lunes 29/11/21

El alcalde de Santoña, Sergio Abascal, ha admitido que hay "preocupación" en la villa por la afluencia de visitantes que se espera, especialmente del País Vasco, tras decaer el estado de alarma y las restricciones de movilidad que conllevaba.

Por ello, se va a "extremar la vigilancia" sobre la evolución epidemiológica -ahora está en nivel 2 de alerta- y el cumplimiento de las medidas vigentes frente al coronavirus, que requiere un "esfuerzo colectivo brutal".

Así lo ha manifestado este jueves el regidor a preguntas de los periodistas, a los que ha señalado que el pasado domingo -cuando se levantó el confinamiento perimetral- no se notó "mayor volumen" de personas en la localidad, aunque sí se espera para este próximo fin de semana, ya que por ejemplo el mercadillo de los sábados tiene una afluencia "enorme" de gente en primavera y verano.

A ello se suma el desplazamiento al municipio de quienes veranean en otros de la comarca oriental, como Laredo o Noja, donde hay mayor número de segundas residencias y en los que durante el estío "se multiplica por cinco o seis" la población, mientras que en Santoña pasa de unos 11.000 vecinos a un máximo de 25.000, ha comparado Abascal.

Los veraneantes de localidades próximas se suelen desplazar a la villa, sobre todo los fines de semana, de forma "masiva" para acudir a su mercadillo, a las playas o al monte, con lo que Santoña sufre una "congestión" que preocupa al Consistorio, de ahí que se vaya a "extremar la vigilancia".

De todos modos, el alcalde confía en que la incidencia del Covid -que ahora es "mínima"- no aumente y no se noten las consecuencias de la llegada de visitantes, lo que también requiere un "esfuerzo colectivo brutal" pues -ha dicho- la gente ya no "piensa tanto" en la salud sino en "vivir", en "ese concepto de libertad". "Estamos en ello", ha considerado, para pedir "responsabilidad y prudencia" mientras continúa la vacunación, se avanza en la inmunidad y se pueden ir levantando más restricciones.

EQUILIBRIO ENTRE SALUD, LIBERTAD Y ECONOMÍA

En este sentido, ha abogado por que haya un "equilibrio" entre la salud, que "está por encima de todo", la "libertad" y los derechos de la gente y,también, la economía, que es "muy importante" y hay sectores que tienen que "recobrar su actividad y salir adelante". Al hilo, Sergio Abascal ha considerado que el estado de alarma era algo "excepcional", no la "generalidad", por lo que "tarde o temprano" esa "excepción" tenía que acabar. "Lo normal es vivir sin restricciones", ha evidenciado.

El alcalde de Santoña se ha expresado así a preguntas de los medios en una rueda de prensa en la que ha comparecido para presentar la feria de artes fijas de pesca que acogerá la villa.

Comentarios