sábado 21/5/22

La fragmentación de la derecha le ha pasado factura también en Cantabria. El PP perdió ayer 62.584 votos en Cantabria con respecto a las pasadas generales de 2016, mientras que el conjunto del denominado trío de Colón (PP + Cs + Vox) se dejó 17.817 sufragios con respecto a aquellos comicios. El PP baja casi 20 puntos porcentuales –del 41,55% de 2016 (140.252 votos) al 21,71% de ayer (77.668)–, mientras que el trío de Colón cae más de ocho –del 56,16% de 2016 (189.591 votos) al 48,01% de ayer (171.774)–, a pesar de la subida de casi 11 puntos del partido ultraderechista Vox –del 0,21% de 2016 (713 votos) al 11,16% de ayer (39.945)– y la de menos de un punto de Cs –del 14,40% de 2016 (48.626) al 15,14% de ayer (54.161)–.

El PP, que había ganado las últimas siete generales en Cantabria, ha perdido casi la mitad de sus apoyos en estas de 2019

El PP, que había ganado las últimas siete generales en Cantabria –las de 1996, 2000, 2004, 2008, 2011, 2015 y 2016–, ha perdido casi la mitad de sus apoyos en estas de 2019. Y la presidenta del PP de Cantabria y candidata del partido a la Presidencia de Cantabria en las autonómicas del próximo 26 de mayo, María José Sáenz de Buruaga, y el cabeza de lista al Congreso en las generales, Diego Movellán –el único miembro de la lista del PP de Cantabria que ha obtenido un escaño en el Congreso–, acusaron anoche mismo el golpe, que achacaron a la división del voto de lo que llamaron “centro-derecha” –que habría servido para “aupar” a la izquierda tanto en Cantabria como en el conjunto del Estado– y fundamentalmente a la irrupción de Vox. “Vox nos ha quitado un diputado y se lo ha dado al PSOE”, lamentó Buruaga, que destacó que con 13.000 de los casi 40.000 votos del partido ultraderechista –que aun así se ha quedado sin escaño en el Congreso por Cantabria–, el PP habría ganado las generales en Cantabria y obtenido dos escaños. A pesar de la derrota –a la que se suma que tres de los cuatro senadores electos por Cantabria serán del PSOE y sólo uno del PP, justo al revés que en las generales de 2016– y a la sangría de votos, Buruaga insiste en que el PP sigue siendo el “principal referente” de lo que llamó “centro-derecha” tanto en Cantabria como en España.

En cualquier caso, el PP ha perdido las generales en el conjunto estatal, en el conjunto autonómico y en los municipios más poblados de Cantabria: Santander –la capital y hasta ahora su gran feudo, donde por primera vez desde las generales de 1986 ha quedado segundo, tras el PSOE, y ha bajado más de 20 puntos con respecto a las de 2016–, Torrelavega –donde ha caído más de 16 puntos–, Castro Urdiales –más de 15–, Camargo –más de 18–, Piélagos –más de 20–, Astillero –más de 18–, Laredo –más de 18–, Santoña –más de 21– y Los Corrales de Buelna –más de 18–. El municipio más poblado de Cantabria donde el PP ha sido la lista más votada es Reinosa, aunque también en la capital campurriana ha bajado más de 20 puntos con respecto a 2016.

Buruaga achaca esta sangría a la irrupción de Vox, cuyos candidatos al Congreso, Emilio del Valle, y al Senado, José Joaquín Bengochea, por Cantabria y el presidente del partido ultraderechista en la comunidad autónoma, Ricardo Garrudo, trataron anoche de mostrarse satisfechos a pesar de que no obtuvieron ningún escaño y de que sus caras, como las de Buruaga o Movellán, y las de los afiliados y simpatizantes que se acercaron hasta sus respectivos cuarteles generales, ambos en El Sardinero y a sólo unos pocos metros de distancia, lo decían todo.

Comentarios