domingo 1/8/21
MEMORIA

Mariano Zapico Menéndez, Comandante del Ejército de la II República Española y Gobernador Civil de Cádiz, asesinado por elementos franquistas en Cádiz en 1936

Mariano Zapico Menéndez
Mariano Zapico Menéndez

El grupo ‘Memoria Democrática’ nos acerca este domingo un nuevo reportaje sobre Mariano Zapico Menéndez. Para poder leer más información al respecto se puede visitar en Facebook el grupo ‘MEMORIA DEMOCRÁTICA’.

Mariano Zapico Menéndez nació, y fue inscrito con ese nombre, en Pola de Laviana en 1890, el apellido compuesto Menéndez-Valdés fue posterior. Era hijo de Luisa y de Emilio Félix, oficial de infantería. Ingresó en 1905 en la Academia de Artillería de Segovia donde se graduó como teniente en 1912 y fue destinado a Melilla participando en la guerra de Marruecos, siendo galardonado con 2 cruces militares de 1ª clase con distintivo rojo. En 1914 fue destinado a Valladolid. Tras una excedencia se reincorporó al ejército en 1921 como capitán, pasando por Menorca, Valladolid y Astorga. Estaba casado con María Antonia Maroto Rodríguez, con quien tuvo 6 hijos.

Mariano Zapico ya era comandante en 1930. Formó parte del grupo de militares que apostaron por la II República. Cuando ésta se proclamó, asumió el mando del Grupo de Artillería Antiaérea nº 1, con base en Madrid, hasta marzo de 1936, siendo nombrado entonces gobernador civil de Cádiz por el gobierno del Frente Popular, Zapico era miembro de Izquierda Republicana. El 17 de julio alertó a todas las autoridades para liderar la resistencia en 3 edificios emblemáticos, el Gobierno Civil, el Ayuntamiento de Cádiz y el edificio de Correos y Telégrafos. Cuando se produjo la rebelión del 18 de julio de 1936, se sublevaron en Cádiz los regimientos de artillería costera e infantería al mando de los generales José López-Pinto y José Varela Iglesias.

Zapico demostró un carácter fuerte y enérgico en la defensa de la legalidad, negándose a rendir la posición frente a “ningún poder faccioso”

Zapico se hizo fuerte en la sede del gobierno civil junto al presidente de la diputación, Francisco Cossi, medio centenar de militares leales a la República comandados por el capitán jefe de la Guardia de Asalto Antonio Yáñez-Barnuevo, y centenares de voluntarios. Por la tarde los sublevados declararon el estado de guerra iniciando el bombardeo contra ellos, que cesó momentáneamente para permitir la salida de las mujeres, los niños y algunos hombres que habían elegido no combatir. Zapico demostró un carácter fuerte y enérgico en la defensa de la legalidad, negándose a rendir la posición frente a “ningún poder faccioso”, y dio y exigió un trato respetuoso para con los militares, sublevados o no. El 19 de julio, 2 barcos atracaron en el puerto de Cádiz con un contingente de regulares procedentes de Ceuta, reforzando la posición de los sublevados, lo que hizo imposible la resistencia.

Los leales fueron encarcelados en el Castillo de San Sebastián. Otros fueron llevados al buque Miraflores, utilizado como prisión flotante. A Zapico se le incoó expediente por rebelión el 22 de julio, junto con su secretario particular, Antonio Mascalio, el presidente de la diputación Francisco Cossi, el oficial de telégrafos Luis Parrilla Asensio, el capitán Yáñez-Barnuevo, el teniente coronel de carabineros Leoncio Jaso y el capitán de fragata Tomás de Azcárate García de Lomas. Fue el siniestro Queipo de Llano quien organizó desde Sevilla el correspondiente consejo de guerra nombrando a su presidente y vocales y -para que sirviese de ejemplo- obligó a asistir al mismo a todos los Jefes y Oficiales francos de servicio.

El fiscal añadió a los cargos de rebelión la agravante de “perversidad”. El 2 de agosto el tribunal dictó por unanimidad pena de muerte para Zapico, Jaso, Yáñez-Barnuevo y Parrilla. Queipo se apresuró a aprobar la sentencia y ordenar la inmediata ejecución. En su declaración Zapico señaló que “hubiera merecido el desprecio de las personas de honor” de cometer el delito de rebelión que se le imputaba. A las 5:30 horas del 6 de agosto de 1936, los 4 leales republicanos cayeron frente al muro del castillo de San Sebastián acribillados por las balas de una sección del Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas nº 2 de Melilla, siendo enterrados en el cementerio de San José. Los otros 3 inculpados que habían visto retrasada su comparecencia, también fueron asesinados sin sentencia 10 días más tarde.

Documentos: Wikipedia. El blog de Acebedo (Ernesto Burgos). Junta de Andalucía

Fuente: Tulio Riomesta

https://documentalismomemorialistayrepublicano.wordpress.com/2020/11/05/comandante-del-ejercito-de-la-ii-republica-espanola-gobernador-civil-de-cadiz-republicano-comprometido-asesinado-por-elementos-franquistas-en-cadiz-en-1936/

 

Comentarios