viernes 17/9/21
POLÍTICA

Diego avisa a Revilla: el encuentro con Rajoy no va a lograr ningún compromiso para Cantabria

El Gobierno ha asegurado que la reunión es "más necesaria que nunca" ante la "negativa" del Ministerio de Fomento a "concretar plazos y presupuesto" para la alta velocidad.

El presidente del PP en Cantabria, Ignacio Diego
El presidente del PP en Cantabria, Ignacio Diego

Después de meses de espera, de solicitarlo a través de cartas y medios de comunicación, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha logrado que el jefe del Ejecutivo central, Mariano Rajoy, le reciba en Moncloa. Sin embargo, para el presidente del PP regional, Ignacio Diego, que Revilla plantee para este encuentro necesidades de la región como la finalización de las obras de Valdecilla y la alta velocidad es “innecesario”, en tanto en cuanto son proyectos que ya están en marcha.

En este sentido, ha asegurado que “la visita no puede servir para adornarse con méritos ajenos”, y “no puede servir para dar rienda suelta a intereses de tipo personalista o partidista”. "Es la primera vez que (Revilla) acude a La Moncloa con sus principales peticiones, el tren a Cantabria y la financiación de Valdecilla, ya gestionadas y ya realizadas, o en vías de realización, al menos", ha afirmado Diego. Dos peticiones que, además, “tienen más mérito” porque se llevaron a cabo en la legislatura del PP, “con dificultades económicas gravísimas”.

El líder ‘popular’ ha aprovechado esta crítica a la iniciativa del Gobierno regional para ensalzar su gestión en la anterior legislatura. Así, ha afirmado que la petición de que el tren de altas prestaciones, que permitiría conectar Santander y Madrid en menos de tres horas, llegue a Cantabria “se apoya en una iniciativa aprobada por unanimidad”, y que además es la misma que el PP presentó “hace quince días y que fue rechazada solo porque era del Partido Popular”.

A su juicio, la reivindicación de Revilla en este sentido carece de validez desde el momento en que el proyecto no avanzó durante su anterior etapa en el Ejecutivo regional y, sobre todo, “no se hizo nada con el Gobierno” de José Luis Rodríguez Zapatero. En este sentido, ha recordado que el regionalista, “cada dos años”, amenazaba con enfadarse si no se cumplían sus expectativas. “Se frustraban las expectativas, y solo día que se enfadaba. Tenía las herramientas necesarias para forzar la situación: cesar a la mitad del Gobierno de Cantabria”, ha argumentado Diego.

Sin embargo, la alta velocidad tampoco ha llegado a Cantabria durante el Ejecutivo del PP. Diego ha defendido que su Gobierno ha logrado que se incluya en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016 una partida de “un millón de euros para la tramitación administrativa” de un proyecto alternativo, algo que no se había hecho hasta ahora y que, de todas formas, no representa un compromiso en firme con la Comunidad Autónoma por parte del Gobierno de Rajoy.

“Mi Gobierno” resolutivo y fuerte

Lo que sí ha dejado claro Ignacio Diego, como ha reiterado en las últimas semanas, es que “Cantabria tuvo un Gobierno fuerte, que se hizo escuchar”. En concreto, “mi Gobierno”. Este cambio de expresión, que ha sustituido a la de “el Gobierno del PP”, se ha producido en el contexto de los logros obtenidos en relación a la financiación de Valdecilla, que ha defendido como “un hecho indiscutible que hemos logrado 28+28+22 millones de euros”.

Pero esta financiación del Estado, realizada durante el Gobierno de Rajoy, no completa el presupuesto total de las obras del nuevo Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, siendo necesarios todavía otros 22 millones de euros. En este sentido, Diego ha asegurado que existe un compromiso para que lleguen, aunque no hay ningún documento firmado a este respecto.

Asimismo, el líder del PP en Cantabria no ha querido incidir en el hecho de que el Gobierno central no tenía prevista una partida para Valdecilla en los PGE, siendo necesaria una enmienda posterior que, además de ser menor que en años anteriores, no cubre el total de la inversión restante para el hospital.

“A Revilla le negaron una y otra vez la financiación, que vuelve a conseguirse con mi Gobierno”, ha enfatizado Diego, algo que se sumaría a las obras paradas en Cantabria que “fueron resueltas por el Gobierno del PP”.

Sugerencias

El líder del PP en Cantabria ha aprovechado para sugerir algunas reivindicaciones que, a su juicio, sí son necesarias para la región. Diego ha opinado que debería reclamar, en relación con el tren de altas prestaciones, que se  dé "trascendencia, importancia y que se priorice" todo lo relativo a la obra y a la gestión administrativa que debe realizarse, lo que se traduce en una forma de reivindicar algo que ya está en marcha, como el propio Diego ha expresado.

Además, Diego ha opinado que Revilla también debería reivindicar ante Rajoy la variante de Barreda, para resolver los atascos que se generan, una obra que en la que “ya hicimos gestiones”.

Zapatero, en el centro

Aunque lo que más ha destacado Ignacio Diego es la falta de compromiso que, a su juicio, tuvo el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero con la región, en contraposición con lo que supuestamente ha hecho Rajoy por Cantabria.

Así, ha llegado a afirmar que “en el PP constatamos una deslealtad institucional de Zapatero”, que no quiso reunirse con el líder de los ‘populares’ cántabros cuando accedió al Gobierno. El presidente del PP regional ha subrayado que mientras que Rajoy "tiene a bien" ahora reunirse con Revilla, a él Rodríguez Zapatero no le recibió como presidente de Cantabria.

Sin embargo, también ha recordado que en diciembre de 2010 Zapatero “no quiso reunirse” con el actual presidente de Cantabria.

Reacción del Gobierno

En respuesta a estas afirmaciones, el Gobierno de Cantabria ha asegurado que la reunión es "más necesaria que nunca", algo que se justifica en la "negativa" del Ministerio de Fomento a "concretar plazos y presupuesto" para la construcción del tren de altas prestaciones, así como en el "recorte de más de un 10%" de las inversiones del Estado en Cantabria que prevén los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Asimismo, El Ejecutivo ha recomendado a Diego que "hable menos y trabaje más" para lograr que Madrid "atienda de una vez las reivindicaciones de Cantabria".

El Gobierno ha criticado que Diego, tras no haber "logrado absolutamente nada" durante sus cuatro años de mandato al frente del Gobierno regional, intente ahora "restar importancia a las legítimas demandas" que la Comunidad Autónoma tiene planteadas ante el Estado y que hasta ahora "no han recibido la respuesta que merecen".

De hecho, ha recalcado que la mejora de la conexión ferroviaria con Madrid "está muy lejos de encontrarse encauzada" puesto que la ministra de Fomento, Ana Pastor, "eludió compromisos concretos" sobre el tren de tres horas a Madrid.

Para el Ejecutivo, esa "negativa" de Pastor a fijar plazos, sumada a la "ausencia" de partidas económicas en el presupuesto de 2016, "reafirma la necesidad de trasladar la reivindicación al presidente del Gobierno para tratar de evitar otro año en blanco y un nuevo retraso de esta infraestructura que profundice en el agravio que ya están sufriendo los cántabros al ver cómo las obras del AVE avanzan en el resto de las regiones de la cornisa Cantábrica".

Por otro lado, el Gobierno considera "patético y lamentable" que Diego "alardee" de la conclusión de las obras del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla "a costa de un contrato" que, a juicio del bipartito, "ha puesto el hospital en manos de una empresa privada y por el que los cántabros están pagando una hipoteca de 800 millones de euros". Y ello --dice-- sin que el Estado haya cumplido a día de hoy el "compromiso" para financiar el proyecto en su integridad".

"Revilla no va a conformarse con 78 millones, cuando el propio Ignacio Diego cuantificó en casi 200 millones la cuantía del desfase a pagar por el Gobierno central", ha subrayado.

Finalmente, el Ejecutivo ha invitado al presidente del PP a "sumarse" a las "reivindicaciones legítimas" de los cántabros ante el Estado, en lugar de "negarlas e ignorarlas" como, según el bipartio, hizo el 'popular' durante su etapa al frente del Gobierno de Cantabria.

Y el Gobierno regional ha advertido a Diego que su "actitud complaciente y pelota" solo "le mereció el castigo de los ciudadanos en las urnas, con la pérdida de 7 escaños". "Si hubiera logrado todo lo que ahora dice que logró, no habría perdido más de 50.000 votos, como le ocurrió en las elecciones del pasado mes de mayo", ha concluido.

Comentarios