la votación de la moción de censura, como ocurre en las sesiones de investidura, es pública y por llamamiento, lo que significa que se va nombrando a los diputados para que, puestos en pie desde su escaño, digan su voto en voz alta. El inicio de la votación se ha determinado por sorteo, y en este caso ha comenzado con el diputado del PP por Valencia Juan Vicente Pérez Arias, que al ser llamado ha dicho 'No' a Pablo Iglesias. Tras las casi 16 horas de debate, los diputados del Congreso han ido levantándose para anunciar su voto y, al final, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha informado del resultado. Así, la candidatura de Pablo Iglesias ha obtenido 82 votos a favor de los 67 diputados del grupo de Unidos Podemos-En Comú-En Marea, los cuatro de su socio electoral de Compromís, los nueve de Esquerra (ERC) y los dos de EH Bildu. En contra de la moción han votado 170 diputados del PP (134), Ciudadanos (32), UPN (2), Foro Asturias (1) y Coalición Canaria (1). En la votación se han abstenido los otros 97 diputados presentes, del PSOE (84), PDeCAT (8), PNV (5) y Nueva Canarias. Para relevar a Mariano Rajoy, el candidato de Unidos Podemos necesitaba reunir la mayoría absoluta de la Cámara, 176 votos, y como no lo ha logrado, Ana Pastor ha dado por rechazada la iniciativa. Por tanto, la moción de censura de Pablo Iglesias ha seguido la misma estela que las dos precedentes, la de 1980 y la de 1987, que fueron rechazadas. En concreto, en 1980, Felipe González logró el respaldo de 152 diputados, frente al rechazo de 168 y la abstención de otros 21 -en la sesión se registraron 11 ausencias-. Siete años después, en 1987, sólo 66 diputados votaron a favor del candidato Antonio Hernández-Mancha, frente a los 195 que lo hicieron en contra y los 71 que se abstuvieron.