martes 15/6/21
CAROLINA BESCANSA

“Cuando arrancó esta legislatura ya tenía olor a capítulo final del régimen del 78”

La diputada y cofundadora de Podemos defiende que el cambio político en España llegará “más pronto que tarde”, y considera que el revuelo generado en torno a Rita Barberá responde más a la “mala conciencia de dirigentes del PP” que a su trascendencia.

La diputada nacional de Podemos Carolina Bescansa, junto al secretario general del partido en Cantabria, Julio Revuelta
La diputada nacional de Podemos Carolina Bescansa, junto al secretario general del partido en Cantabria, Julio Revuelta

La diputada del Congreso y cofundadora de Podemos, Carolina Bescansa (Santiago de Compostela, 1971), ha pasado por Santander para participar en la apertura del II Foro Cántabro por el Cambio, en el que han participado el secretario general del partido morado en la región, Julio Revuelta, y la diputada nacional por Cantabria, Rosana Alonso. A través de diferentes mesas sobre educación, política, economía o sociedad, esta cita aborda las necesidades de Cantabria y España. Precisamente ese cambio del que se debate en el Colegio Público Cisneros es el que la socióloga y politóloga considera no solo posible, sino que está cerca. A su juicio, lo más urgente es comprender que el nuevo modelo de país que propone Podemos debe llegar con la “construcción democrática y activa de una sociedad organizada”, y considera que la decisión del PSOE le alinea con el mantenimiento del “régimen del 78” y en contra de ese cambio.

Bescansa defiende el debate abierto generado en su partido que en ningún caso representa una ruptura, y que aunque se centra en las figuras de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, en realidad implica a muchas personas dentro del partido. Asimismo, ha achacado el revuelo entorno a la muerte de Rita Barberá a una “mala conciencia de los dirigentes del PP” más que a la trascendencia política, “que no la tiene”.

Ha abierto usted el II Foro Cántabro por el Cambio. Con lo ocurrido en los últimos meses, ¿es posible ese cambio?

Con el apoyo a Rajoy el PSOE se convierte en dintel del régimen del 78, y ha pasado a formar parte del problema y no de la solución

Indiscutiblemente. Es posible, lo que ocurre es que durante todo el año 2016 se ha dudado sobre si el PSOE iba a ser aliado u obstáculo en ese cambio, y ha tardado mucho tiempo en decidir de qué lado quería estar. Finalmente ha decidido que se posicionaba del lado del PP y del mantenimiento del régimen. Se convertían en dintel de ese régimen y del gobierno de Mariano Rajoy, y ha pasado a formar parte del problema y no de la solución. Pero el cambio llegará, más temprano que tarde.

En este foro se habla de educación, de las necesidades sociales, económicas, etc. ¿Qué es lo más urgente en ese cambio?

Creo que lo más urgente es entender que ese cambio va a venir de la construcción democrática y activa de una sociedad organizada. La creación de espacios como este Foro, la relación con las asociaciones vecinales o los movimientos vecinales son las claves para que sea posible construir ese cambio. Es cierto que hemos conseguido acumular en dos años una fuerza electoral de cinco millones de personas, pero aunque hubiésemos subido a seis o siete eso no habría sido suficiente para llevar a cabo el cambio político de la magnitud que estamos planteando. Para eso hace falta una enorme fuerza social, y eso se consigue día a día, pasito a pasito, con cada inscrito, creando debates ciudadanos, acción política en las calles. Hay muchos ejemplos de lo que la sociedad civil hace todos los días por transformar en un sentido profundo y más justo nuestra sociedad. Lo que tenemos que hacer es trabajar codo con codo con esa sociedad civil organizada.

A principios de 2017 se celebra una nueva Asamblea estatal de Podemos. ¿Es real la división de ideas dentro del partido?

En Podemos hay un acuerdo de fondo muy claro. A partir de ahí, hay distintas posiciones sobre cuál es la mejor estrategia para conseguir los objetivos

Otra de las muchas cosas distintas que hemos hecho en Podemos ha sido tener nuestros debates políticos en abierto. Es evidente que hay un debate con distintos planteamientos entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, pero también es evidente que no es solo entre ellos, sino que ahí están muchas personas que tenemos distintos enfoques y distintos puntos de vista sobre cómo organizar la estrategia del partido. En Podemos hay un acuerdo de fondo muy claro que se vertebra en tres ideas básicas muy importantes: la garantía de los derechos sociales con acuerdos transversales, la lucha contra la corrupción y la recuperación de la soberanía popular, que implica un nuevo marco internacional para nuestro país. A partir de estos acuerdos, que pasan también por la refundación del Estado en términos institucionales, hay distintas posiciones sobre cuál es la mejor estrategia para conseguir esos objetivos, y eso es un debate abierto.

La diputada nacional y cofundadora de Podemos, Carolina Bescansa

Se está hablando y reflexionando mucho sobre la muerte de Rita Barberá y sus posibles consecuencias. ¿No se está utilizando mucho su figura para defender determinados intereses?

Me sorprende. Me parece que la muerte de Rita Barberá no es un acontecimiento político, sino personal que afecta a su familia. Por lo tanto, tiene enormes efectos en sus más allegados, pero en términos políticos no tiene recorrido. Sinceramente, este revuelto y escándalo en torno a su muerte responde más a la mala conciencia de muchos de los responsables dirigentes políticos del PP que a la trascendencia política de este hecho, que creo que no la tiene. Otra cosa es la trascendencia personal para sus amigos y familiares, hacia los que siento un profundo respeto.

¿Cómo calificaría la relación de fuerzas actual del Congreso? ¿Cree posibles los cambios que defiende su partido?

Este revuelto y escándalo en torno a la muerte de Barberá responde más a la mala conciencia de muchos de los responsables dirigentes políticos del PP que a la trascendencia política

Mariano Rajoy dijo la verdad en el discurso de la segunda votación de investidura. Cuando el 28 de octubre fue elegido Presidente planteó algo que es obvio, y es que apoyar una investidura, como lo hizo el PSOE, implica también apoyar los Presupuestos Generales del Estado, la constitución de un Gobierno y el ejercicio del mismo. Por tanto, cuando el PSOE decidió facilitar el Gobierno del PP y obstaculizar una alternativa de los socialistas con Podemos, no es que haya buscado con su voto facilitar esta investidura, es que ha apoyado un Gobierno. Y Rajoy lo explicó con mucha nitidez. Lo que hizo el PSOE fue permitir y apoyar que el PP gobierne en este país hasta el 2020, y eso debemos tenerlo muy claro.

Las últimas encuestas confirman a Podemos como segunda fuerza política. Si eso ocurre, ¿sería posible un acuerdo con el PSOE en una alianza de izquierdas?

Llevamos mucho tiempo tratando de impugnar las categorías de izquierda y derecha, y en la calle todo el mundo tiene claro que están impugnadas, pero si alguien tenía dudas el último comportamiento del PSOE, permitiendo el gobierno del PP, invalida definitivamente el eje izquierda-derecha como eje de comprensión del sistema político español. Las encuestas hay que leerlas con mucha cautela, y de aquí a las próximas elecciones las cosas pueden cambiar mucho, pero creo que esta es la última legislatura del régimen del 78. Cuando esta legislatura arrancó tenía olor a capítulo final, la última de una etapa en la historia de nuestro país, y lo que toca ahora es poner todos los ladrillos para construir la nueva arquitectura política, institucional y económica de la nueva España que está por venir, y que espero que se construya con cimientos mucho más democráticos.

Este sábado se ha conocido el fallecimiento de Fidel Castro. ¿En qué medida puede afectar eso a las relaciones internacionales?

Creo que hay personas y hechos históricos, como la Revolución Cubana, que cambiaron el rumbo del siglo XX, y posiblemente del mundo. Son procesos y personalidades que constituyen un antes y un después. Es imposible comprender la geopolítica mundial de la segunda mitad del siglo XX sin pasar por esta revolución, por el proceso de cambio en América Latina y por los efectos que Fidel Castro tuvo en la región. Es un proceso con luces y sombras, pero hoy se cierra un ciclo de la historia del pueblo cubano. Su fallecimiento hace recordar, y creo que generará una pedagogía que es buena para entender lo que Cuba y Fidel Castro significaron en la historia del siglo XX.

No me cabe la menor duda de que los procesos de cambio y apertura se modificarán. Cuba es una sociedad en transición desde hace años. Se han dado pasos en esa dirección, como la apertura de relaciones diplomáticas con Estados Unidos o el propio relevo de los cuadros de mando cubanos. Más pronto que tarde llegará la apertura a los procesos democráticos, pero nadie duda que el proceso de transición cubano terminará en la democratización plena del régimen.

Comentarios