viernes. 09.12.2022

Ecologistas en Acción denuncia que la demolición de la vieja minicentral hidroeléctrica del río Saja en la Hoz de Santa Lucía y de la presa de Portajén con su compuerta y canal de derivación es el último testimonio de la progresiva degradación de un singular escenario de la arqueología industrial y del aprovechamiento del ecosistema fluvial durante el último siglo dentro del alto grado de naturalidad que había conservado un Lugar de Interés Comunitario (LIC) de la Red Natura 2.000 vinculado a la misma figura de protección de la Sierra del Escudo de Cabuérniga y amparado por la Ley de Cantabria 4/2006 de Conservación de la Naturaleza, aunque se tolerasen impactos tan negativos como las plantaciones masivas de pinos y eucaliptos en sus laderas –la última y más reciente en los márgenes de la carretera sobre el río– o la deforestación de los bosques de galería y las formaciones de ribera de los cursos fluviales laterales y del cauce principal.  

La central de Santa Lucía antes y después de su demolición
La central de Santa Lucía después de su demolición

Sin embargo, el derribo de las infraestructuras que se encontraban en buen estado de conservación y susceptibles de seguir garantizando la obtención de energía eléctrica o mantener sus funciones recreativas o atractivos turísticos –y que podría haber incorporado la restauración de la pasarela de acceso destruida en la última riada, la operatividad de los canales molineros de derivación hacia Cabezón de la Sal y Mazcuerras, y la reparación de la presa de labio aguas abajo de la campa de Santa Lucía– no ha sido objeto de ningún expediente público ni análisis o evaluación ambiental para facilitar la participación y colaboración ciudadana en los objetivos planteados por las propias Administraciones Públicas y la posible reutilización del edificio afectado y los canales en funcionamiento por parte de la Confederación Hidrográfica o la Consejería de Medio Ambiente basándose en los procedimientos previstos en las ley estatal de Aguas, en las autonómicas del Patrimonio Cultural de Cantabria y de Protección y Fomento de las Especies Forestales Autóctonas, en la comunitaria citada de la Red Natura 2000, o en la congelada Ley del Paisaje de Cantabria con programas específicos de restauración ambiental y del paisaje en el conjunto de Hoz de Santa Lucía, el río Saja y su entorno.  
 

Comentarios