miércoles 28/7/21
MEDIO AMBIENTE

Abierto un expediente sancionador contra una empresa y la Fundación Naturaleza y Hombre por el desvío del cauce de un arroyo en el Bosque de Morero

Charca occidental prácticamente seca, a 16 de junio de 2021
Charca occidental prácticamente seca, a 16 de junio de 2021

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico perteneciente al Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha abierto un expediente sancionador contra la empresa “Álvaro Barquín Forestal S.L.” y la Fundación Naturaleza y Hombre por el desvío del cauce de un arroyo en el Bosque de Morero.

El propio documento recoge el inicio del expediente sancionador, con fecha del 2 de julio de 2021, y declara que se efectuó ese desvío del cauce de un arroyo “innominado hacia unas lagunas en dos puntos y mediante un relleno a lo largo 6 metros en uno de los puntos y de 20 metros en otro -se trata de dos desvíos separados en el tiempo- y la tala de árboles en las zonas de servidumbre y policía de ambas márgenes de dicho arroyo sin contar con la preceptiva autorización administrativa del organismo en el Bosque de Morero, ubicado en Liaño, en el término municipal de Villaescusa.  Esta resolución se ha llevado a cabo tras la denuncia que Andrés Cabezas, defensor de este antiguo bosque, puso en febrero de este año. 

Foto del segundo desvío  del arroyo y de la deforestación. 15 de febrero de 2021.Foto del segundo desvío del arroyo y de la deforestación. 15 de febrero de 2021. 

Ante esto, Cabezas indica que los técnicos de la propia Confederación visitaron la zona y “no consideraron entonces que se tratase de un arroyo el cauce desviado”. Por otro lado, informa también de que las pretensiones de alimentar unas cubetas para formar unas pequeñas lagunas, con las aguas procedentes del desvío, han fracasado ya que las aguas no se mantienen, se infiltran en la tierra, lo que provoca que las pretendidas charcas se sequen: “las balsas de decantación de los lodos de la antigua minería funcionan así, se inundan ante las copiosas lluvias y luego se secan en las temporadas de sequía. Es una singularidad más de este espacio natural que contribuyó a las altas densidades de biodiversidad en él detectadas antes de su destrucción. Este modo de proceder es de una total improvisación, lo cual parece no importarles a nuestras autoridades autonómicas ambientales, que aún no se han pronunciado”.

Cabezas denunció ya en este medio la situación del Bosque de Morero declarando que “la destrucción del antiguo Bosque de Morero, excluyendo los incendios en la región es el mayor atentado ecológico que se ha producido en Cantabria en los últimos 30 años”

Esta situación también fue denunciada por algunos grupos políticos como Podemos y Equo, calificando también este proyecto como “una de las mayores barbaridades ambientales que se hayan perpetrado nunca en Cantabria”. 
 

Comentarios