martes 30/11/21
POLÍTICA

Blanco lanza un ‘órdago’ y solo dimitirá de Podemos Cantabria si lo hace todo el Consejo Ciudadano

El secretario general de la formación y otros nueve miembros firman un documento en el que instan a poner en manos de la Asamblea Ciudadana la nueva dirección del partido.

Rosana Alonso es la nueva diputada de Podemos por Cantabria
Rosana Alonso es la nueva diputada de Podemos por Cantabria

El secretario general de Podemos Cantabria, José Ramón Blanco, y otros nueve miembros del Consejo Ciudadano Autonómico, entre los que se encuentra la diputada nacional Rosana Alonso, se han mostrado dispuestos a dimitir de sus cargos en este órgano y poner en manos de la Asamblea Ciudadana la futura dirección del partido en la región.

Así lo señalan en un comunicado rubricado por estas diez personas, que emplazan al resto de consejeros críticos -entre ellos los diputados Verónica Ordóñez y Alberto Bolado, promotores de la moción de confianza a Blanco- a que hagan "lo mismo, si de verdad les interesa el destino de Podemos en Cantabria".

El comunicado lo rubrican, además de Blanco y Alonso, el miembro del Consejo Ciudadano Estatal y secretario de Política, Marcos Martínez; el responsable de Comunicación, Óscar Manteca; de Organización, Lidia Alegría; de Redes, David González; el cabeza de lista al Senado, Kevin Botejara; y Josefina Acebo, María Martínez y Diba Kachkach.

"Entendemos que, a pesar del buen trabajo político realizado tanto en el Parlamento como en las dos convocatorias electorales a las que hemos concurrido, el Consejo Ciudadano de Cantabria ha sido incapaz de desarrollar una correcta tarea de dirección política que integrara a cada vez más personas identificadas con el cambio que Podemos representa en nuestra tierra", argumentan los diez consejeros, para quienes este "fracaso es colectivo" y debe, por tanto, "ser asumido por todos" los miembros del Consejo Ciudadano.

Tras recordar que se presentaron a las elecciones primarias para dirigir el partido en la región dentro del equipo 'Claro Que Podemos Cantabria' (candidatura oficialista que contó con el respaldo de la dirección nacional de Podemos y que se impuso a la corriente crítica por un 2% de los votos), estos diez consejeros dispuestos a dimitir entienden que la renuncia al cargo tienen que hacerla "todas las personas que formamos parte del Consejo Ciudadano".

Dar un paso a un lado

"El interés de Podemos Cantabria debe ser lo primordial, no puede ser una guerra de vencedores y vencidos, por eso debemos dar un paso a un lado todos y todas, sin esperar a que pueda iniciarse un proceso revocatorio en agosto", señalan, aludiendo así a los estatutos del partido, que permiten dicho proceso 18 meses después de la elección del secretario general en el cargo (en febrero de 2015).

Desprecios y difamaciones

Manifiestan además que en los últimos días, desde que se destapó esta nueva crisis en Podemos, Blanco ha sufrido "desprecios, difamaciones y acusaciones públicas" por parte de compañeros del Consejo Ciudadano "impropias en cualquier organización democrática", y "con el único objetivo de obligarlo a dimitir para cambiar una cara dirigente por otra".

Sin embargo, Blanco y los otros nueve consejeros consideran que "quien crea que la solución a este conflicto pasa por un 'quítate tú que me pongo yo' no ha entendido nada". "Si de verdad se entiende que este proyecto ha fracasado, todas las personas que conformamos el Consejo Ciudadano tenemos que asumir nuestra responsabilidad", insisten.

Así, si lo que "se busca" es comenzar una "nueva etapa política" en Podemos Cantabria "dando voz a la gente", entonces "es hora de dar todos un paso a un lado y dejar que la Asamblea Ciudadana de Cantabria sea quien determine quién tendrá que dirigir Podemos Cantabria cuando se abra la opción de una nueva elección al Consejo Ciudadano Autonómico".

"Si nos presentamos como un equipo, entendemos que tenemos que dimitir también como tal", concluyen el comunicado, en el agradecen a quienes han confiando en el proyecto y "se han dejado la piel para que saliera adelante", logrando tres diputados autonómicos y uno nacional.

Fallado como equipo

Unas horas más tarde ha sido el propio secretario general el que ha dado explicaciones personalmente, considerando que todos los miembros del Consejo Ciudadano Autonómico "hemos fallado como equipo" y que deben dimitir todos los consejeros para devolver la "soberanía" a las bases para no "desilusionar" a todos los cántabros que han depositado su confianza en la formación tanto en las elecciones municipales y autonómicas como en las generales.

Para Blanco, la crisis interna que atraviesa el partido a nivel regional se debe a "discrepancias" sobre la forma de gestionar y administrar la formación que "vienen de hace tiempo" y a las que no han sabido poner fin ni el sector oficialista, que representan él y su equipo, ni el crítico, del que forman parte los diputados regionales Alberto Bolado y Verónica Ordóñez.

Por ello, en declaraciones a la prensa, ha manifestado que la situación es una "culpa colectiva" que debe asumir toda la Dirección y no sólo una parte, ha dicho en referencia a las peticiones del sector crítico de que sea sólo él quien dimita. "No solo con que se vaya uno se soluciona el problema", ha apostillado.

"Aceptamos dimitir como se nos está pidiendo desde las bases y un sector crítico del Consejo Ciudadano, pero sólo si dimitimos todos", ha insistido Blanco, que ha reiterado que tanto él como otros nueve consejeros, que integran su círculo de confianza, están dispuestos a ello.

A los críticos les ha dirigido un mensaje: "este ya no es tiempo de perdedores ni de ganadores sino que es el momento de dar un paso adelante e iniciar el proceso de nuevo, que es algo que necesita tanto el partido como el pueblo cántabro".

En este punto, Blanco ha indicado que aún no se ha informado al Consejo Estatal de la crisis del partido en Cantabria, aunque ha asegurado que mandará un informe detallando los pasos que se están dando.

Momentos "bastante duros"

Blanco ha asegurado que la situación generada a lo largo de esta pasada semana --con cruces de acusaciones entre uno y otro bando y que ha calificado de "irresponsabilidad mediática"-- han sido "momentos duros" tanto para él como para su entorno "más cercano" y, por ello, ha tomado esta decisión.

Una decisión que ya fue planteada en el encuentro círculos ciudadanos celebrado el pasado sábado en Torrelavega y que, ha dicho, fue la "más aplaudida" por los asistentes --entre los que había un "descontento general"--, ya que permitiría iniciar "todo de cero".

"Hay que solventar los problemas como se tiene que hacer en un partido que apostamos por la democracia y la participación y es devolviendo el poder a las bases", ha ensalzado Blanco, que ha insistido en hacer primarias para escoger una nueva dirección.

En este punto, cuestionado por si volvería a presentarse a la Secretaria General, ha manifestado que se lo "tendría que plantear", aunque no ha cerrado la puerta a presentar una candidatura, que podría estar formada por "compañeros nuevos o viejos" pero siempre y cuando "esta vez se pueda hacer sin prisas".

Y es que precisamente a esas prisas, que se tuvieron en la elaboración de la candidatura con la que logró encabezar el partido, ha culpado de que el Consejo Ciudadano Autonómico haya "fallado como equipo", ya que todos se presentaron de manera conjunta bajo 'Claro que Podemos Cantabria'.

"Aunque en todo equipo humano siempre hay diferencias, pero ni yo como secretario general ni el resto de compañeros como consejeros no hemos sabido reconducir esta situación y llevar esto en la dirección correcta para el bien del partido", ha apuntado.

No afectará al grupo parlamentario

En otro orden de asuntos, e independientemente de que se produzca o no la dimisión del Consejo Ciudadano Autonómico, el secretario general de Podemos Cantabria ha considerado que esta situación "en ningún caso" va a afectar al grupo parlamentario, integrado por él y por dos consejeros del sector crítico, Alberto Bolado y Verónica Ordóñez.

"Nos presentamos a las elecciones con un programa electoral y en nosotros confiaron 28.000 cántabros y seguiremos trabajando perfectamente como hemos hecho hasta ahora", ha afirmado Blanco, que ha reiterado que las discrepancias y los problemas "venían de antes" y "apenas se ha notado" en la actividad parlamentaria, que se ha desarrollado con "total normalidad".

A su juicio, "no se tiene por qué mezclar el funcionamiento del grupo parlamentario con el del partido" y ha confiado en que, aunque esta situación se prolongue, "reine la sensatez". "Somos profesionales para diferenciar", ha opinado.

Comentarios