martes. 07.02.2023

La consejera de Economía y Hacienda, Ana Belén Álvarez (PSOE), ha afirmado que "no hay atisbo de recesión" en Cantabria y tampoco en España.

Así lo ha asegurado en una entrevista en RNE, donde ha mantenido que la economía de Cantabria goza de "gran dinamismo" pese a las dificultades de la coyuntura actual y cree que la comunidad autónoma podría terminar el año con un crecimiento "por encima del 4%".

Ha subrayado que Cantabria prácticamente ha recuperado el PIB previo a la pandemia -le faltan cuatro décimas- y la comunidad tiene 6.000 empleados más que en estas mismas fechas de 2019 y 3.500 parados menos. Aunque ha apuntado que "todo es mejorable", considera que la proyección que tiene Cantabria "es buena" y la comunidad está "avanzando y progresando".

En cuanto a la posibilidad de recesión, ha señalado que, según las últimas previsiones de la Comisión Europea, España no solo entra en recesión, sino que va a terminar 2022 con un crecimiento del 4,5%. Además, ha pronosticado que en los primeros meses de 2023 va a crecer en torno a un 1%, por encima de la media europea, que lo hará un 0,3%. "No hay atisbo de recesión en el escenario que nos encontramos con las proyecciones y previsiones de los organismos internacionales y nacionales".

Pese a que la economía sigue creciendo, ha indicado que no se puede obviar el actual contexto inflacionista que afecta a la cesta de la compra y que está provocado "fundamentalmente" por un tema energético.

Cuestionada sobre la elaboración de los Presupuestos de Cantabria para 2023, que se están tramitando en el Parlamento regional y se aprobarán el 22 de diciembre, Álvarez ha negado presiones o pugnas entre las distintas consejerías o entre los partidos que componen el Ejecutivo, PRC y PSOE, pese a ser los últimos de la legislatura y ante la proximidad de la campaña electoral. "Ni me he acordado", ha señalado.

Ha asegurado que, pese a que el Gobierno está compuesto de dos partidos, "todos" sus integrantes han tenido claro los objetivos que debía de tener el Presupuesto -reforzar el Estado del Bienestar, incrementar la actividad económica con más inversión y reducir la deuda y el déficit- y han ido "a una".

Ahora, los Presupuestos de Cantabria para el próximo año, que ascenderán a 3.504 millones de euros, un 4,9% más que los de 2022, se encuentran en la fase de enmiendas, habiéndose presentado más de 800 que ahora se tendrán que analizar en el seno de la Comisión de Economía y Hacienda.

Sobre la posibilidad de que alguna de la oposición sea admitida, la consejera ha señalado que no es decisión suya sino de la Comisión de Economía, aunque ha advertido que "no se puede desvestir a un santo para vestir otro".

También ha vuelto a defender la propuesta fiscal del Gobierno y la nueva deducción en el IRPF que incluye el Gobierno de Cantabria en la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas y que es de 100 euros para quienes tributen de forma individual y tengan rentas de menos de 30.000 euros o de 200 para quienes hagan la declaración conjunta y no superen los 40.000 euros.

Álvarez ha subrayado que se trata de una medida "quirúrgica", creada "exprofeso" para las rentas medias y bajas y la ha defendido frente a la deflactación que reclama la oposición y que, según ha insistido, beneficiaría más, a quien más gana. También ha hablado del sistema de financiación autonómica y ha señalado que Cantabria siempre defenderá un reparto en función del coste efectivo de los servicios.

Ya en un plano más personal, la consejera se ha mostrado "contenta" de esta legislatura como consejera -primero de Empleo y Políticas Sociales y ahora de Economía y Hacienda- pese a que el contexto "no ha sido fácil". Pese a todo, ha afirmado que el balance ha sido "positivo" y, cuestionada acerca de si desearía continuar la próxima legislatura, se ha limitado a señalar: "No sé lo que haré, ni dónde iré, pero lo único que tengo realmente claro es que siempre será al servicio público".

Comentarios