viernes 3/12/21

La Autoridad Portuaria, organismo competente y dependiente de Puertos del Estado, sigue sin tomar medidas de seguridad y control en el Faro del Cabo, en Santoña.

El uso que algunos visitantes realizan de esta instalación, dejando residuos y pintadas, y la imprudencia de algunos jóvenes que a la hora de bañarse optan por tirarse al agua desde una altura considerable, incluso la base del Faro, han provocado que la situación se debata en plenos, Comisiones de Medio Ambiente y Junta de Portavoces del Consistorio santoñés. Y es que durante los últimos veranos, varios bañistas han sufrido accidentes al protagonizar el salto al mar con su posterior evacuación por el helicóptero del Servicio de Emergencias 112.

A ello se une que algunos caminantes acuden a este enclave sin la indumentaria conveniente y las condiciones físicas adecuadas para completar el trayecto, sobre todo teniendo en cuenta que hay que bajar y subir 763 escaleras hasta el Faro y 792 hasta el mar. Y este verano tiene una novedad, la seguridad por el Covid-19.

Camino hacia el faroCamino hacia el faro

Mientras tanto, Santoña ya se encuentra inmerso en el verano y el Faro del Caballo empieza a recibir un gran número de visitantes.

Para José Manuel Vázquez, natural de Bilbao y de 49 años, es su primera visita. Ha venido con un grupo, todos con mascarilla, puntualiza, donde uno de los compañeros conocía el lugar, propuso realizar la ruta y ha sido el guía. Su intención es completar la vuelta al monte por el Faro del Pescador y el penal del Dueso y bañarse en la playa de Berria.

A este bilbaíno le ha motivado el reto de las escaleras, asegura que el lugar es espectacular e increíble y puede ver toda la costa vizcaína. José Manuel recomienda acudir con ropa deportiva y agua, a pesar de que considera fácil el trayecto, incluso para los niños, salvo las escaleras. En cuanto a la suciedad, hace hincapié en que solo ha encontrado residuos al llegar al Faro.

José Manuel en el Faro del CaballoJosé Manuel en el Faro del Caballo

También de Bilbao y de 55 años, Juan Carlos González ha repetido la experiencia durante las vacaciones que pasa en Cantabria. La primera vez vino con su suegro. “Ya lo conocía, es montañero y nos trajo”, rememora. Le parece un lugar muy bonito y ha regresado para enseñarlo a sus hijos de 12 y 18 años.

Juan Carlos dice que al monte no se puede venir con zapatos, sino con  ropa deportiva y agua. Ellos han traído mascarillas y respecto a bañarse opina que le da mucho respeto, incluso en la parte de abajo.

Cuando se le pregunta sobre la suciedad, comenta que “hay residuos, aunque podría estar peor” y señala que “la limpieza debería tener más continuidad, aunque nada cuesta traerlo de vuelta”.

Papeles, restos de frutas, colillas, cascaras de pipas y pistachos, latas, botellas y bolsas de plástico se pueden encontrar en este atractivo turístico donde los visitantes, algunos con el perro, aprovechan para tirarse selfies, fotos o pegarse un baño acompañado, en ocasiones, de un grito de diversión y euforia.

Suciedad en el faroSuciedad en el faro

Imanol Mezo, de 24 años, e Irati Torre, de 23, han conocido por primera vez este espacio natural. Vienen juntos desde el País Vasco, lo califican de precioso, incluso las escaleras tienen su encanto, aseguran. “Son un poco peligrosas y conviene retirar la hojarasca”, matizan. Ellos han acudido con traje de baño, pero con la marea baja prefieren no bañarse.

De hecho, el pasado domingo los jóvenes que se bañaban tuvieron que ayudar a salir del agua a una persona. Las rocas a la hora de subir a la plataforma le ocasionaron arañazos en las rodillas, los codos y la parte lateral de su cuerpo.

Un chico tirándose al marUn chico tirándose al mar

Imanol e Irati han completado la ruta con equipación deportiva y agua, han encontrado sucio el interior del Faro y recalcan que hay que informarse antes de recorrer esta ruta que forma parte de un Parque Natural.

Ante esta situación, todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Santoña, PSOE, PP, Santoñeses y PRC, coinciden en que deben llevarse a cabo actuaciones para mejorar la seguridad y el uso que se realiza del Faro.
 
El alcalde de Santoña, Sergio Abascal (PSOE), califica de importante la seguridad por el Covid-19. “Es difícil establecer un protocolo en el propio Faro y en el acceso, dado que por su estrechez las personas se cruzan”, indicó Abascal sin olvidar que el Gobierno de Cantabria tiene competencias en la ruta y el acceso por encontrase dentro del Parque Natural de las Marismas de Santoña, cuyo Patronato preside el consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

El regidor municipal explicó que en varias ocasiones ha informado, por escrito, a la Autoridad Portuaria sobre la situación que se vive en este paraje desde hace varios años. “Ha pasado de ser un lugar que solo conocían, prácticamente, los vecinos de Santoña a recibir un gran número de visitantes”, señaló.

Lo ideal es compatibilizar el uso con la seguridad del entorno

En su opinión, lo ideal es compatibilizar el uso con la seguridad del entorno, pero recalca que el Consistorio no tiene competencias ni es el gestor para decidir y actuar. Aun así, el máximo responsable municipal incide en que debido a las presiones del Ayuntamiento se ha regulado el cobro del servicio de emergencias a la persona rescatada en caso de negligencia. “No es una medida recaudatoria, sino disuasoria, y además se ha implantado en todos los parques naturales, no solo aquí”, puntualizó.

De hecho  y debido a la modificación de la normativa en septiembre de 2019 por parte de la Consejería de Presidencia e Interior del Gobierno de Cantabria, quienes cometan una negligencia en la zona deberán pagar el servicio de rescate.

El portavoz del grupo municipal del PP, Ricardo Fernández, considera que es difícil llegar a un acuerdo sobre las iniciativas que se deben implantar, teniendo en cuenta que el Ayuntamiento no tiene competencias. “Tiene unas características excepcionales, pero por su ubicación presenta dificultades para el desplazamiento de personal y la imposibilidad de ensanchar el acceso en el caso de que se decidiese”, recalcó el edil popular.

El PP quiere evitar que el organismo competente cierre este emblema de Santoña por su mal uso, aunque incidió en que la Autoridad Portuaria lo tiene olvidado y que el Ayuntamiento no puede asumir la responsabilidad de definir ni las medidas ni un protocolo de funcionamiento puesto que no tiene poder de decisión y no es especialista en este ámbito.

Una opción es que Cantur se encargue de su funcionamiento, limpieza y mantenimiento

Desde su punto de vista, una opción es que Cantur, un organismo que gestiona el Parque de la Naturaleza de Cabárceno y Fuente Dé, con experiencia en turismo y con medios para publicitar este Faro, se encargue de su funcionamiento, limpieza y mantenimiento. Y pone como ejemplo la ermita de San Juan de Gaztelugatxe donde la Diputación de Vizcaya ha limitado la afluencia, se debe pedir cita previa, se paga un precio simbólico por entrar en la ermita, hay aseos y se encarga de su limpieza y mantenimiento.

Aun así, Ricardo Fernández considera conveniente recuperar las plazas de aparcamiento frente al Patronato Militar Virgen del Puerto, así como instalar aseos, un punto de información de rutas y un quiosco para comprar agua y refrescos, entre otros productos, en el espacio de la cantera cercana al fuerte de San Martín.

Por su parte, tanto el concejal de Medio Ambiente, Fernando Palacio (PRC), como el edil de Santoñeses, Jesús Gullart, coinciden en que se debe colocar un cartel informativo sobre la prohibición de saltar al agua desde la base del Faro Caballo. En este sentido, el alcalde recuerda que ya se colocó un cartel con este mensaje, “pero lo han debido arrancar”.

Gullart insiste en que la Autoridad Portuaria debe tomar medidas de seguridad y control, dadas las aglomeraciones y los rescates y a ello se suma un nuevo escenario respecto a otros años, la crisis sanitaria. “Es un posible foco de contagio, dados los brotes que se han producido, ya que se concentran numerosas personas de diferentes Comunidades Autónomas y además algunas luego visitan el pueblo”, recalcó el líder de Santoñeses.

Gente en el faroGente en el faro

Desde el grupo municipal Santoñeses consideran que la Autoridad Portuaria debe velar por la limpieza de este enclave, ubicado entre los acantilados del Monte Buciero, dentro de Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel. Y no solo acaban aquí sus competencias, sino que en opinión de Jesús Gullart debe informar sobre las características de la ruta hasta la saciedad, ya que si bien el recorrido es de baja intensidad, las escaleras de acceso al Faro presentan un desnivel alto. Este concejal de un partido local incide en que desde las Administraciones competentes se debe informar sobre su dificultad y la preparación que se necesita, dado que luego se producen evacuaciones de personas que se encuentran mal.

Antes de iniciarse el camino hasta este Faro hay colocado un cartel que informa del trayecto

Antes de iniciarse el camino hasta este Faro hay colocado un cartel que informa del trayecto, pero Fernando Palacio, Graduado en Ciencias del Medio Ambiente, considera que los visitantes deben informarse antes de afrontar la ruta, llevar equipamiento deportivo, agua para hidratarse y comida, ya sea una barra energética o frutos secos. “No creo ni deseo que las personas lo comparen con la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, pero la gente se cree que está más cerca de lo que realmente está”, específico.

En este apartado, el alcalde declaró que existe información sobre la ruta en la Oficina de Información al Turista, en los panales al inicio del recorrido y en las redes sociales del Ayuntamiento. Para Abascal hay gente que no se informa y realizan la ruta sin la ropa adecuada y sin tener en cuenta su salud que puede conducir a que sea atendido por el servicio de Emergencias. “Me han llegado a preguntar si se puede ir en coche, si hay una cafetería e incluso he visto gente con tacones. No es exigente el recorrido, pero el acceso por las escaleras es complejo, son irregulares, hay piedrillas y exigen unas mínimas condiciones”, subrayó.

bdrEscalones 

El líder del PP local declaró que posiblemente falte información sobre las características de esta ruta y en el caso de que se limite su aforo, con cita previa, en el propio ticket se podría informar sobre la conveniencia de la ropa que se debe llevar. “Hay que esperar a tener datos sobre la afluencia de visitantes para decidir la limitación o no las visitas, ya que limitar los derechos de los ciudadanos no se puede hacer sin pensar”, declaró.

La Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria ha colocado contadores en la ruta

Por el momento, la Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria ha colocado contadores en la ruta, tanto en el camino desde la zona  del Pasaje como por el Faro del Pescador, con el fin de conocer el número de visitantes.

El concejal de Santoñeses no se muestra partidario de que se cobre por la visita, aunque dice que, junto con limitar el aforo, es una competencia de la Autoridad Portuaria. “Una opción es instalar cámaras web arriba y un vigilante para comprobar el aforo que hay abajo y controlar las bajadas”, comentó.

En el caso del edil de Medio Ambiente la posibilidad de pagar por el acceso dependerá de la existencia de una demanda muy elevada para conocer este paraje, como en el caso del Parque de Doñana, donde además incluye ciertas actividades para el turista.

En el caso de lograr una cesión y cobrar, la responsabilidad de los accidentes pasaría a ser del Ayuntamiento

Mientras tanto, el alcalde indicó que no pueden ni deben cobrar por la visita, ya que la gestión no es municipal. De igual forma, recalcó que en el caso de lograr una cesión y cobrar, la responsabilidad de los accidentes pasaría a ser del Ayuntamiento y debería contar con una compañía de seguros. Dadas las circunstancias, Sergio Abascal mostró su no rotundo a cobrar y su deseo de que este atractivo turístico no se cierre por el uso incorrecto de ciertas personas.

Mantener la zona limpia también depende del comportamiento de cada uno. Si bien durante el recorrido hay rótulos con el mensaje ‘la basura no vuelve sola’, Palacio recuerda que nada cuesta traer las botellas, latas o papel en la mochila y luego depositarlo en los contenedores situados al final de la ruta, junto al fuerte de San Martín o en el barrio El Dueso.

El alcalde da mucha importancia a la limpieza y de hecho existen colaboraciones con empresas de turismo activo y con el proyecto Nacar (Naturaleza y Cárcel) donde internos de El Dueso, coordinados por un monitor, realizan salidas para recoger los residuos.

De momento, el Pleno de la Corporación municipal ha aprobado, por unanimidad, una moción de socialistas y regionalistas para instar a la Autoridad Portuaria la limpieza del entorno, la eliminación de los grafitis internos y externos y el acondicionamiento de la superficie del Faro del Caballo, junto con la retirada de las piedras y los ladrillos rotos.

Comentarios