domingo. 07.08.2022

La empresa promotora del parque eólico de El Escudo, Biocantaber, ha emitido hoy un comunicado en el que explica que "sigue adelante perfeccionando el proyecto de generación de energía renovable, en cumplimiento de las observaciones de la Declaración positiva de Impacto Ambiental (DIA) obtenida del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico". Así, ha informado que está cartografiando "con detalle" las turberas de la sierra para "evitar afecciones y proteger las que se encuentran en franca degradación".

El comunicado de Biocantaber se produce dos días después de que los ayuntamientos de Molledo y Aguayo paralizaran el sondeo geotécnico que la empresa estaba llevando a cabo en límite entre ambos municipios, cerca del paraje conocido como Hoyo de los Vallados, donde iría la subestación del proyecto eólico, porque carecían de autorización municipal.

Este viernes, el consorcio, en el que participan al 50% Iberdrola y un grupo de empresas cántabras como Ocyener y Banco Santander, ha lanzado un extenso comunicado en el que afirma que está actuando "en la protección de la biodiversidad en el entorno del parque", así como en la contratación de empresas locales y la elaboración de un programa de "fomento de la calidad de vida" en las localidades rurales afectadas.

Explica que los aerogeneradores de El Escudo se sitúan fuera de las zonas protegidas que existen en sus cercanías. No obstante, la compañía acaba de presentar un "completo programa de restauración ecológica y de recuperación de las turberas", dado el "estado de degradación que sufren buena parte de ellas". Biocantaber ha realizado un catálogo cartografiado escala 1:1 de casi trescientas formaciones de este tipo, de las cuales la gran mayoría no constaba en la documentación pública disponible, con lo que se ha ampliado "notablemente" el registro con respecto a la cartografía oficial, ha destacado. Gracias a ello, "el proyecto ha podido definirse sin afectar en ningún caso a estos sistemas de especial interés". Además, la empresa pondrá en marcha un Programa de Vigilancia Ambiental para remitir periódicamente a la Administración informes sobre la evolución de las tuberías de la Sierra de El Escudo.

La compañía explica que los técnicos especialistas responsables del proyecto han utilizado siempre como referencia el Plan Marco de gestión de las Zonas Especiales de Conservación de los siete lugares de importancia comunitaria de montaña que hay en Cantabria. Gracias a ello se ha podido obtener la DIA positiva, ya que la instalación se sitúa sobre zonas de baja incidencia como pastizales y zonas de brezal seco. El Plan Energético de Cantabria vigente considera este entorno como una de las "zonas preferentes" para la energía eólica en la región, ha recordado.

El desarrollo del parque prevé también la utilización de la tierra vegetal apartada en las obras para regenerar la vegetación con especies autóctonas, a la vez que se llevará a cabo un control continuo para evitar la llegada de especies invasoras.

COMUNIDADES ENERGÉTICAS

Biocantaber ultima también un plan de creación de comunidades energéticas entre todos los ayuntamientos afectados por el proyecto (Campoo de Yuso, San Miguel de Aguayo, Molledo y Luena). De esta manera vecinos e instituciones locales podrán consumir energía eléctrica fotovoltaica, "limpia y renovable", a la vez que conseguir reducir la factura de la luz "en cantidades cercanas en muchos casos al 50%".

La creación de estas cooperativas de autoconsumo, así como la instalación de los paneles solares y las redes de abastecimiento correrán por cuenta de la compañía promotora. Se trata de una de las principales medidas establecidas por Biocantaber para cumplir con el sistema de compensaciones que propone la DIA respecto a la ocupación del territorio y la afección paisajística.

Por otra parte, ha recordado que El Escudo reportará al menos unos 400.000 euros anuales en concepto de impuestos locales y alquiler por el uso de montes propiedad de las juntas vecinales.

El objetivo de la empresa promotora es conseguir un despliegue de las energías renovables sostenible con el territorio, algo similar a lo sucedido en Soba con el parque de Cañoneras. Esta instalación, promovida también por los mismos socios de Biocantaber, "es un ejemplo a nivel nacional de desarrollo eólico como desarrollo rural y cuenta prácticamente con el respaldo del cien por cien de los vecinos", ha señalado.

CONTRATACIÓN LOCAL

Como empresa cántabra, Biocantaber afirma que sigue una política que "prioriza la contratación de empresas locales siempre que las condiciones de mercado lo permitan". Por este motivo la ejecución de la línea eléctrica aéreo-subterránea del parque, unos 3,3 km en 220 kV, ha sido adjudicada a la empresa Construcciones Rotella por un valor de 1,6 millones de euros. La empresa torrelaveguense realizará la obra civil y montaje electromecánico de la línea.

Las partidas generales de obra civil, ingeniería y otros servicios prevén un gasto en los próximos meses de más de 10 millones de euros para empresas de Cantabria. Además está prevista la creación de bolsas de empleo locales para obras y servicios.

Finalmente cabe destacar que las labores de seguimiento ambiental y arqueológico, así como las tareas de prevención durante la fase de funcionamiento del parque también corresponderán a empresas especializadas de la región.

Comentarios