martes. 09.08.2022

Cantabristas ha alertado de que las enmiendas a la Ley del Suelo, aprobadas conjuntamente por PRC y PSOE e impulsadas por el PP, suponen “un acuerdo para destrozar Cantabria, poniendo el territorio al servicio de los intereses especulativos de las constructoras”. Y es que, la principal modificación del texto legislativo en cuestión es la permisión para construir viviendas unifamiliares en terrenos rústicos de cualquier municipio, cosa que para el partido cantabrista supondrá “llenar de chalets y segundas residencias todos nuestros pueblos y valles, comprometiendo el suelo fértil, destrozando la singularidad de nuestra tierra y todo el potencial que alberga”. 

El Secretario General de Cantabristas, Paulu Lobete, ha explicado que este acuerdo cerrado entre el PRC, el PSOE y el PP, traerá consecuencias muy graves a nivel medioambiental e “hipotecará el futuro de Cantabria a largo plazo, haciendo nuestra tierra más dependiente aún del turismo y convirtiéndonos en un resort vacacional para quienes puedan costearse las segundas y terceras residencias”. En su opinión, es importante que toda la población cántabra sea consciente del error garrafal que es esta desregulación del suelo rústico, que “abre la puerta a más décadas de especulación urbanística, llevando el modelo del ladrillo de la costa al interior de Cantabria”.

Además, desde Cantabristas han denunciado que PRC, PSOE y PP “llevan meses mintiendo en público y en privado acerca de los objetivos de la Ley del Cemento”, que realmente es una “desregulación definitiva del territorio que traerá consigo el caos urbanístico y la especulación, profundizando en un modelo fallido e insostenible que por desgracia ya conocemos en Cantabria”. Según el partido cantabrista, tanto PRC, como PSOE y PP habrían manifestado repetidas veces en reuniones mantenidas con la Iniciativa Cantabria Sostenible (plataforma impulsada por Cantabristas, Arca y Cantabria No Se Vende) que la Ley del Suelo no iba a permitir construir libremente en suelo rústico, reconociendo el riesgo que esto supondría, pero que a la hora de la verdad “han mostrado sus verdaderas intenciones, que estos partidos comparten, y que no son otras que favorecer los intereses económicos privados de las constructoras y el hormigón, confiando el desarrollo de Cantabria a un crecimiento urbanístico cortoplacista que traerá consecuencias muy graves y perjudicará el desarrollo económico en el futuro”.

Comentarios