viernes 22/10/21
POLÍTICA

El Gobierno escoge la opción más beneficiosa para la empresa adjudicataria del puerto de Laredo

El Ejecutivo aprueba resolver la concesión de la obra, aunque no aclara cuánto va a costar a los cántabros esta medida duramente criticada por toda la oposición.

Puerto deportivo de Laredo
Puerto deportivo de Laredo

El Gobierno de Cantabria ha acordado este jueves, en su reunión semanal del Consejo, dar luz verde a la resolución de la concesión del puerto de Laredo. Al mismo tiempo, el consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón, ha comparecido en Comisión parlamentaria a petición propia para explicar tal decisión. Sin embargo, las explicaciones de un proyecto fallido que ha costado a la región 45 millones de euros en inversión no han convencido a la oposición.

En este sentido, todos los partidos de la oposición, incluso aquellos que han apoyado tácitamente la formación del Ejecutivo regional, han criticado una decisión que, como ha defendido el PP, beneficia más a la empresa concesionaria, la UTE Marina de Laredo, que va a "recibir más dinero", que a la sociedad cántabra.

Hay que recordar que el concurso de acreedores presentado por esta empresa formada por FCC Construcción, Ascan y Puntida, es una condición recogida en el contrato como modificación del mismo, lo que conllevaría una hipotética indemnización a la empresa de, aproximadamente, 50 millones de euros por la liquidación de la misma.

La decisión del Ejecutivo autonómico no ha sentado nada bien a los partidos que tienen representación en el Parlamento, salvo a PSOE y PRC, que han defendido como han podido la medida. El rechazo generalizado también ha incluido a Podemos, que facilitó la investidura de Miguel Ángel Revilla como presidente y que ha exigido acudir a la vía judicial para solventar la situación en que se encuentra el puerto.

"Que resuelva la justicia, que es quien tiene que resolver los contratos, y no el Consejo de Gobierno", ha reivindicado su secretario general, José Ramón Blanco.

Puerto extraordinario sin barcos

Blanco ha dicho también que no le "parece tan extraordinaria la obra" como ha manifestado el consejero, sino que el puerto de Laredo le "recuerda" a un "aeropuerto sin aviones" o "autopistas sin coches". En Cantabria, ha dicho, "no vamos a ser menos" y "tenemos un puerto extraordinario sin barcos". Pero el consejero ha replicado que "no es el aeropuerto de Castellón, ni mucho menos. Ni el de Ciudad Real".

Mientras, Gómez no se ha mostrado "optimista" como el consejero, puesto que cree que "a corto plazo" la infraestructura pejina "sí va a costar dinero". "Y mucho", ha remachado.

Por eso, ha reiterado que "dejando de lado" la vía de resolver el contrato se podría haber "ahorrado un perjuicio económico a Cantabria", ya que la coyuntura de la región no es como "para tirar cohetes".

Por su parte, el PP ha destacado que la resolución, además de beneficiar a la concesionaria, "no perjudica" a la persona que fue el máximo responsable ejecutivo de Marina de Laredo y edil regionalista en la villa, Antonio Luis Bocanegra.

A juicio de este partido, "las siglas" que han "imposibilitado" el funcionamiento del proyecto han sido las del "PRC". Además, se ha mostrado convencido de que se va a hablar "largo y tendido" a lo largo de la legislatura de esta infraestructura.

Una maravilla

La postura de los partidos contrasta, como era de esperar, con lo defendido por José María Mazón, quien durante su intervención, y tras repasar los principales hitos y "pleitos internos" que han marcado el proyecto, se ha mostrado optimista y ha apostado de nuevo por "ponerlo en marcha de la mejor manera y cuanto antes", pues el puerto es "una maravilla" y ofrece posibilidades "extraordinarias".

Además, ha querido quitar hierro a la decisión, que supondrá al Gobierno y a los cántabros una nueva inversión económica millonaria, al asegurar que "la diferencia económica" al optar por resolver el contrato "probablemente no sea tan grande". Y, "aunque cueste algo de dinero", ha apostillado, se va a "recuperar con creces". También ha aclarado que no se puede acudir a la justicia directamente, sino que hay que esperar a que se agote la vía administrativa, a cuyo término probablemente también se acabe en vía judicial.

De todas formas, el consejero regionalista se ha mostrado partidario de "intentar un diseño" para que la solución al contrato del puerto de Laredo "no cueste dinero", ni siquiera "a corto plazo", y que se pueda "arreglar" el problema en unos meses, según ha comentado.

En este sentido, hay que señalar que el puerto, adjudicado en 2005 con un coste de 64 millones de euros, cuenta con una inversión pública de 45. Datos que, según Mazón, no hacen de esta una "obra faraónica", como afirma Podemos, sino que es una "inversión productiva y recuperable" de la que hay que estar "orgullosos", porque tiene "un futuro prometedor enorme".

El consejero también ha negado que sea "un gasto", como ha apuntado a Ciudadanos. Pero el portavoz de este último partido, Rubén Gómez, cree que resolver el contrato ocasionará un "perjuicio económico", de ahí que haya planteado también optar por la vía posible, es decir, esperar al informe del Consejo de Estado.

Y a su juicio, lo que es "extraordinario" en el puerto de Laredo es el "tiempo" que ha pasado sin que se resuelvan los "problemas" que se han generado en torno a este proyecto. El diputado de C's ha comentado asimismo que "vamos a tener dos puertos de lujo en España: Puerto Banús y el puerto de Laredo".

Apoyo de PSOE y PRC

Mientras, desde los grupos que apoyan al Ejecutivo, PRC y PSOE, la parlamentaria socialista Silvia Abascal ha instado al nuevo Gobierno a que "coja el marrón" que, ha dicho, "no supo resolver" la anterior administración del PP de Ignacio Diego.

También ha pedido que la solución que se adopte se "ajuste a la legalidad" y se decida también "lo menos lesivo" para los intereses de la región. "Dan ganas de llorar cuando se ve el puerto sin barcos", ha apostillado la diputada del PSOE, para quien estas instalaciones deben convertirse en "algo rentable" y ser un "motor" para la economía de la comarca oriental y del conjunto de Cantabria.

De su lado, el portavoz regionalista, Pedro Hernando, cree que el "problema fundamental" del puerto pejino no es de carácter jurídico, económico o social, sino "de siglas", las del "Partido Popular", porque -ha dicho- "nunca han creído" en el proyecto y han puesto "todas las trabas" a su desarrollo.

"Ni querían, ni han querido, ni quieren", ha sentenciado el parlamentario del PRC, para quien esta obra también debe ser "un motor económico". De todas formas, Hernando ha recordado que el puerto no sólo es deportivo, sino pesquero, ámbito este último en el que es "de referencia" para la economía regional, ya que este año casi se han alcanzado los 7 millones de ventas.

Comentarios