viernes 14/5/21
URBANISMO

Cantabria Sostenible pide retirar el proyecto de la nueva ‘ley del suelo’ y volver a la de 2001

Cantabria sostenible reclama volver a la Ley del Suelo de 2001
Cantabria sostenible reclama volver a la Ley del Suelo de 2001

La plataforma Cantabria Sostenible ha pedido al Gobierno regional que retire el proyecto de la nueva 'ley del suelo' que se está tramitando y derogue la que actualmente está en vigor, volviendo a la de 2001, que opina que, a diferencia de las anteriores, aborda el tratamiento del suelo rural con criterios de "normalidad y sostenibilidad".

El suelo rural de Cantabria comenzó a ser "devaluado y agredido urbanísticamente" a partir de la ley del suelo de 2012, según Cantabria Sostenible

El colectivo reclama limitar la construcción de viviendas a los suelos urbanos y urbanizables de los núcleos existentes, así como consensuar un modelo económico que garantice la dedicación del suelo rural a la producción agroalimentaria, ganadera, forestal y natural, evitando actividades inmobiliarias. Por ello, la plataforma -creada recientemente por Arca, Cantabria No Se Vende (CNSV) y Cantabristas, y a la que se han sumado ya Madres Por el Clima, Red Cambera y la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético-, cree que la ley del suelo que se está poniendo en marcha situará a Cantabria "a la cabeza del desorden territorial", al facilitar la construcción en terrenos rurales.

Cantabria Sostenible explica en un comunicado que, "con la disculpa del despoblamiento rural", se propone con la nueva normativa la "masiva" construcción por todo el medio rural y natural, en lugar de centrar la prioridad en la rehabilitación de las casas rurales ya existentes. En este sentido, lamenta que, "atenuada la presión urbanística sobre la costa a raíz de la aprobación del Plan de Ordenación del Litoral" y con 859 sentencias de derribo todavía por cumplir, ahora el PRC presenta esta ley que plantea "una huida hacia adelante expandiendo la construcción generalizada, desordenada y agresiva de viviendas que antes se diera en el litoral, a todo el interior de Cantabria".

SUELO RÚSTICO

A su juicio, el suelo rural de Cantabria comenzó a ser "devaluado y agredido urbanísticamente" a partir de la ley del suelo de 2012, ya que, según fuentes de la omisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU) y del Instituto Cántabro de Estadístic (ICANE), entre 2012 y 2020, de las 2.045 viviendas unifamiliares autorizadas, 1.522 lo fueron en suelo rústico y solo 523 en suelo urbano.

Esto supone que el 74% de las viviendas unifamiliares se autorizaron en suelo rústico y, de ellas, 991 fueron de nueva construcción (48%), 279 por cambio de uso, 127 como viviendas turísticas y 125 como legalización y reforma. "Que prácticamente la mitad de las viviendas unifamiliares construidas se hayan hecho en suelo rústico supone una anomalía tan contradictoria como si la mitad de las explotaciones agrícolas y ganaderas autorizadas se hubieran situado en medio de las ciudades", señala la plataforma.

Por ello, para Cantabria Sostenible en la región "no existe en absoluto la ordenación del territorio" y los datos reflejan que "el urbanismo en Cantabria ha fracasado". Además, sostiene que con la nueva ley del suelo que propone el PRC la situación "se agravará aún mucho más, al convertir la anormalidad en ley".

Y es que opina que la "indebida" construcción de viviendas en suelo rústico "se multiplicará por todo el interior de Cantabria, empeorando mucho más la ya anómala situación actual, arruinando la configuración espacial de nuestros pueblos, las mieses, los suelos protegidos y los paisajes, hasta convertir a Cantabria, a diferencia de las demás comunidades, en una comunidad degradada e irreconocible por la construcción dispersa y desordenada por todo su territorio".

Comentarios