martes 11/5/21
SANTOÑA

Defensa del Patrimonio solicita declarar La Venta Vieja como Bien de Interés Cultural

La Venta Vieja durante la costera del bocarte 1965-1975
La Venta Vieja durante la costera del bocarte 1965-1975

La Asociación en Defensa del Patrimonio de Santoña ha solicitado al Ayuntamiento y a la Dirección General de Patrimonio Cultura y Memoria Histórica del Gobierno de Cantabria que el edificio conocido como 'La Venta Vieja de Santoña' sea declarada Bien Cultural de Interés Local (BCIL), por ser el "verdadero testigo" del origen y desarrollo de la actividad marítimo pesquera en el municipio.

Así lo ha informado en un comunicado el presidente de la asociación, Pedro Linares, que ha destacado que el edificio "es un espacio de gran significación histórica, industrial y etnográfica para la villa de Santoña y también para la historia marítimo-pesquera de Cantabria". Asimismo, ha señalado que es el "primer" edificio de estas características construido en Santoña y ha sido el testigo de "la mayor captura de pescado de una misma especie con métodos artesanales en el mundo, con 1.541.664 kilos de bocarte en una sola jornada".

Además, ha subrayado que esta casa-venta albergó durante 97 años al cabildo marinero "más importante" de Cantabria, desde donde se aplicaron las ordenanzas marítimas "históricas" de la región; se procuró la conciliación de los intereses marítimo-pesqueros; se organizaron las tareas del puerto y la compra-venta del pescado; y fue una infraestructura necesaria para facilitar el desarrollo ordenado de la industria conservera de Santoña, actuando durante casi 100 años como registro del movimiento pesquero local.

También ha añadido que en una parte del edificio se albergó la asistencia médica para los marineros y sus familias; y se han organizado las festividades marineras de la villa y las actividades deportivas de remo y vela.

LA VENTA VIEJA DE SANTOÑA

El edificio fue construido en 1881, aunque no entra en función hasta la creación de la Cofradía de Pescadores de Santoña en 1892, año en el que se instala la casa-venta del pescado y la sede de la cofradía, hasta que en 1989 dejó de funcionar.

Su arquitectura es un ejemplo de edificio industrial, que centra su diseño en los aspectos puramente funcionales, por lo que es prácticamente el único que se conserva de las infraestructuras pesquero-industrial con la que inició la actividad marítimo pesquera la villa. El edificio está catalogado por su valor histórico por el Ayuntamiento de Santoña desde 1987 en el Plan General de Ordenación Urbana de Santoña (PGOU) con la categoría de 'Protección integral', por lo que se debe conservar tanto su aspecto exterior como el mantenimiento del mismo.

Sin embargo, la asociación ha denunciado que "no se han cumplido con los deberes de conservación del patrimonio cultural catalogado, siendo hoy un edificio abandonado a su suerte y en proceso de ruina". Además, ha criticado que "el edificio está inmerso en un proceso de reordenación urbana que puede facilitar su destrucción". De hecho, ha señalado que recientemente la Cofradía de Pescadores de Santoña "ha solicitado al Ayuntamiento su descatalogación, posiblemente pensando en su derribo". Por todo ello, La Asociación en Defensa del Patrimonio de Santoña ha fundamentado documentalmente el valor histórico del inmueble, con la intención de promover la puesta en valor y la mejor conservación del histórico edificio.

Comentarios