sábado 28/5/22
EDUCACIÓN

El STEC exige el cese de la consejera de Educación por su "nefasta gestión" en el inicio de curso en Santoña

La consejera de Educación, Formación Profesional y Turismo, Marina Lombó, en una visita el IES Santa Clara
La consejera de Educación, Formación Profesional y Turismo, Marina Lombó, en una visita el IES Santa Clara

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Cantabria (STEC) ha exigido el "cese inmediato" de la consejera de Educación, Marina Lombó, por la "nefasta manera" cómo ha gestionando el inicio de curso en Santoña.

Para este sindicato, "resulta inadmisible que una autoridad como la consejera origine un problema añadido de esta gravedad, en un momento como éste y en una comunidad educativa que vive, como el resto de la sociedad de Santoña, días de angustia por la evolución de las cifras de la pandemia y por las consecuencias del confinamiento de la localidad".

El STEC, sindicato mayoritario en el sector de la enseñanza pública, exige al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, "que tome cartas en el asunto cesando a una consejera que, en lugar de dialogar con la comunidad educativa de Santoña y trasladarle apoyo en estos momentos tan difíciles, se ha enfrentado a toda ella -dice- generando primero desconcierto, después desánimo y finalmente crispación".

A su juicio, "resulta intolerable que, en una situación de confinamiento, con la población recluida, con restricciones de todo tipo que afectan entre otras cosas a la libre circulación de entradas y salidas en la localidad, los colegios e institutos inicien la actividad lectiva como si no ocurriese nada".

El STEC apunta, "como una complicación más", que alrededor de 300 alumnos de los centros de Secundaria no residen en Santoña, sino en localidades de otros municipios cercanos. "Fingir normalidad y forzar el inicio de las clases en una situación como esta, solo sirve para poner en riesgo de forma innecesaria la salud del alumnado, de los docentes y resto de personas que trabajan en los centros, así como del conjunto de las familias. Y esto es imperdonable por lo que tiene de imprudente e innecesario en un comienzo de curso", afirma en un comunicado de prensa.

Para el STEC, la actitud de la consejera Lombó "rebasa todos los límites: desoye a los equipos directivos de los centros, ningunea al profesorado, desatiende la demanda unánime de las asociaciones de padres y madres, ignora las peticiones del ayuntamiento de Santoña". 

Añade que otras instancias del mundo educativo de ámbito más general -sindicatos docentes, asociación de directores de centros, etc.- vienen manifestando estos días su apoyo a la posición que hasta ayer han mantenido los centros de Santoña; pero Lombó "ha preferido hacer oídos sordos a todo un clamor que aboga por el retraso del inicio de curso en esta localidad, y, en lugar de dialogar, enfrentarse a todos y a todo". "Ante esta nefasta actuación, que es el corolario de una política educativa errática y de una gestión de la pandemia desastrosa evidenciada en los problemas de inicio de curso, ya sólo cabe la marcha de una consejera que ha demostrado tener unos tics autoritarios muy preocupantes", sostiene el STEC.

Por último, señala que Revilla "no puede seguir sosteniendo ni un minuto más en su cargo a la actual titular del departamento de Educación de Cantabria, si no quiere hacerse también él corresponsable del conflicto que ha enfrentando a toda una comunidad educativa con la Consejería de Educación".

Desde el STEC, por último,  quieren manifestar públicamente una vez más el total apoyo a los equipos directivos y al conjunto del profesorado de Santoña, que durante esta semana han estado defendiendo la enseñanza pública frente al autoritarismo de la consejera.

Entrevista con Jesús Aguayo, miembro del STEC (Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de la Enseñanza de Cantabria)

https://go.ivoox.com/rf/56167713

Comentarios